Escrito por: Economía, Opinión, Víctor Luque

Project finance… más rápido, más alto, más fuerte

Olimpiadas-financiamiento

Opciones de financiamiento siempre existirán, pero estarán disponibles para los mejores proyectos

FINANCIAMIENTO ENERGÉTICO
Víctor Hugo Luque
Socio en Atik Capital

Cuando Pierre de Coubertin fundó en París el Comité Olímpico Internacional en 1894, una expresión en latín quedó para la posteridad: citius altius fortius. Buscando inspirar el sentido técnico y atlético en el deporte, así como dotarlo de una perspectiva formativa y honesta; esta frase se adoptaría como lema olímpico.

¿Qué es “project finance”? Cuando escuchamos este término (finanzas estructuradas, en español) lo primero que pensamos es que se trata de algo sumamente complejo, o que nos están hablando de fórmulas matemáticas y hojas de cálculo imposibles de entender.

No es así, este concepto implica el financiamiento estructurado, riesgo específico, basado en flujos de efectivo futuros que son generados a largo plazo por un proyecto aislado, generalmente mediante un fideicomiso, que tiene como garantía los activos que integran dicho proyecto.

Es decir, la parte más importante del “project finance” es la fuente de pago sobre la que se estructura el mismo, así como la predictibilidad que se tenga sobre los flujos de efectivo que se recibirán, con base en los contratos y permisos con clientes, proveedores, autoridades regulatorias y demás participantes para poder operarlo.

En particular, los proyectos de energía e infraestructura son ideales para obtener este tipo de financiamiento. Primero, la inversión inicial es sumamente alta; segundo, el periodo para alcanzar su rentabilidad es de largo plazo con base en la fuente de pago; tercero, el valor de los activos que forman parte del proyecto (SPV, por sus siglas en inglés) representa un colateral sólido para los otorgantes de crédito; y cuarto, la cascada de pagos (prelación en la salida de recursos del fideicomiso) da mucha certeza a los involucrados.

Más rápido, más alto, más fuerte

“Más rápido, más alto, más fuerte” es la frase del olimpismo moderno desde la primera edición de los Juegos Olímpicos celebrados en Atenas, Grecia en el lejano 1896 hasta la más reciente -edición XXXI- en Río de Janeiro, Brasil en 2016. Cabe señalar que, desde su inicio, cada 4 años se ha celebrado la máxima justa deportiva a nivel mundial con las excepciones de: Berlín, Alemania en 1916 (Primera Guerra Mundial); Helsinki, Finlandia en 1940 y Londres, Inglaterra en 1944 (Segunda Guerra Mundial); y la edición XXXII programada para este año en Tokio, Japón (COVID-19).

Existe una analogía interesante entre el lema olímpico y las finanzas estructuradas, derivada de que los otorgantes de este tipo de financiamiento analizan los proyectos en un escenario riesgo y rendimiento buscando siempre canalizar recursos a la mejor inversión disponible.

La actualidad del sector energético mexicano sienta las bases para que tanto los bancos comerciales, como los de desarrollo, continúen analizando proyectos en busca de financiamiento mediante el esquema de “project finance”. Lo anterior incluye un marco jurídico vigente, un adecuado funcionamiento de las instituciones, expectativas realistas respecto al mercado y el potencial que sigue teniendo nuestro país para continuar atrayendo inversionistas.

Viabilidad financiera

Sin embargo, es importante señalar algunas de las características que se deben considerar para determinar la viabilidad financiera, respecto al desarrollo de un proyecto, así como su potencial para recibir fondeo mediante finanzas estructuradas:

  • Rentabilidad. Se debe considerar la cobertura del servicio de la deuda (intereses y capital) respecto los ingresos potenciales que se generarán.
  • Ubicación. Los proyectos deben contar con un espacio físico que sea acorde con la actividad a desarrollar.
  • Permisos gubernamentales. El avance de un proyecto está altamente relacionado al estatus de los trámites y autorizaciones necesarios para su operación.
  • “Know how”. La experiencia del desarrollador del proyecto, así como la calidad de la tecnología son aspectos relevantes en adición al patrocinador.
  • Variables. Seguros, actividades legales, impactos sociales y ambientales.

Retomando citius altius fortius; así como el espíritu olímpico de los atletas, los proyectos energéticos deberán competir por presentar las mejores propuestas desde la perspectiva riesgo y rendimiento para obtener recursos mediante “project finance”. Opciones de financiamiento siempre existirán, pero estarán disponibles para los proyectos que sean más rápidos, más altos y más fuertes.

TE PUEDE INTERESARNI CHAIRO, NI FIFÍ… ¡ORGULLOSAMENTE MEXICANO!

 

(Visited 39 times, 1 visits today)
Compartir
Close