Escrito por: EH 360°, Internacional, Opinión, Santiago Barcón Palomar

Algunas reflexiones sobre la COP26

COP26

En el marco de la COP26 ¿qué hacer? Partiendo de los escenarios climatológicos que se plantean a 50 años, aunado al crecimiento en el consumo de energía, no hay forma de llegar a la meta de limitar el incremento en 1.5º C

Ideas con brío
Santiago Barcón Palomar
Especialista en Código de Red.

Los reflectores estarán sobre Glasgow este mes de noviembre. Hay mucho por hacer pero me parece que el proceso debe de tomar en cuenta a todos los países y personas. Esto, por desgracia, no se contempla.

Empezaré con la historia del dicloro difenil tricloroetano mejor conocido por su acrónimo, DDT. Hace un poco más de 75 años el químico suizo Paul Hermann Müller lo descubrió -obteniendo por ello el Premio Nobel en 1948- y se convirtió en el plaguicida cuasi universal. Su primer uso fue durante la Segunda Guerra Mundial donde se aplicó a los soldados para evitar que los piojos y garrapatas los debililtaran, principalmente por tifus. Sus mejores épocas estaban por llegar y a partir de los años 50 del siglo pasado se convirtió en la solución preferida contra las plagas. Aunemos que la ONU lanzó una campaña para erradicar la malaria y también la fiebre amarilla basado en uso extensivo del DDT. Unos 10 años más tarde, en 1962 para ser precisos, la bióloga estadounidense Rachel Carson publica su libro La primavera silenciosa donde denunciaba los efectos secundarios de los pesticidas y mencionaba que podrían ser cancerígenos. En 1972, la Agencia de Protección al Medio ambiente de Estados Unidos, (EPA, por su acrónimo en inglés), lo prohibió. Varios países industrializados siguieron, olvidando que gracias al DDT ya habían eliminado las enfermedades y sin mirar a las consecuencias que tiene estas decisiones en los países pobres. Se calcula que al menos 50 millones de niños han fallecido de malaria en las últimas cinco décadas; tan solo el año pasado fueron 600 mil. Para ponerlo en perspectiva, llevamos cinco millones de personas, a nivel mundial, que han fallecido por COVID.

TE PUEDE INTERESARVAMOS A PROPONER EN LUGAR DE RECHAZAR

Recordé lo que acabo de relatar al leer la noticia de que China había cancelado los contratos de plantas generadoras eléctricas de carbón para Vietnam y, de esta forma, “contribuir a la disminución de CO2”. Se necesita ser cínico para tomar esas decisiones y, más aún, hacerlo con bombo y platillo. Recordemos que el 29% del CO2 a nivel mundial es producido por China con solo el 16% de la población del planeta. Además que este año estará igresando a sus sistema eléctrico 31 GW de generación en carbón; esto es un 70% de nuestra demanda máxima. Claro, en otro acto de relaciones públicas nos prometen que para el 2060 ya serán libres de CO2 que además lo dudo pero casi con certeza ya no estaré para constatarlo.

¿Cómo puede desarrollarse un país sin una base fija de generación? Porque pensar que puede hacerse con renovables es, coloquialmente, una mariguanada o ya bien una táctica de los fabricantes de estos equipos. Lo que hacen estas propuestas, al igual que en el caso del DDT, es dejar a los más pobres aún peor y que tengan que adquirir los bienes de los países que si cuentan con energía independientemente de su origen. Por ejemplo, China limita la competencia de los 100 millones de vietnamitas a sus manufacturas y confección y recibe abrazo de los verdes.

TE PUEDE INTERESARCOSTOS DE LA ENERGÍA ELÉCTRICA EN ALEMANIA Y ESPAÑA

¿Qué hacer? Partiendo de los escenarios climatológicos que se plantean a 50 años, aunado al crecimiento en el consumo de energía, no hay forma de llegar a la meta de limitar el incremento en 1.5 grados centígrados. Siento informarles pero, ni el plan de Biden, si es que llega a implementarse, ni las otras estrategias son suficientes. Los retos no solo son económicos sino de implementación: más del 4% de la superficie de EU tendría que estar dedicada a las renovables. Eliminen zonas donde la aportación es baja, zonas protegidas, grandes superficies que son propiedad privada, ciudades y, lo más importante: no cerca de mi propiedad.

Esto no quiere decir que no debamos seguir creciendo la generación de renovables, invertir en eficiencia energética y buscar la electrificación a nivel global. Dicho sea lo anterior nadie me parece que tiene el derecho de no permitir a los demás de disfrutar de los beneficios que otros gozamos.

Algo que se menciona muy poco, pero que a mi parecer es la única solución viable, es la fusión. Contamos ya centenas de reactores de fusión con la desventaja de los desechos que duran miles de años pero que han aportado mucha energía. La fisión es mucho más complicada porque es, por ponerlo muy sencillo, contener la energía del sol con campos magnéticos y aprovechar la enorme energía que libera. Se ha invertido en forma continua pero no como una apuesta de la humanidad. Aunemos que cuando el precio del petróleo disminuye también lo hacen los fondos destinados al desarrollo.

TE PUEDE INTERESAR¿QUÉ HA PASADO CON EL CLUB DE TOBI EN LA INGENIERÍA ELÉCTRICA?

No nos estamos enfrentando a un reto de la física sino a uno ingenieril, que es una gran diferencia. Si realmente queremos cambiar la ecuación en las décadas que se aproximan hay que apostar a ultranza. En EU los picos fueron hace 30 años después de los embargos petroleros de la OPEP. Ajustado a inflación no ha pasado de mil 400 millones de dólares al año lo que es una cifra ridícula. Desde el 2010 ronda los 500 millones de dólares anuales. Aquí encontrarán la historia.  

Corto de gastar 10 veces las cifras actuales poco podremos lograr y, por supuesto, debe ser un esfuerzo conjunto. Francia por su parte sigue invirtiendo, al igual que otros países europeos, pero requerimos de un esfuerzo global. ¿Una apuesta arriesgada?, quizá, pero recordemos que todos estos esfuerzos tienen luego efectos no previstos. Debemos el internet a una estrategia militar de EU, por ejemplo.

Con respecto al secuestro del CO2 sin duda hay que trabajar en ello pero lo más importante es no generarlo. Al igual que el mejor watt es el negawatt, es decir el que no consumimos.

Por supuesto, el hidrógeno verde, producido a partir de energías renovables tendrá una importancia relevante en la solución pero se enfrentará a también a las restricciones ya mencionadas en renovables.

TE PUEDE INTERESARDESPUÉS DEL DICTAMEN DE EXPERTOS SOBRE EL APAGÓN ¿QUÉ SIGUE?

Dudo que los políticos vayan el tener el valor, y máxime con la opinión pública que quiere resutados sin observar las consecuencias, para proponer algo más que paliativos que no van a la causa raíz.

Poner metas a futuro, sin analizar el pasado, es irresponsable. Los que generaron el CO2 y se enriquecieron en el proceso deben de aportar. No es: “Ya voy a ser bueno y no ensuciar” sino asumir la reponsabilidad de cochinero que crearon. Sí, ya sé es iluso pero no por ello no debemos de plantearlo.

Dado que la COP26 es parte de la ONU no está por demás recordar que en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la misma institución tiene en primer lugar el fin de la pobreza, en el séptimo, el acceso a energía asequible y no contaminante y en el treceavo acción por el clima. Espero que no se les olvide el orden de prioridades en Glasgow.

(Visited 425 times, 1 visits today)
Compartir
Close