Escrito por: 360°, AGENDA, Energy & Knowledge

La transición energética necesita del refuerzo en redes eléctricas: ISME

transición

El camino hacia la transición energética requiere de un mejoramiento en las redes eléctricas, para lograr introducir la generación renovable que se necesita

Las energías renovables necesitan del refuerzo de las redes eléctricas para poder acrecentar su presencia con el fin de acelerar la descarbonización en la generación de energía en el mundo. Así se dilucidó durante el webinar “Transición energética”, organizado por la Sociedad Internacional de Energía de México (ISME, por sus siglas en inglés) en el marco de la serie “Trilatral Energy Supply Chain – US-Mexico-Canada”.

En este sentido, los panelistas representantes de los tres países de Norteamérica, manifestaron que las redes eléctricas necesitan ser mejoradas. Con la gran adición de energía renovable, las líneas de transmisión y distribución (T&D) deben ser reforzadas en su infraestructura, para poder integrar adecuadamente a las energías que vendrán a reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Si bien, las renovables han visto un aumento exponencial en los últimos tiempos, la actual infraestructura eléctrica debe modernizarse; con el fin de no detener el continuo crecimiento de la generación energética limpia.

Oportunidad en el almacenamiento

Por otro lado, uno de los principales desafíos de la generación renovable es agilizar su almacenamiento y así poder balancear su producción, puesto que, actualmente se tiene un gran crecimiento del sector eólico y solar, inclusive del nuclear; sin mencionar el importante avance de la generación eólica mar adentro, donde Europa y China han sido los principales potenciadores de esta tendencia.

Sin embargo, esta situación está derivando en un excedente de energía que finalmente se desperdicia al no consumirse.
En otras palabras, el gran reto de las renovables es el de acelerar el desarrollo del almacenamiento energético, para aprovechar al máximo todo el recurso generado. En tanto se agiliza este rubro, las empresas deben balancear sus redes de generación renovable, para no producir más de lo que se está consumiendo hoy.

Planeación y aprendizaje

Por otra parte, un elemento clave de la transición de combustibles fósiles a la generación descarbonizada es la planeación.

Esta planificación parte desde el establecimiento de un enfoque estratégico para cada industria o sector a electrificar, pasando por análisis predictivos y simulaciones; así como en la proyección de costos totales en nueva infraestructura y operaciones, de los beneficios económicos a obtener y de los riesgos a asumir.

Como ejemplo, se tiene un reciente programa federal de electrificación para transporte público realizado en Canadá; mediante el cual se espera completar la compra de 5 mil camiones de cero emisiones de carbono, con una inversión de 2.75 mil millones de dólares vía financiación.

Dicho plan consideró cuestiones como los precios de la energía eléctrica actuales en las localidades donde se implementa el programa; sugerencias de sitios para la colocación de estaciones de carga, el retorno de inversión o nula ganancia de las operaciones libres de carbono por localidad; el análisis predictivo del comportamiento de las baterías dentro de los camiones, y el estudio comparativo de la reducción de gases de efecto invernadero (GEI) al emplear vehículos eléctricos en lugar de automóviles de combustión interna; entre otras cuestiones.

Al respecto, los retos fundamentales en Canadá, como en otras latitudes, para acelerar la transición energética son el de combatir el desconocimiento, pues aún se debe perder el miedo al uso de nuevas tecnologías por parte de las personas y empresas; además de la necesidad de más programas gubernamentales que incentiven la transición.

La transición mediante el hidrógeno

Otro de los recursos renovables que está ganando más adeptos dentro del sector es el hidrógeno, del cual se identifican cuatro oportunidades para su uso en el corto plazo, establecidas por la Agencia Internacional de Energía (EIA por sus siglas en inglés) y en donde se trabaja con esmero en México.

Una de estas oportunidades es hacer de las plantas industriales y de energía, nuevos centros neurálgicos para aumentar el uso de hidrógeno limpio. De esta manera, los costos de producción de la electricidad y de los productos refinados decrecerá notablemente. De hecho, el hidrógeno puede alimentar a otras instalaciones industriales en la cercanía de estas plantas; así como a los vehículos marinos y terrestres que integran la operación de estas.

Las tres oportunidades restantes para el hidrógeno es su utilización en la infraestructura energética ya existente, como los gasoductos de gas natural; su expansión en el transporte y en las rutas y corredores industriales, así como la implementación de las primeras rutas marítimas internacionales para su comercio.

En cuanto al futuro inmediato del desarrollo del hidrógeno para el almacenamiento y otras implementaciones, se estima que para 2025 seguirán las pruebas piloto y para el 2030, ya será un gran negocio.

TE PUEDE INTERESAR

Para más información acerca de ISME y sus actividades visitar:
www.ISMexicoEnergy.org

(Visited 175 times, 2 visits today)
Compartir
Close