EUA es el jugador clave en la oferta y demanda del mercado petrolero

Pablo López Sarabia

 La revolución energética generada por la técnica del fracking en Texas, Dakota del Norte y Nuevo México ha impulsado la producción de petróleo de esquisto en EUA de manera significativa, permitiendo superar la oferta de crudo de Arabia Saudita y Rusia. Por el lado de la demanda, los EUA es uno de los principales consumidores de crudo; al tiempo, que los aranceles impuestos a China por la administración Trump ha generado una deceleración en la actividad económica mundial.

 Los miembros de la OPEP han perdido la capacidad para influir por si solos en los precios internacionales del petróleo, ahora EUA es el productor marginal que determina la oferta de crudo. Información al cierre del primer trimestre de 2019, la OPEP controla el 32% de la producción de crudo teniendo como principal productor a Arabia Saudita con 9.7 millones de barriles al día, situación que contrasta con los 11.3 y 12.2 millones de barriles diarios de Rusia y Estados Unidos respectivamente. La revolución energética en EUA se explica en gran medida por el crecimiento de la producción de esquisto (shale oil) mediante la técnica del fracking, representando alrededor del 65% de su producción total de crudo. Aunque los costos por barril de petróleo no convencional siguen siendo al menos 2 o 3 veces el costo de extracción convencional, la eficiencia y mejora tecnológica alcanzada con el fracking; así como la gran liquidez en los mercados financieros ha permitido obtener financiamiento competitivo para mantener la producción en un horizonte de 6 a 12 meses.

EUA y China son los principales consumidores de petróleo a nivel mundial al registrar una participación del 20% y 13%, respectivamente; niveles significativamente superiores al 4% de Rusia y 3% de Arabia Saudita. La influencia de EUA en la demanda de crudo es clara; sin embargo, los factores geopolíticos internacionales (crisis venezolana y tensiones en Libia) y la política arancelaria de la administración Trump sobre China y la Unión Europea han generado una desaceleración de la actividad económica mundial para el 2019. Las recientes estimaciones sobre el crecimiento económico mundial publicadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en enero y abril de 2019, muestran claramente una tendencia a la baja, tanto en las economías avanzadas como emergentes. Adicionalmente, todos los años se registra durante el verano una significativa demanda estacional de gasolina en EUA que influye en el precio del crudo.

El anuncio de eliminación de exenciones por parte de EUA a la importación de crudo de Irán, provocó un aumento de 32% en el precio del crudo WTI para el periodo del 01 de enero al 03 de mayo de 2019. En noviembre de 2018, EUA anunció la reanudación de sanciones a las exportaciones de petróleo de Irán tras abandonar el acuerdo nuclear con esa República Islámica. Sin embargo, EUA otorgó una exención por 6 meses a China, Corea del Sur, Grecia, India, Italia, Japón, Taiwán y Turquía que concluyó el pasado 01 de mayo. La evidencia empírica (descomposición de la varianza) muestra que el crecimiento reciente en los precios del petróleo se debe en gran medida a las sanciones a Irán, una creciente demanda estacional de gasolina, reducciones por el lado de la oferta de crudo asociada a la crisis económica y política en Venezuela y Libia; así como la volatilidad del precio futuro de crudo.

Por Dr. Pablo López Sarabia

Profesor-Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.  E-mail: plsarabia@tec.mx

 

 

(Visited 139 times, 1 visits today)