Escrito por: Oil & Gas, Opinión, Ramsés Pech

Pemex, la empresa obligada a recaudar


Pemex, al ser obligado por la ley a pagar y recaudar impuestos, ha tenido que endeudarse para cumplir con las obligaciones asignadas; esto, para no causar una distorsión en la Ley de Ingresos

Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene un monto asignado, comprometido y programado dentro de la Ley de Ingresos de México en forma anualizada (recaudación); y que debe entregar por medio de impuestos, derechos y aprovechamientos pagados.

La tarea de recaudador está plasmada, hoy día, en el artículo 7 de dicha ley.

En definitiva, México requiere de una Reforma Fiscal urgentemente, para sacar el precio del barril de la Ley de Ingresos; debido a que ha ocasionado un estrés financiero a la petrolera mexicana por varias décadas.

Así, la empresa productiva del Estado (EPE) se ve obligada a entregar dinero para que este último sea parte del ingreso del país. Lo anterior ha estado en función del precio del barril objetivo y del observado en promedio anual. Esta variable ha sido usada para ajustar o reducir el déficit entre el ingreso y el egreso presupuestal.

Cada año a Pemex, dentro de la Ley de Ingresos, se le asigna un monto, que es parte del ingreso de México.

En la siguiente gráfica podrán observar en ingreso programado que Pemex (columna roja) debe completar en cada año, el cual en la mayoría de los casos ha superado lo esperado (columna verde). Puede observarse que, la tendencia del incremento/decremento dependerá del precio del barril; a un precio de barril alto, una mayor recaudación de todo lo obligado por la Ley de Ingresos.

En consecuencia, podemos decir que, Pemex es un buen pagador y recaudador de impuestos.

GRÁFICA 1

México hasta antes de la Reforma Energética dependía de los ingresos de la nación en forma anualizada, alrededor del 30% del total. De 2015 a la fecha, el promedio ha estado del 15 por ciento. En porcentaje bajó, pero en monto de dinero se incrementó, como se puede ver en la gráfica siguiente.

Las columnas rojas, indican el dinero que paga y recauda Pemex para la nación.

GRÁFICA 2

Pemex, al ser obligado por la ley a pagar y recaudar impuestos, ha tenido que endeudarse para cumplir con las obligaciones asignadas; esto, para no causar una distorsión en la Ley de Ingresos. En la gráfica siguiente, se podrán observar en línea negra la deuda y en rojo la recaudación hecha por la empresa.

De 2003 a 2006 hay un incremento de la deuda, y tiene una tendencia paralela con la recaudación, siendo el 2004 el año de mayor producción de petróleo crudo de la empresa. Esto indica que se incrementó la deuda, para no distorsionar al ingreso; y que el déficit no fuera mayor.

De 2007 a 2008 la deuda baja y la recaudación es mayor.

2009 a 2011 empieza a incrementar la deuda, y al mismo tiempo, el compromiso de Pemex, mayor con la nación. Exigen una mayor recaudación y como consecuencia, la deuda crece en un 60 por ciento.

GRÁFICA 3

2012 a 2014 Pemex continúa incrementando la deuda, cuyo objetivo es mantener la obligación de Pemex en los ingresos programados dentro del presupuesto.

2015 a 2020 la deuda de Pemex crece en un 30 por ciento. Al entrar la Reforma Energética en vigencia, bajan las obligaciones de un 30% a 15% en promedio. Pero en montos de dineros, continúa la exigencia (Grafica 2). Pregunta, si Pemex bajó la obligación, ¿Por qué aumentó la deuda? ¿El dinero fueron para inversiones o para pagar otros impuestos o derechos?

2020 a 2023 Pemex no contrata más deuda, pero exige recaudar más dinero para poder cerrar el déficit presupuestario. Bajaron el porcentaje de la dependencia de México de Pemex en la recaudación, pero en realidad aumentó la exigencia en dinero al tener un mayor gasto por el país, y, por lo tanto, tener más ingresos.

El 2023 es complicado para la nación, debido a que Pemex podría crear un boquete de ingresos para la nación, entre 120 a 150 mil mdp, derivado de la caída del precio del barril; y en el cual todos los impuestos, derechos y aprovechamientos están influidos directamente.

En la gráfica siguiente se puede observar el precio del barril, que influye en forma directamente proporcional a la recaudación esperada por Pemex para los ingresos de la nación.

Por tal motivo, el precio del barril debe salir del presupuesto anual, y esto ayudaría a Pemex, y al país, a eliminar ciertos riesgos e incertidumbre a la forma de conseguir financiamientos. Además, permitiría tener un mejor control del gasto en la mejora del mantenimiento de toda la infraestructura para la operatividad de la empresa.

Sin mantenimiento, se incrementa el gasto en minimizar los riesgos y la parte ambiental, en el entendido de que el sector de hidrocarburos es una industria de alto peligro por las condiciones de operación que ahí se llevan.

LEE TAMBIÉN: Signan Arabia Saudita y Turquía convenio en torno a la energía

(Visited 278 times, 1 visits today)
Compartir
Close