Escrito por: Código de Red

Cumplimiento del Código de Red se está profesionalizando: Héctor Beltrán

código

Sostuvimos plática con Héctor Beltrán, profesor de la UNAM y también miembro del Comité Directivo del CIGRE México, para dilucidar las implicaciones de la publicación de la CRE referente a las Unidades de Inspección para centros de carga en torno al Código de Red

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) publicó en días pasados su acuerdo en torno a las bases normativas para autorizar las Unidades de Inspección (UI) de requerimientos para centros de carga; así como el procedimiento en cuanto a la operación de estas, para reforzar la vigilancia en el cumplimiento del Código de Red (CR).

De acuerdo con este anteproyecto, quienes apliquen para aprobarse como inspectores de las UI, tendrán que comprobar que disponen de la experiencia y conocimientos técnicos para poder llevar a buen puerto las visitas de verificación a los centros de carga que entren dentro de la normativa.

Al respecto, Energía conversó con Héctor Beltrán, profesor de la UNAM y también miembro del Comité Directivo del CIGRE México, quien ofrece su punto de vista sobre la más reciente publicación de la CRE.

“Las Unidades de Inspección tienen cierta historia. Cuando se diseñó el Código de Red y pensaron cuáles debían ser los mecanismos de vigilancia en 2016, se identidicó que, los primeros apoyos permanentes de la vigilancia para la CRE debían ser Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace). Conforme fue avanzando el cumplimiento de esta regulación, se fue consolidando la idea de contar con estas figuras de Unidades de Inspección.

Aquí son dos temas relevantes, uno, es que complementan a otras Unidades de Inspección que ya existen en la Industria Eléctrica; y segundo, que ahora la CRE ya saca en concreto estas reglas para que los profesionales que existen en el sector participen en la vigilancia del Código de Red. Con esto se reduce el espacio para personas improvisadas o sin ninguna experiencia que tratan de hacer estudios de cumplimiento del Código de Red”.

Héctor Beltrán, miembro del Comité Directivo en CIGRE México.

De acuerdo con Héctor Beltrán, habrá un enorme interés por los profesionistas del sector para aplicar para certificarse como inspectores de Código de Red a través de estas unidades, pues en la industria eléctrica hay grandes expertos que trabajan en la Iniciativa Privada (IP) que por supuesto verán bastante atractivo el poder participar.

“El Código de Red es muy extenso, en realidad se podrían observar Unidades de Inspección por cada uno de los temas que éste regula, como operación de centrales eléctricas, transmisión, distribución y si me apuras, también las obligaciones del Cenace. Pero lo que ha tomado más relevancia a últimas fechas es el aspecto de conexión de los centros de carga.

La autoridad nos manda un mensaje relevante, de que existe un mecanismo de cómo poder auxiliarla en la vigilancia; de los puntos específicos, se buscan verdaderos profesionistas; se puede ver desde los requisitos que pide la CRE, personas con experiencia comprobable mínima de cinco años, que tengan sistemas de calidad en el manejo de la información, que tengan equipos de análisis de red Clase A; que tengan capacidad para hacer trabajos técnicos en campo, que conozcan normas oficiales mexicanas, especificaciones y, aunque muchas personas dijeran ‘oigan, se está poniendo muy estricta la CRE’, creo que se trata de lo mínimo razonable.

Es lo mínimo razonable lo que se está pidiendo, porque no es un tema menor. Y esto como tiene que ver con el desempeño de los centros de carga y posibles afectaciones al sistema, pues qué mejor que sí se cuenten con verdaderos profesionales y expertos probados que auxilien a la CRE”.

Si bien el Código de Red es muy extenso en su cobertura de determinadas asignaturas en lo que refiere al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), como menciona Héctor Beltrán, el nivel de detalle y especificación se debe a que la regulación es continuamente revisado y estudiado a profundidad, pues el CR es un documento vivo que requiere avanzar a la par de las nuevas tecnologías y tendencias en la materia eléctrica a nivel mundial.

Cuando se expidió la primera versión del CdR, después de cierto tiempo te das cuenta de muchas cosas que son perfectibles, y toda regulación lo es. Se atendieron muchas cuestiones como precisar conceptos, alinear los requerimientos del Código de Red con el contenido de diversos Manuales de Mercado y otras regulaciones.  Pero creo que, con esta nueva versión CdR 2.0 sí se le da una atención principal a los centros de carga que están por arriba del de 1 MW de demanda contratada. Se corrigieron algunos aspectos de calidad de la potencia, se precisaron algunos otros con respecto a los desbalances.

