Escrito por: Automotriz, Reciclaje, RSE

Conoce 6 materiales reciclados de Audi sin perder calidad

materiales reciclados de Audi

Los materiales reciclados de Audi son utilizados para algunos componentes de modelos como el A3, e-tron GT, Q8 Sportback e-tron, Q4 e-tron y el A4, reduciendo los recursos y garantizando un ciclo cerrado, eficiente y sostenible

Reciclar: el fin como un nuevo comienzo

El principio de reciclado abarca las medidas que afectan a la producción de un vehículo y a la fase posterior al final de su vida útil, si ya no es posible la reutilización del vehículo o de sus componentes individuales. La idea es reutilizar la mayor cantidad de materiales posibles, preferiblemente de vehículos al final de su vida útil, como materiales secundarios, eliminando así prácticamente el downcycling.

El downcycling se refiere a los casos en los que la calidad de un nuevo producto fabricado con materiales reciclados es inferior a la del producto original. Audi tiene como objetivo evitar esta espiral descendente de la calidad de los materiales.

Enfoque doble para el reciclaje

La recuperación de materiales secundarios de vehículos al final de su vida útil o fase de utilización (reciclaje al final de su vida útil). Estos vehículos se desmontan primero en sus componentes individuales, lo que permite la remanufactura de las materias primas usadas, idealmente sin pérdida de calidad.

El uso de materiales secundarios en el proceso de producción de vehículos nuevos es muy importante. El objetivo es utilizar materiales secundarios siempre que sea técnicamente factible y tenga sentido desde el punto de vista ecológico y económico, de nuevo sin pérdida de calidad.

La compañía se centra en los materiales y componentes con el mayor impacto inmediato. Esto incluye aluminio, acero, plásticos, vidrio y componentes de baterías de alto voltaje.

Acero

Como parte de la “Estrategia de Economía Circular” de Audi, buscan aumentar continuamente la proporción de materiales reciclados en los diversos componentes de sus vehículos. Por primera vez, Audi está utilizando chatarra de acero reciclada de productos utilizados por los consumidores finales (reciclados posconsumo) para producir un componente de carrocería, comenzando con el Audi Q6 e-tron. El material se utiliza para producir todas las variantes del exterior del techo y proporciona un primer vistazo de cómo se utilizará la chatarra de acero posconsumo en las futuras generaciones de vehículos.

Aluminio

Además de mantener los materiales secundarios posconsumo en un circuito cerrado, también se reciclan los materiales postindustriales. El objetivo principal en este sentido es reducir las emisiones de CO2. Con el Circuito Cerrado de Aluminio lanzado en 2017, Audi está demostrando el manejo responsable del aluminio. Los recortes de chapa de aluminio producidos en el taller de prensado se devuelven al ciclo del material. Al reciclar los residuos de aluminio de esta manera, la empresa utiliza hasta un 95% menos de energía para producir aluminio de lo que sería necesario para el aluminio primario.

Plásticos

Generalmente, los vehículos modernos contienen más de 200 kilogramos de diversos plásticos y compuestos plásticos. Con el proyecto PlasticLoop, Audi y el fabricante de plásticos LyondellBasell han establecido por primera vez un proceso que utiliza un material reciclado obtenido a partir de residuos plásticos mixtos automotrices a través del reciclaje químico en la producción en serie.

Para el Audi Q8 e-tron, la compañía utiliza componentes relevantes para la seguridad producidos con un proceso de reciclaje. Por ejemplo, las fundas de plástico para las hebillas de los cinturones de seguridad. El tipo de reciclaje utilizado aquí es otro proceso además del reciclaje mecánico y físico: el reciclaje químico. La marca de los cuatro aros se ha asociado con el Instituto Fraunhofer para investigar el reciclaje químico en un proyecto piloto, cuyo primer paso descompone el plástico con disolventes. Varios pasos adicionales del proceso y el secado dan como resultado un granulado de plástico de alta pureza con calidad de producto nuevo.

Vidrio

Junto con Reiling Glas Recycling, Saint-Gobain Glass y Saint-Gobain Sekurit, Audi ha demostrado con su proyecto GlassLoop cómo los ciclos de materiales se pueden incluir en la producción en serie. Las empresas asociadas y Audi probaron cómo producir nuevos parabrisas a partir de cristales defectuosos. Desde septiembre de 2023, los parabrisas fabricados con material reciclado se utilizan para la producción en serie del Audi Q4 e-tron. Donde se utiliza vidrio fabricado con hasta un 30% de materiales reciclados procedentes de cristales de automóviles dañados para los parabrisas. En cooperación con sus empresas asociadas, Audi es el primer fabricante de automóviles premium en establecer un ciclo de vidrio de este tipo.

Baterías

En todo el Grupo, Volkswagen AG está trabajando en un concepto de reciclaje de baterías. Volkswagen también está explorando asociaciones estratégicas con numerosos actores en la cadena de valor de las baterías para cerrar el círculo de manera integral para el Grupo. El objetivo es la recuperación industrializada de materias primas valiosas como el litio, el níquel, el manganeso y el cobalto en un circuito cerrado, además de aluminio, cobre y plástico. Con este fin, Volkswagen Group Components inauguró a principios de 2021 la primera planta piloto del Grupo para el reciclaje de baterías de alto voltaje en la planta de Salzgitter.

Reciclaje de vehículos al final de su vida útil

Con el proyecto conjunto MaterialLoop, Audi dio los siguientes pasos hacia el cierre de los ciclos de materiales en 2022 y 2023. Junto con 15 empresas asociadas de los sectores de investigación, reciclaje y suministro, la marca de los cuatro aros investigó la reutilización de materiales posconsumo de 100 vehículos al final de su vida útil para producir nuevos vehículos. La atención se centró en probar la reciclabilidad del acero, el aluminio y el plástico.

Los vehículos al final de su vida útil contienen una variedad de materiales mixtos que primero deben separarse y remanufacturarse en pasos sucesivos que requieren mucho tiempo, como el desmantelamiento, la trituración y la reclasificación (lo que se conoce como tecnología posterior a la trituración). El proyecto piloto probó la viabilidad técnica de este bucle y tuvo éxito: a través del proyecto, Audi pudo reutilizar más del 60% del aluminio y más del 85% del acero obtenido de los vehículos al final de su vida útil para la producción de vehículos nuevos.

LEER MÁS → Postura de la AMDEE ante emergencia eléctrica

 

(Visited 82 times, 1 visits today)
Compartir
Close