Escrito por: Innovación

Hidrógeno y combustibles sintéticos para reducir emisiones: Gas & Power de Siemens

Ciudad de México (Iliana Chávez / Energía Hoy).- La mejora manera de reducir las emisiones de gases efectos invernaderos, es la electrificación con base en hidrógeno y combustibles sintéticos, apoyados con las energías renovables, señala Erik Zindel, director de Consultoría de Energía y director de Sustentabilidad para  Gas & Power de Siemens, quien afirma esas son los nuevos nichos u oportunidades por desarrollar en el sector energético y México podría ser uno de los protagonistas.

Entrevistado por ENERGÍA HOY, refiere que para 2050 el acuerdo de París pide una descarbonización en escala de 90 al 95 por ciento, es decir tenemos que terminar con la emisión de gases de efecto invernadero y eso significa que toda la tecnología que ocupamos hoy como gas, petróleo y carbón para producir esa energía eléctrica va a tener que cambiar. 

El directivo visualiza el futuro con la energía renovable, especialmente la energía eólica, hidroeléctrica y fotovoltaica, que si bien es intermitente también puede funcionar como acoplamiento de sectores que además del eléctrico hay otros que deben ir hacia la descarbonización como es el de la movilidad, industrial, residencia y algunos lo tienen más difícil.

“La manera más sencilla es ir electrificando más y más sectores, es decir situaciones donde hoy en día tenemos por ejemplo un horno de gas se puede ocupar la electricidad para producir el calor que me haga falta en el proceso industrial o puedo usar la energía eléctrica con bombas de calor para producir calefacción o aire acondicionado donde se requiera.” 

Obviamente llegará un momento en que no se podrá electrificar todo, el coche lo puedo electrificar con las baterías, pero un de México-Madrid no será tan fácil, ahí surge la idea del hidrógeno y los combustibles sintéticos, usar esa energía renovable sobrante en determinadas horas del día para producir hidrógeno con plantas de electrólisis que es prácticamente usar electricidad.

“Partir la molécula del agua en hidrogeno y oxígeno, y ese hidrógeno se puede utilizar como combustible o como elemento químico base o utilizar para producir combustible sintético a partir del hidrógeno, con esto se puede hacer un metanol sintético y convertirlo en diésel sintético, turbosina sintética.”

Se trata de crear los mismos combustibles conocidos hoy e irlos mezclando con los combustibles que conocemos, es decir, puedo mezclar etanol con gasolina sin tener que cambiar la infraestructura logística de los combustibles y ni la de los coches.

“Lo mismo con una turbosina sintética puedo ir mezclando una turbosina sintética a partir de la energía renovable e ir descarbonizando poco a poco el sector de la aviación, para que al final se tenga 100 por 100 de ese material sintético y se deje de usar el combustible fósil.”

“Como Siemens estamos apostando por la energía renovable, tenemos a Siemens Gamesa como el principal actor del mercado, pero también estamos invirtiendo en plantas de electrólisis, tenemos nuestra gama de productos “Silycer 200” que son productos basados en la tecnología PM con un grado de eficiencia de más del 75%, con gran flexibilidad de operación para producir hidrogeno de manera muy económica.”  

“También estamos en el proceso de investigación y desarrollo para nuevos procesos de seis tesis de combustible sintético, para trabajar en el campo de ese futuro energético previsto y, el uso de energías renovables en la producción de hidrógeno y de combustibles sintéticos.” 

En cuanto al almacenamiento, en el caso del hidrogeno se pue hacer con tanque de hidrógeno, pero se puede usar en todo lo que es de gas o ductos para almacenar el hidrógeno, porque de la misma manera que puedo ir descarbonizando la red de transportes y el sector de combustible, puedo meter hidrogeno a la red de gasoductos y poco a poco más y más hidrogeno dentro del sistema gasero, e ir sustituyendo el metano por el hidrogeno, y una vez que no tengamos suficiente energía renovable voy a necesitar energía de respaldo y ahí están las plantas de ciclo combinado.”

