Escrito por: Edición Digital EH, Gobierno, Nacional, Oil & Gas

Refinería Dos Bocas: el capricho caro de la 4T

Dos Bocas

La refinería Dos Bocas es ambiciosa, pero su ejecución genera dudas. AMLO busca rescatar la seguridad energética sin importar a qué costo

Nayeli Meza Orozco
Colaboradora en la

Organización Nacional Anticorrupción (ONEA) México

El proyecto es ambicioso, pero su ejecución aún genera dudas. Desde que se mudó a Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador se puso un objetivo claro: rescatar la soberanía y seguridad energética de México sin importar a qué costo.

El estandarte más emblemático de esta misión es la refinería en Dos Bocas, Tabasco que comenzó a materializarse a inicios de junio de 2019; y que, según el propio mandatario, iniciará operaciones el 1 de julio del 2022, en el marco del cuarto aniversario de su triunfo en las urnas.

Desde antes de que se iniciaran los trabajos de la refinería que procesará 340 mil barriles por día de crudo maya, diversas posturas se hicieron presentes y, con todos los pronósticos en contra, el Gobierno federal dio marcha hacia adelante.

Al momento de revisar las cuentas del proyecto insignia en materia energética de la Cuarta Transformación (4T) destacan varios aspectos relevantes que dejan entrever que Dos Bocas puede convertirse en un capricho muy caro.

Preocupa el costo

La primera señal es que el costo de la séptima refinería en construcción ya excedió el presupuesto que se habían planteado inicialmente. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, prometió que no se rebasaría el tope de 8 mil millones de dólares e incluso aseguró que al estar administrada por su dependencia y por Petróleos Mexicanos (Pemex) la cifra podría ser mucho menor.

No obstante, Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, reveló el año pasado durante su comparecencia ante la Cámara de Diputados que al proyecto se le inyectaron 900 millones de dólares adicionales, es decir 11% superior a lo contemplado.

En su defensa, la funcionaria zacatecana respondió en su encuentro con los senadores que la bolsa de recursos creció, ya que se amplió el alcance de la refinería al integrar al plan “un ciclo combinado, el acueducto del Río González, el gasoducto de cactus hacia Paraíso y una monoboya en el sitio”. Por tal motivo el costo total de la refinería ascenderá a 8 mil 919 millones de dólares.

Para Rosanety Barrios, analista independiente de energía, nada hará que el mandatario cambie de opinión sobre Dos Bocas; y lo que considera más preocupante es que no es posible comprobar si el proyecto será viable en el largo plazo.

“La construcción de una refinería, que ya era cuestionada incluso desde antes de la pandemia, no es negocio para México porque estamos invirtiendo en un proyecto muy costoso que no tiene reglas claras y existen otros temas más urgentes que se deben atender en el país”, detalla.

Irregularidades millonarias

La polémica en la construcción de la obra regresó al debate público tras la publicación del último reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en febrero de 2021.

En el análisis relativo a Dos Bocas, el organismo encabezado por David Colmenares detectó irregularidades por 75.5 millones de pesos en la construcción correspondientes a pagos no aprobados entre el volumen de material y servicios relacionados con el monto asignado en 2019.

Además, la ASF encontró que el proyecto comenzó a edificarse cuando no se contaba con la información técnica suficiente, debido a que se ignoró el riesgo de inundación y erosión del terreno donde actualmente se realizan las obras.

En respuesta, el presidente López Obrador, al igual que la secretaria de Energía, Rocío Nahle, aseguraron que el organismo “exageró” y negaron el contenido de los informes.

Otra señal que preocupa es si el dólar se fortalece. Especialistas del sector coinciden en que el costo de Dos Bocas se dispararía entre 20 y 35 por ciento.

Transición cuestionable

Arturo Carranza opina que el proyecto ha sido muy cuestionado porque, mientras el mundo transita hacia las energías limpias, México apuesta a producir fósiles.

La refinería, que será la más grande en el país, se construye en el estado natal del presidente López Obrador; lugar que experimentó un rápido crecimiento durante los 70 y 90, gracias al dinamismo de la actividad petrolera. 

Hoy, el escenario dista de esos años de gloria; con el declive en la producción del oro negro a nivel mundial, el gobierno morenista mantiene una deuda social; esta se acumuló por los daños ambientales en la zona.

¿Gobierno tiene un plan?

El plan de esta administración es que México se encamine hacia su autosuficiencia en la producción de gasolinas; y con ello los consumidores se beneficien de precios más accesibles para su bolsillo. Un reto nada sencillo.

Erick Sánchez Salas, de la firma IHS Markit, manifiesta que el camino no es construir una refinería dadas las condiciones del mercado internacional.

Para leer el reportaje completo y profundizar sobre otro temas de actualidad, consulta la edición de abril de Energía Hoy. Disponible en el siguiente link:

►5o EMPRESAS PILARES DEL SECTOR ENERGÉTICO

 

(Visited 3,063 times, 1 visits today)
Compartir
Close