Recorte de tasas en Brasil para enfrentar el impacto del coronavirus

Ciudad de México (Redacción / Energía Hoy).- El Banco Central de Brasil (BCB) sorprendió este miércoles con un recorte de 0.75 puntos porcentuales de su tasa básica, llevándola a un mínimo histórico de 3%, alegando que la coyuntura económica provocada por el coronavirus requiere un “estímulo monetario extraordinariamente elevado”.

La expectativa de consenso entre los analistas era de un recorte de 0.5 puntos porcentuales de la tasa Selic, a 3.25%.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB indicó además que está dispuesto a proceder a “un último ajuste, no mayor que el actual”, en su próxima reunión del 17 de junio, “a fin de complementar el estímulo necesario en reacción a las consecuencias económicas de la pandemia de Covid-19”.

Las tasas bajas abaratan el crédito y fomentan la inversión.

Este ha sido el séptimo recorte consecutivo de la Selic desde julio pasado, cuando estaba en 6.5%, que ya era un mínimo histórico superado desde entonces en cada reunión del BCB.

Pero los primeros recortes buscaban apuntalar el despegue, con una inflación controlada, de una economía que crecía apenas por encima de 1% desde la recesión de 2015-2016, y estaban supeditados a que el gobierno de Jair Bolsonaro mantuviese el ritmo de los ajustes y reformas reclamados por los mercados.

En su comunicado de este miércoles, el Copom admite que esa condición cedió el paso a la urgencia de la crisis sanitaria, pero resalta que volverá a traerla a colación en 2021.

“El Comité evalúa que la trayectoria fiscal a lo largo del próximo año, así como la percepción de su sustentabilidad, serán decisivas para determinar la prolongación del estímulo” monetario, explica el documento.

Brasil es el país más afectado de América Latina por la pandemia, que hasta el momento dejó más de 8.500 muertos sin haber llegado a su pico, esperado entre este mes y el próximo.

– Horizonte recesivo –

Varios estados determinaron medidas de cuarentena parcial, que ya se empezaron a reflejar en las estadísticas.

La producción industrial de Brasil se hundió 9.1% en marzo respecto a febrero, en un país que cuenta ya con casi 13 millones de desempleados.

Para 2020, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una contracción de 5.3% del PIB de la mayor economía latinoamericana.

La inflación mensual, por su lado, fue de apenas 0.07% en marzo y llega a 3.30% en doce meses, por debajo del centro de la meta oficial de 4%.

La Confederación Nacional de la Industria (CNI) juzgó “muy positiva” la decisión del Copom, “considerando los efectos recesivos y el aumento de la insolvencia de las empresas a causa de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus”.

El gremio patronal advierte sin embargo sobre el riesgo de un cierre del ciclo de recortes de la Selic sin conocer la magnitud de la depresión económica.

“Cuanto mayor sea la caída de la actividad económica, peor será la situación financiera de las empresas y de las familias” y por ello “pueden ser necesarios nuevos recortes de la Selic”, explicó el presidente de la CNI, Robson Braga de Andrade, citado en el comunicado de la entidad.

“Estamos viviendo una situación inédita y los parámetros actuales no sirven para evaluar el comportamiento de los agentes en el proceso de recuperación de la economía. No sabemos hasta dónde subirá el déficit público ni la relación deuda/PIB; y tampoco sabemos de antemano cuál será la tolerancia del mercado respecto a ese empeoramiento”, afirmó Pedro Paulo Silveira, economista jefe de Gradual Corretora.

(Visited 23 times, 1 visits today)