Escrito por: Alternativas, RSE, Sustentabilidad

Ecolab: ahorro de agua en la producción de cerveza

Desde el cultivo de grano hasta su embotellado, la elaboración de cerveza utiliza unos 180 litros de agua. La adopción de tecnología en los procesos de lavado, desinfección y prevención de la generación de biofilm, representa un ahorro de $27,000 dólares al año en una sola planta.

México es uno de los principales productores de cerveza y máximo exportador a nivel mundial, por encima de países con tradición cervecera como Alemania o Irlanda.

La producción de esta bebida requiere amplios volúmenes de agua en su proceso. Sin embargo, existen soluciones para ahorrar el vital líquido.

Como parte de la conmemoración del Día Mundial de la Cerveza (próximo 5 de agosto), Ecolab, líder mundial en soluciones y servicios de agua, higiene y prevención de infecciones, invita a reflexionar sobre esta industria y promover la producción sustentable de cerveza.

Se estima que cada litro de cerveza requiere de 3 a 5 litros de agua (según su método de producción y la variedad de cerveza que se trate). De acuerdo con World Wildlife Foundation, todo el proceso de producción involucra unos 180 litros de agua, desde el cultivo del grano hasta el lavado de las botellas donde se envasa.

Cerveza, producción con menos agua

Jesús Riezco, director de la División Nalco Water de Ecolab, asegura que es posible mantener los niveles de producción de cerveza además de su inocuidad, pero con un consumo de un tercio de agua de lo que se utiliza actualmente.

“Aunque la cerveza no es la bebida que más consume agua para su producción, sí es factible reducir su utilización en la parte que tiene que ver con la limpieza, lavado y desinfección de botellas y equipos de envasado”.

Uno de los principales retos de las embotelladoras es la generación de biopelícula (ensuciamiento microbiano). Es una capa de residuos que se crea a partir de la cerveza que se derrama en el proceso de llenado. Es un ambiente idóneo para que bacterias y microorganismos crezcan y se reproduzcan. Esto puede comprometer la inocuidad del producto y cuya limpieza significa mayor consumo de agua y la detención de las operaciones del equipo para realizar el proceso de lavado. Es decir, tiempos muertos en producción que se traducen en pérdidas.

“Ante eso es necesario un programa que mantenga un buen control microbiológico sobre las superficies dentro de la llenadora y así disminuir los paros de producción, que no sea agresivo para sus equipos”.

Eficiencia y control

A través de la implementación de un programa que integra las tecnologías de control y monitoreo 3D TRASARTM con la generación electroquímica de una solución desinfectante de alta pureza, aplicada mediante un sistema de aspersión secuenciada y automatizada para disminuir los paros de producción, se logra la aplicación de dosis precisas que no generan residuos. Se disminuyen subproductos químicos y controla la  generación de biopelícula para mejorar la eficiencia de la línea de producción. Se traduce en ahorros de $27,000 dólares por año en una sola planta, que proyectado a los equipos restantes genera un ahorro equivalente a $621,000 dólares, en una embotelladora que es cliente de Nalco Water, ubicada en la ciudad de Orizaba, Veracruz.

Riezco concluye:

“Estas soluciones impactan en el ahorro de recursos y la reducción de costos, lo que contribuye a ser más sustentables desde una perspectiva medioambiental, sin olvidar la inocuidad de lo que se produce y la satisfacción de los consumidores como punto primordial. Seguiremos trabajando en el diseño de este tipo de soluciones disruptivas para optimizar los procesos de nuestros clientes y alcanzar los objetivos conjuntos de sustentabilidad”.

TAMBIÉN LEE Smart Water para mejor calidad del agua en Tekax, Yucatán

(Visited 90 times, 1 visits today)
Compartir
Close