Escrito por: ABC Energético, Opinión

El reto del sistema eléctrico frente al  nearshoring


2023 ha presentado desafíos sustanciales para México en su intento de consolidarse como un destino estratégico para el nearshoring… La infraestructura eléctrica y la de servicios en general desempeñan un papel crítico en la toma de decisiones de las empresas que buscan reubicarse

Erika Ramírez
Analista Sr. de Operaciones en Acclaim Energy México

En los últimos meses hemos recibido una gran cantidad de información y noticias sobre la oportunidad económica que tuvo y tiene México gracias a su proximidad geográfica con la economía más grande a nivel mundial, y la serie de conflictos comerciales que se han desatado entre Estados Unidos y China.

Como resultado de la tensión comercial que poco a poco ha dejado una marca indeleble en la economía china, algunas de las empresas con operaciones en este país han replanteado sus estrategias comerciales; buscando migrar a países que ofrezcan un entorno regulatorio estable, políticas comerciales y de aranceles atractivas; acceso a cadenas de suministro eficientes, personal calificado e infraestructura de servicios que soporten adecuadamente sus operaciones.

Según los datos publicados por el International Monetary Fund (IMF) a través de la base de datos World Economic Outlook, en 2022 y 2023, China ha reducido el volumen de exportación de bienes en un 3.3 y 2.2% respectivamente. Estos datos sugieren que, efectivamente la tensión provocada entre estas dos grandes economías está desacelerando el ritmo de crecimiento en la exportación de China. Las industrias que han buscado retirar su operación pertenecen principalmente al sector manufacturero, automotriz y textil.

Dicho lo anterior, es imperativo cuestionar si México ha logrado no solo captar la atención de estas empresas en busca de nuevos destinos, sino también retenerlas y ofrecer un entorno que cumpla con sus expectativas y necesidades operativas.

En ese sentido, México ha adoptado una postura proactiva en la facilitación del comercio exterior mediante la implementación de políticas que fomentan la apertura y la competitividad, en donde se han establecido y fortalecido tratados de libre comercio con diversas naciones, consolidándose como un actor clave en el escenario internacional del comercio.

En el ámbito fiscal, el gobierno mexicano ha buscado implementar estrategias que no solo sean favorables para las empresas locales, sino que también atraigan la inversión extranjera. Esta labor se ha reforzado recientemente, a través de decretos que permiten a las empresas realizar estrategias fiscales que incluyan la depreciación acelerada de inversiones por nearshoring a lo largo del territorio nacional para ciertos sectores estratégicos, en donde destacan el electrónico, eléctrico, automotriz, médico, farmacéutico y alimenticio, como parte del plan para posicionar al país como un destino atractivo para estas empresas.

Como resultado del esfuerzo, de acuerdo con las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2022 nuestro país incrementó el valor de sus exportaciones en un percentil de dos dígitos en comparación con las del del año anterior. Cabe resaltar que, este número pudiera estar fuertemente influenciado por el drástico declive que se experimentó en el valor de las exportaciones en 2020, motivado por el COVID-19; pero, de acuerdo con los aumentos anuales presentados previo a la pandemia, el 2022 sí tuvo un crecimiento destacable.

A pesar de los esfuerzos sostenidos, 2023 ha presentado desafíos sustanciales para México en su intento de consolidarse como un destino estratégico para el nearshoring. Estos desafíos se manifiestan de manera clara en las cifras recientemente publicadas por el Inegi. Los datos revelan un incremento moderado del 3.4% en el valor de las exportaciones totales en comparación con el año anterior. Esta tasa de crecimiento, aunque positiva, indica una expansión más moderada de las exportaciones mexicanas en un entorno global marcado por la búsqueda activa de alternativas a la producción en China.

Los retos para México se entretejen con factores como la falta de infraestructura de servicios de agua, energía, combustibles y carreteras, y que, aunque el país persiste como un destino atractivo, se enfrenta a obstáculos que requieren una atención estratégica para mantener y fortalecer su posición en la escena internacional.

La infraestructura eléctrica y la de servicios en general desempeñan un papel crítico en la toma de decisiones de las empresas que buscan reubicarse. Aspectos como la capacidad de generación, la robustez de la red de transmisión y distribución, y la disponibilidad de energía renovable para cubrir los compromisos de sostenibilidad internacionales, son factores clave que influyen en la competitividad de un país como destino de inversión.

México ha experimentado un crecimiento económico significativo en las últimas décadas que ha dado como resultado un aumento en la demanda de energía eléctrica. Sin embargo, la capacidad de generación y la infraestructura de redes de transmisión y distribución enfrenta desafíos en términos de modernización y expansión para satisfacer las crecientes necesidades del sector industrial al no haber evolucionado al mismo ritmo.

Durante 2023, y principalmente durante los meses de verano, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) reportó en diversas ocasiones un estado de alerta por periodos que superaron las 2 horas, por la alta demanda de energía registrada por parte de los consumidores, lo que resultó en apagones registrados en diversas regiones del país. Esto reitera para las empresas un riesgo en sus operaciones, que muchas de ellas no estarán dispuestas a tomar.

Lamentablemente los números demuestran que, a pesar de su cercanía con Estados Unidos, México no ha logrado atraer y retener las expectativas de crecimiento que se han venido planteando por esta oportunidad y que, conforme pasen los años, será imperativo que el país refuerce y expanda su infraestructura de servicios, comunicación y transporte; para superar los desafíos actuales y posicionarlo como un líder en la economía global del nearshoring.

A pesar de estos desafíos, México no debe pasar por alto el gran potencial que tiene para ofrecer innumerables beneficios a las industrias. La implementación de estrategias fiscales y de desarrollo específicas para sectores estratégicos resalta un esfuerzo proactivo por parte del gobierno mexicano. Para mantener y fortalecer su atractivo como destino de nearshoring, las instituciones públicas y privadas debe enfocarse en la inversión continua en infraestructura y en anticipar las demandas futuras del mercado global.

En Acclaim Energy México estamos listos para ofrecer estrategias sólidas e integrales para el suministro eléctrico que le permita no solo acceder a energía limpia, sino también competitiva. Contáctenos a través de nuestra página en donde podrá solicitar una consulta con uno de nuestros especialistas.

LEE TAMBIÉN: Impulsa AgroTech México al sector agrícola nacional con tecnología y sostenibilidad

(Visited 407 times, 1 visits today)
Compartir
Close