“Hoy estamos invirtiendo también mucho en nuevas tecnologías de turbina de gas para que se pueda quemar hidrogeno, ya tenemos los primeros modelos que pueden quemas hidrogeno y para el próximo año que la mayoría del portafolio esté listo, igual las turbinas.”

Cuestionado sobre en cuánto tiempo podríamos ver el hidrógeno como combustible, dice que “es algo que lo vemos en los próximos 20 o 30 años, la idea es descarbonizar para 2050, y los primero que veremos serán mercados de combustibles sintéticos en países con gran interés en descarbonizar como el norte de Europa, California en Estados Unidos, Japón, ahí vamos a ver los primeros mercados y consumidores a gran escala esparciendo a todo el mundo.”

Destaca que en este punto “un gran potencial de renovables como México pueden tomar la iniciativa y convertirse en propios productores de combustibles sintéticos.” Para ello necesita “entender cuál es el escenario energético en el futuro para saber hacia dónde enfocar o encarrilar toda la industria y ofrecer esas oportunidades, para que los inversores puedan invertir a gran escala y producir combustibles sintéticos para exportación.” 

“Nosotros ya estamos trabajando en los primeros proyectos de desarrollo a gran escala y esto significa a un gigavatio de energía eléctrica, para producir metano en la Patagonia y llevarlo a Europa y de la misma manera se puede ver eso en México, empezando con pequeñas plantas piloto y generar con intención de crear esas nuevas industrias.”

Los gobiernos lo que deben hacer específicamente, agrega, es promover esas tecnologías, no necesariamente hacer grandes inversiones, con un par de plantas pilotos se facilitan las condiciones y la regulación. “Todo el tema de la descarbonización depende mucho de la regulación y ésta determina la velocidad de la descarbonzación, a mayor interés de descarbonizar el país más rápidamente se van a crear esas nuevas industrias.”

Ver más allá, incluso “para la propia producción y consumo de energía en México prácticamente serían esas leyes que hagan obligatoria esa descarbonizacion. Por ejemplo, pedir que los combustibles convencionales tengan un porcentaje de contenido sostenible en 2020, e ir aumentando ese contenido poco a poco, fomentar la movilidad inteligente, fomentar transporte público, el ferrocarril.”

Para Eril Zindel, México “puede acelerar el paso, especialmente si vemos las buenas condiciones que tiene para la producción de combustibles sintéticos” y empezar a caminar en esa ruta. Y en materia de regulación puede hacer más, vemos otros países como el norte de Europa, Alemania, Japón, California que ya tienen leyes bastante fuertes, muchos países de Europa pretenden salir del carbón, muchos ya tienen leyes de prohibición de motores de combustión interna de autos para 2030 o 2035, y eso también se puede hacer aquí.” 

“México puede ser protagonista en esta materia, pero hay que ponerse las pilas y esto es uno de los puntos críticos, porque todo el tema de las baterías y del almacenamiento de energías es un sector muy importante de la economía y como cualquier industria los primeros que entran, alcanzan altas dimensiones de mercado, se reducen los costes y se tienen ventaja de preciosos en los mercados internacionales y al final llegan a ser número uno y mantiene ese número uno.”

Agrega que otro nicho con gran potencial es el deshecho de baterías y que va de la mano con este desarrollo, “en el reciclaje también hay mucho que hacer, es una industria que surgirá en los próximos años, hay muchas investigaciones que hacer y también le vemos mucho futuro porque muchas de estas tecnologías están basadas en uso de materiales un poco tóxicos y la necesidad de un producción más sostenible o beneficiosa para el medio ambiente, además de  todo el tema de reciclado de esos materiales preciosos, tienen un gran futuro.”

Con estas nuevas tecnologías “el sector energético será totalmente diferente, todo lo que vemos hoy cambiará totalmente con un giro de 360 grados en los próximos 30 años. Veremos una revolución energética, no solamente en el sector eléctrico sino en todos los sectores de la economía que use energía, una revolución más grande y más intensa de lo que hemos visto en los últimos 150 años. Van a hacer unas décadas muy interesantes y nosotros como Siemens queremos estar en la punta para esas nuevas tecnologías.”

(Visited 3 times, 1 visits today)
Compartir
Close