Escrito por: 360°, David Madrigal, Opinión

Niño hace la rueda de carro; el político, una rueda de prensa

pobreza-opinión

La siguientes es una reflexión por parte del autor sobre la pobreza y el gasto estratosférico de la clase política en México. Un dilema ético latente

David Madrigal
Ingeniero en energía y desarrollo sustentable

Es sábado por la noche, mejor dicho ya es domingo. Voy de camino a casa después de una reunión por el cumpleaños de mi mejor amigo. Llevo minutos conduciendo, las avenidas están vacías y el semáforo marca rojo, me toca estar hasta el frente antes de girar en dirección a la calle que me conducirá a casa, decido detenerme, en las noches suelo seguir de largo por seguridad, pero hoy paré.

Frente a mí aparece un niño de unos cinco años, está sólo, pone sus manos sobre el asfalto mojado y gira haciendo una suerte de gimnasia. Yo volteo la cabeza de lado a lado buscando a su responsable y no aparece nadie, me quedo helado. Mi acompañante y yo damos una moneda y seguimos nuestro camino.

TE PUEDE INTERESARSÓCRATES, REPENSAR EL CONSUMO PARA SER SUSTENTABLES

Estas imágenes suelen pasar en segundos, pero siendo sincero llegan a acompañarme por semanas o épocas enteras. ¿Qué hace un niño solo a esa hora? ¿cuándo habrá sido su última comida? ¿por qué? ¿estudiará algo algún día? ¿cómo puedo ayudar? Es el mes de la independencia y muchos de nosotros estaremos celebrando la “libertad” de la nación, cenando y brindando, con los lindos escenarios que caracterizan al país y degustando lo mejor de la comida que da esta tierra. ¡Viva México, cabrones!

Aunque no todos tendremos esa oportunidad, lo que me lleva a mencionar al segundo actor de este breve relato. Camino a la oficina, escuchando la radio, o en la casa tomando el café antes de salir, veo en el noticiero a un político diciendo cuándo y cómo es que todo estará bien, que él tiene la solución, mueve las manos en el aire confiado de lo que dice.

El 2021 fue un año electoral que costó poco más de 26 mil 819 millones de pesos, ese fue el presupuesto autorizado para el Instituto Nacional Electoral, este ejerce entre 70 y 73 de cada 100 pesos aprobados para la organización de las elecciones y el resto es distribuido entre los distintos partidos políticos.

TE PUEDE INTERESARCAMBIO CLIMÁTICO ¿UN INVENTO DEL SER EN BUSCA DE SENTIDO?

Algo está mal, estos son los datos
En México se contabilizaron 55.7 millones de personas en situación de pobreza en 2020. A nivel mundial, para 2021, más de 700 millones de personas viven en situación de extrema pobreza. Eso significa que uno de cada 10 individuos en el mundo tiene dificultad para satisfacer las necesidades más básicas, como salud, educación y el acceso al agua.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México mueren cada año aproximadamente 8 mil 500 personas a causa de la desnutrición, de ellos, un promedio de 850 tenían menos de cinco años de edad. Además cerca de 10% de la población mexicana no tiene acceso al agua potable. A nivel mundial todavía mueren cerca 2 millones 800 mil niños al año por causas que tienen que ver con la desnutrición.

El modelo económico falló, es nuestro, nosotros fallamos. Las soluciones funcionales son técnicas no políticas.

El mes pasado se retiraron las tropas estadounidenses de Afganistán. La guerra de casi dos décadas le ha costado a Estados Unidos 2.26 billones de dólares, a nosotros un solo año de elecciones 26 mil 819 millones de pesos. La Ciudad de México tira a la basura cerca de 13 mil toneladas de comida cada día. El problema no es el dinero, las energías limpias existen desde hace siglos, los coches eléctricos desde el siglo XlX. Las soluciones técnicas para que vivamos en lugar de que sobrevivamos la han tenido los ingenieros, específicamente los técnicos, desde hace décadas.

Dejemos de jugar a la gimnasia
Es momento de replantear un modelo fallido. Hoy la atención debe estar puesta con un enfoque humanista-ingenieril, en las soluciones y no en los discursos de la mañana. Si seguimos dando vueltas a media noche nos podemos lastimar, si nos mantenemos asignando presupuestos y apuntando al aire, no haremos más que espantar supuestos.

Juguemos a ser niños chiquitos
Recuerdo cuando era niño y quería ponerme capa y salvar el mundo, también recuerdo que no jugaba solo, no era el único que tenía ese anhelo. Suena como una tarea titánica, pero si llegaste hasta acá es porque igual que a mí te gustan los retos.

Ya no pidas descuentos, no busques obtener más dando menos, no esperemos que nadie nos salve o nos lleve a otro lugar. Decidamos dónde estamos, con lo mucho o poco que tenemos, caminemos la milla extra. Demos la mano en lugar de meter el pie. Dicen por ahí esos que nada solucionan “la información es poder”, compartámosla entonces, nivelemos el piso, demos un poquito a los que no tienen ni eso. Pensemos y actuemos diferente y las cosas serán como queremos que sean.

TE PUEDE INTERESARELECTROMOVILIDAD: LA RESPUESTA ESTÁ EN LOS NÚMEROS

(Visited 106 times, 1 visits today)
Compartir
Close