Considero que el Código de Red 2.0 que está vigente a partir del 2022 sí es una buena remasterización de la primera versión. Ahora desde el Comité Consultivo de Confiabilidad de la CRE, se está revisando el CR 2.0, se discuten cosas como electromovilidad, sistemas de almacenamiento, de transmisión en corriente directa. Aunque sea pasito a pasito y nos tardemos algún tiempo, estamos observando que el CdR va mejorando e incluyendo muchos más temas”.

De acuerdo con Héctor, estas mejoras más que surgir de la prueba y error, se generan del desarrollo de la industria, de que se fabrican nuevos dispositivos, nuevas técnicas, nuevos métodos de cómo resolver las situaciones.

renovable

La importancia del cumplimiento del CdR

Una vez que las Unidades de Inspección se formalicen para iniciar con las visitas de verificación a los centros de carga, se magnificará el cabal cumplimiento del Código de Red, en el sentido de garantizar la confiabilidad del SEN en favor de todos sus usuarios.

“Efectivamente ya pasaron más de siete años desde la primera publicación, y aún hay centros de carga que no han cumplido con sus primeras obligaciones. De 2016 a 2019, gran parte del incumplimiento se debió, a que muchos centros de carga desconocían la existencia del CdR. Después, de 2019 a 2021 básicamente se debió a efectos de la pandemia. Hay que decir que, siguen existiendo Centros de Carga que siguen buscando largas para poder cumplir con sus obligaciones”.

De caer en incumplimiento, la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) especifica las respectivas sanciones, que incluyen elevadas multas y hasta la desconexión del centro de carga como última instancia. Por ello, más que una advertencia de parte de la CRE, se trata de una invitación para seguir las reglas en cuanto a la operación de la infraestructura eléctrica.

“Yo lo vería como un llamado muy atento. Por supuesto, el CR es una normativa que está sujeta a la imposición de sanciones por su incumplimiento, pero esta regulación representa una forma de cómo beneficiarnos en nuestros procesos en las industrias. Por ejemplo, podemos incrementar producción, podemos reducir el número de fallas y hasta el consumo de energía eléctrica, lo que se ve reflejado en nuestros bolsillos; e incluso incide en el aumento de la seguridad laboral para nuestros trabajadores.

Muchas personas dicen, ‘es que el CR y la sanción, y del 2 a 10% del ingreso bruto, y que los millones de pesos’; pero creo que no se utiliza tanto la bandera de los beneficios como los que acabamos de describir. Hay industrias que se benefician bastante con la implementación del CR, como las acereras o las mineras; hay un beneficio incluso económico para ellos. Entonces, yo les llamaría a que nono piensen en el cumplimiento del CR sólo para evitar una multa, sino que también vean los beneficios que puede traer para sus respectivas empresas”.

Por otra parte, Héctor Beltrán señala que, los centros de carga que están por iniciar operaciones o que ya operan sin el respectivo cumplimiento, deben poner ya manos a la obra; iniciar con los estudios, los diagnósticos eléctricos para resolver en qué fase del cumplimiento se hallan, y los respectivos planes de trabajo que se envían a la CRE.

En palabras de Héctor, es importante el mensaje a enviar, donde los centros de carga que aún no están haciendo algo o apenas están arrancando, tienen que mandar ese mensaje a la CRE, de que, si bien no han terminado su proceso, ya están haciendo lo que corresponde.

“El panorama que ahora tenemos es que, el CR es un instrumento que reafirma su relevancia dentro de la industria eléctrica, sigue siendo tan importante como desde la primera vez que salió y, ahora con esta acción de la autoridad, nos deja ver que hay reglas de seguir avanzando en su cumplimiento. Yo lo veo como una invitación de la CRE a que los verdaderos expertos de la industria eléctrica la ayuden en la vigilancia de este instrumento.

Creo que, una vez que las primeras UI salgan a operar, durante todo 2024 vamos a ver ejercicios intensivos de vigilancia y cumplimiento por parte de la CRE. Por supuesto, la recepción de planes de trabajo seguirá, la actualización del CR para tener a lo mejor una versión 3.0 no se detendrá, pero sí anticipo que 2024 será el año de una vigilancia más intensiva por parte de la CRE”.

TE PUEDE INTERESAR: A dejar de “patear el bote” para cumplir con el Código de Red: Santiago Barcón

(Visited 584 times, 4 visits today)
Compartir
Close