Escrito por: Empresas • One Comment

CFE inhibe la competencia y viola la ley al reagrupar sus unidades de negocio: especialistas

Ciudad de México (Iliana Chávez / Energía Hoy).- La reagrupación de las unidades de negocio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) podría inhibir la competencia en igualdad de condiciones, aseguró Sergio Ampudia Mello, especialista de Energy Matters, quien consideró que la CFE debería concentrarse en el negocio de la transmisión y de la distribución, y dejarle la generación a los privados.
Durante su participación en el “Coloquio: retos del sector energético en México”, expresó su preocupación por los cambios que se están llevando a cabo a nivel regulatorio, que plantea una política energética que pugna por una lógica que se sustenta en la Reforma Energética y las leyes que derivaron de ellas, pero existe una confrontación desde la noción más elemental de seguridad energética, más allá de la participación de la iniciativa privada la cual es indispensable e insustituible.

El también Vicepresidente en Derecho Energético y Sustentabilidad de la Comisión Jurídica de la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN), señaló que el tema de la soberanía es aplastante en este momento con una política energética que supone que centralizando recursos y sufragarlos con fondos públicos es la solución al problema de la disponibilidad de la energía en el país.

Parece una fórmula incorrecta porque lo que provocaría es un desabasto energético a corto plazo y eventualmente la descentralización del país, lo cual será considerado como un costo donde es posible variar selectivamente la regulación exclusivamente para ajustar la postura de un agente económico como es la CFE, que está sometido en este momento a una regulación asimétrica justamente porque se encontraba como un agente de monopolio.

Argumentó que la electricidad se produce y consume en tiempo real, no se puede almacenar no es rentable a diferencia de otras formas de energéticos que se pueden acumular y la demanda, además, varía porque los oferentes y los consumidores se encuentran ubicados en diferentes puntos de la red, por lo cual los flujos eléctricos obedecen a leyes físicas donde los usuarios y los productores de energía alteran con sus conductas el comportamiento miso del sistema eléctrico nacional.

Por otro lado, ya hay ciertos aspectos tecnológicos en donde ya no se requiere economía de escala, sino economía de alcance. La Reforma Energética dividió la cadena de valor de la energía eléctrica en generación, transmisión, distribución y comercialización, como una estricta separación legal de la CFE se dividió el sistema eléctrico.
Esa división fue vertical, pero también tuvo un proceso horizontal, explicó, de tal forma que tanto la generación como la comercialización se dividió en unidades de negocio que pudieran funcionar con reglas de competencia, de concurrencia, esa era la misión básica.

Sin embargo, se acaban de unificar las reglas y prácticamente restituyen a la CFE las características que mantenía antes de la Reforma Energética de monopolio natural, violando todas las reglas y disposiciones de competencia sobre la propia ley de la CFE y la Ley de la Industria Eléctrica que establece que deben estar de manera independiente.

No es posible, por ejemplo, que frente a los competidores vayan 20 metros adelante y además, y además resulta que ese competidor (CFE) es primo o paisano del árbitro, eso no se puede, no se debe en un sistema. De esta manera, “se corre el riesgo de que no haya condiciones de competencia y en consecuencia, simplemente la CFE se quede como un solo oferente.”

Cuando se pensó la Reforma Energética y básicamente en este sistema de libre concurrencia, que en términos de los costos de producción era eficiente tener un solo oferente, pero la tecnología demostró que la economía de escala ya no es eficiente, y la economía de alcance que es la que ahora se está pensando es aquella que dice que hay ventaja de costos en la medida en que uno de los oferentes no se especialice en un solo producto, sino que presta sus servicios en varios productos diversificados.

Es decir, si hoy juntamos a la CFE y ya puede generar de manera conjunta y no en las seis generadoras en que se dividió, y además pueden realizar comercialización y compartir recursos, pero “se corre un grave riesgo que es rechazar la inversión, la cual es insustituible”, reiteró.

Para el especialista la CFE debería dedicarse exclusivamente al negocio de la transmisión y de la distribución, es decir, concentrarse donde es indispensable, además de que así lo mandata el Prodesen, por ejemplo, y dejar lo demás a la iniciativa privada.

(Visited 57 times, 1 visits today)
Compartir

Close