Escrito por: Academia, Empresas, Energy & Knowledge

Rockwell Automation y Tec de Monterrey colaboran en la formación de nuevos ingenieros

rockwell

Rockwell Automation forma parte del Programa de Socio Formador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey 

Para 2030, en México se necesitarán más de 1.5 millones de ingenieros en el sector industrial, de acuerdo con la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin). El Departamento de Trabajo de Estados Unidos estima que, la industria de ese país requerirá más de 1.7 millones para el mismo término.

Sin embargo, uno de los mayores retos es que dichos profesionistas cuenten con la preparación necesaria y actualizada sobre la tecnología de punta. Por esta razón, Rockwell Automation forma parte del Programa de Socio Formador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Tec de Monterrey). Se trata de una iniciativa que busca cerrar la brecha entre la educación académica y las necesidades del mundo industrial.

Óscar López, Digital Sustainability Consultant Lead en Rockwell Automation, indicó:

“La participación en este programa no solo refleja nuestro compromiso con la innovación tecnológica, sino también con el desarrollo del talento mexicano capaz de liderar la transformación industrial del país”.

De esta forma, la empresa fomenta un ecosistema de aprendizaje que prepara a los estudiantes para los desafíos de la Industria.

Hoy en día, esta relación se traduce en una serie de beneficios directos para los estudiantes, quienes tienen acceso a tecnología de punta, programas de capacitación especializados y la oportunidad de interactuar con profesionales del sector. En este sentido, según cifras de la empresa, al cierre de su año fiscal 2023 invirtió 529.5 millones de dólares en investigación y desarrollo; lo cual refleja la importancia de este líder mundial en soluciones de automatización industrial.

Guillermo Hernández González, director regional de mecatrónica del Tec de Monterre, señaló:

“Lo que buscamos es brindar una experiencia educativa que trascienda el aula de clases, ofreciendo a nuestros estudiantes herramientas y conocimientos que sean inmediatamente aplicables en el entorno laboral”.

Uno de los pilares de esta colaboración es el enfoque práctico de la enseñanza, que permite a los estudiantes trabajar en proyectos reales y casos de estudio proporcionados por Rockwell Automation. Así, también se facilita la inserción laboral de los graduados, quienes salen de la universidad con una experiencia valiosa y relevante en su campo.

Adicionalmente, Rockwell Automation se involucra activamente, asegurando que los contenidos académicos estén alineados con las últimas tendencias y demandas del sector industrial.

“Es esencial que la educación en ingeniería evolucione al mismo ritmo que la tecnología. Trabajando junto al Tec de Monterrey, nos aseguramos de que nuestros futuros ingenieros estén preparados para enfrentar y liderar los cambios que demanda la industria”, señaló Óscar López.

El impacto social y económico que tiene para México este tipo de alianzas es fundamental, ya que al fomentar el desarrollo de habilidades técnicas avanzadas en los estudiantes, Rockwell Automation y el Tec de Monterrey contribuyen a la creación de una fuerza laboral altamente calificada, capaz de impulsar la competitividad y la innovación en el sector industrial del país.

“Este programa es un claro ejemplo de cómo la academia y la industria pueden trabajar juntas para el beneficio de la sociedad”, concuerdan los ingenieros y catedráticos del departamento de mecatrónica Juan Álvarez, del campus Santa Fe, y David Navarro, del campus Ciudad de México.

Recientemente, Rockwell Automation fue distinguida como Socio Formador de Excelencia por parte de la institución. Entre más de 2 mil empresas participantes, es una de las pocas compañías con este reconocimiento y la única en su ramo. Este mérito se basa en la estrecha colaboración con el instituto para el desarrollo de planes de estudio, la donación de equipos y software de última generación; y la participación activa en la formación práctica de los estudiantes.

A través de esta alianza, se están formando las bases para el desarrollo de una nueva generación de ingenieros, preparados para liderar y enfrentar los desafíos de un mundo cada vez más tecnológico y automatizado.

LEE TAMBIÉN: Tecnologías de descarbonización: un impulso de las prácticas sostenibles

(Visited 153 times, 1 visits today)
Compartir
Close