Escrito por: Electricidad, Opinión, Ramsés Pech

El sistema eléctrico de México colapsará en 2035

México

El problema no se centra en la solución, sino en la planeación adecuada de reforzar la estructura del sistema eléctrico, ante una mayor demanda de energía, para incrementar la confiabilidad, especialmente en la red de distribución en México

En México, el fenómeno está ocurriendo, y durante el pasado 7 de mayo de 2024 se nos brindó la oportunidad de prepararnos para el futuro. Ese día ocurrieron tres eventos en un lapso menor a tres horas: aumento de calor (temperaturas mayores), plantas eléctricas que dejaron de funcionar (algunas no tenían el ritmo de generación requerido); y una mayor demanda energética anticipada al tener una hora menor de luz solar.

Sumando estos tres fenómenos y examinando la estadística del Cenace, se puede concluir que:

  • El índice de generación oscila entre los 37 y 45 mil MW.
  • La demanda máxima instantánea oscila entre los 50 y 55 mil MW.
  • El incremento de la capacidad de generación se encuentra en un porcentaje del 2% anual.
  • A partir del 2021, la demanda experimenta un incremento anual del 4 y 6%.

Ante esta circunstancia en el Sistema Interconectado Nacional (SIN) de México, se dispone de la infraestructura siguiente:

  • Una capacidad instalada para producir electricidad de alrededor de 89 mil MW.
  • 110 mil Km en Líneas de Transmisión. A partir de 2018 y hasta 2024, se presentó un aumento en un 2 por ciento.
  • 900 mil KM de líneas de distribución. En los últimos seis años se ha registrado un incremento del 4 por ciento.
  • Existen aproximadamente 1.7 millones de transformadores, y de conformidad con este número, por cada 30 usuarios domésticos hay un transformador.

retos energéticos en México

En el transcurso del 2000 y hasta el 2014, la parte pública-privada ha efectuado una inversión de aproximadamente 40 a 45 mil millones de dólares (mdd) en la producción, transmisión, distribución y comercialización. La parte privada aportó un 30% en este lapso. Durante el período comprendido entre 2014 y 2023, se ha llevado a cabo una inversión de 20 a 25 mil mdd; de la cual, el 55% la realizó el sector privado, mayormente por inversión extranjera directa (IED).

A causa del incremento de la demanda máxima instantánea, se ha incrementado la complejidad de las líneas de transmisión, las cuales poseen una mayor saturación para distribuir a lo largo del territorio; lo que ha generado un incremento en el costo. Asimismo, la red de distribución requiere reforzamientos, un incremento de capacidad y una nueva infraestructura como los transformadores; los cuales deben ser con tecnología adaptada a las temperaturas actuales, y la demanda de una mayor cantidad de usuarios finales que han cambiado la forma de consumir electricidad.

Para el lapso comprendido entre 2025 y 2040, se requerirá la realización de inversiones entre el público y lo privado de aproximadamente 130 a 150 mil mdd. Con base en la información y estadística actual del Cenace, CFE, PRODESEN y Sener, se puede constatar que:

  • La tendencia actual en cuanto al aumento de la capacidad instalada de generación en los últimos años podría colapsar en 2040, debido al aumento de una demanda instantánea que podría llegar a los 102 mil MW, casi el doble de lo actual; y que estaría arriba de 1 a 5 mil MW del total de plantas instaladas para generar electricidad.

Por consiguiente, se requiere la instalación de aproximadamente 155 mil MW de capacidad de generación, lo que representa un incremento del 90% del total en la actualidad. El propósito es asegurar la preservación de las reservas operativas del 6% de conformidad con la normativa vigente. Cabe señalar que, el 51% de la capacidad de generación total pertenece a la CFE, un 49% a los privados, y el 1% a Pemex.

codigo de red

  • La dificultad actual en el sector eléctrico no radica en la producción de energía, pero sí será así en el largo plazo: en la actualidad, radica en la forma y en cuánta electricidad puede moverse a través de las líneas de transmisión y distribución. Las líneas de transmisión experimentan una congestión semanal de entre 500 y 700 horas durante los meses de mayor temperatura en el medioambiente, lo que implica la dificultad de mover la electricidad a la red de distribución.
  • A partir de la red de distribución, se presenta un enorme desafío ante la carencia de una infraestructura que permita transportar la electricidad a los usuarios finales; incluyendo hogares, comercios, industria y todo aquello que la necesite. Teniendo en cuenta que, el 60% del total generado en México es consumido por la gran industria y mediana empresa, y el 27 % la domestica. En la actualidad, del total de las redes de distribución instaladas (61 mil MW) se emplea el 80% para transportar la electricidad al usuario final; lo cual crea una saturación en tiempo cuando se presenta una demanda máxima instantánea. De continuar con la misma tendencia de nuevas líneas de distribución y de no mejorar la infraestructura actual, la red podría colapsar en 2030 ante la falta de capacidad para mover la electricidad. Por consiguiente, se requiere la existencia de un total de 83 mil MW para la presente fecha; mientras que para el año 2040 se espera una cantidad aproximada de 140 mil MW.
  • Esto se debe a que ahora hay un mayor consumo, y las horas de demanda máxima instantánea están entre las mil 700 y 2 mil horas; siendo los días más críticos entre el martes y jueves. Urgente es actualizar las plantas existentes o a las actuales que no tengan una pronta respuesta de generación; todo esto requiere un peculio para asegurar la confiabilidad total del sistema interconectado de México.

Lo anterior ocasionará una mayor inversión en la parte de generación en el futuro, transmisión, distribución; y se orientará al consumidor final a disponer de equipos con una mayor eficiencia para un menor consumo.

LEE TAMBIÉN: Actualiza Sener proyecciones de demanda eléctrica: PRODESEN 2024-2038

(Visited 182 times, 6 visits today)
Compartir
Close