Escrito por: Opinión, Ramsés Pech

La educación en México sin energía

México

En el último informe de Centro Nacional de Estadísticas Educativas (NCES), se indica que, Luxemburgo tiene el gasto más alto en educación por estudiante equivalente a tiempo completo de alrededor de 570 mil pesos; Estados Unidos de 340 mil, Canadá de 280 mil y México de 65 mil pesos

Ramsés Pech

Grupo Caraiva – León & Pech Architects

Hoy, el mundo está cambiando hacia un nivel de educación generalizado globalmente, uno el que se supondría que la mayoría de las personas en una sociedad debieran tener. Anteriormente, en el siglo pasado, con el simple hecho de terminar la Primaria bastaba; y ahora ya ni le Secundaria, es suficiente para tener un muy buen empleo. Actualmente se requiere tener una mejor especialización técnica y de razonamiento del porqué de las cosas.

Muchos países han entendido que, la base de la educación es la Primaria y Secundaria; pero no es lo necesaria para que una persona sea parte de una economía en crecimiento. Ante la evolución de la tecnología y su incorporación a todos los sectores en que la población económicamente activa (PEA) interactúa, los estudiantes de estos niveles deben cambiar la forma en cómo transfieren el conocimiento. En muchas décadas, ha sido el memorizar, y dar por hecho que lo comunicado es así. Es necesario que los estudiantes cuestionen el todo, para comprender cómo pueden aplicar lo aprendido en su vida cotidiana y en lo futuro.

Uno de los principales problemas en cada país tiene que ver con cuánto recurso financiero destinan por alumno en forma anualizada para la educación a nivel primaria/secundaria. En el último informe de Centro Nacional de Estadísticas Educativas (NCES), se indica que, Luxemburgo tiene el gasto más alto en educación por estudiante equivalente a tiempo completo, de alrededor de 570 mil pesos; Estados Unidos de 340 mil, Canadá de 280 mil y México de 65 mil pesos. Las naciones han comprendido que la inversión debe ser de mayor proporción en este nivel de educación.

Actualmente en México existen 18.8 millones de personas en primaria y secundaria. Pero hay 18.3 millones que no tienen acceso a estudios de nivel bachillerato o superior. Hoy día, muchas personas terminan hasta la secundaria y no pueden continuar sus estudios ante la percepción de una menor cantidad de ingresos por familia. ¿De qué sirve tener mucha población con conocimiento básico?

En México, el gasto que se realiza en educación referente al Gasto Programado del Sector Público, hasta el 2018 representaba alrededor del 18 % del total; y en 2023 se tuvo una contracción del 3 por ciento. Lo anterior significa que, la educación no está siendo la prioridad. Recordemos que, del total de matriculados, el 90% está bajo la tutela de la educación pública.

Existen alrededor de 61 millones de personas en México que pueden tener acceso a la educación, pero solo el 54 % está en las aulas. En el mediano y largo plazo tendremos desventajas en torno al nivel educativo de las personas mexicanas ante el incremento de inversiones por el nearshoring; y en donde ciertas plazas deberán ser cubiertas por gente extranjera.

Revisando del 2010 a 2023 sobre la matrícula en México, podemos observar que, de acuerdo con datos del Inegi, la matrícula solo ha crecido un 0.94%; pero el gasto en la educación aumentó en un 81 por ciento. La primera pregunta que hay que hacer: si han aumentado los recursos a la educación, ¿por qué no ha aumentado la matrícula? La población ha crecido un 15% en este periodo, esto significa que entre el 10 y el 14% de los nuevos nacidos no tendrán acceso a la educación.

En el periodo evaluado en los últimos 13 años, la matrícula en primaria descendió un 5%, pasando de 14.79 a 13.34 millones; el descenso mayor fue en el ciclo escolar 2015/2016. Este efecto alcanzará al nivel secundaría en el mediano plazo, y en el largo plazo tendremos menores personas en bachillerato y, por ende, en Superior. Estos dos últimos rubros han crecido un 3 por ciento.

La realidad del corto plazo: tendremos un mayor número de población dentro de la PEA, ante el incremento de ciertas inversiones que habrá en el sector secundario. Esto significa que, necesitamos un mayor número de personas que no solo terminen la secundaria o bachillerato, para que así puedan asegurar un salario digno; debemos tener técnicos o profesionales especializados para reforzar a este sector. En el caso de no hacerlo, y de acuerdo con los datos observados, tendremos un mayor número de gente de fuera del país llegando con mejores salarios comparados que el de los mexicanos en los mismos puestos.

Además, vemos que hay un mayor número de alumnos que no son matriculados. Lo anterior se deriva del fenómeno en donde las familias “no tienen la misma cantidad de ingresos para el hogar”. Esto último ocurren por dos variables arraigadas en los últimos años: los salarios no han aumentado en el número de veces por día, considerando al salario mínimo como referencia; y los miembros de las familias son contratados con menores sueldos.

Del total de la PEA de 2018 de 8.59 millones que ganaban un salario mínimo, hoy son alrededor de 19.12 millones. Además, dentro de los inscritos al seguro social, de entre 6 y 7 de cada 10 ganan hasta dos salarios mínimos. Este cambio significa que, los que están en secundaria o bachillerato deben dejar de estudiar para poder trabajar e integrar mayores recursos al hogar. A esto, adicionalmente tenemos la salida de miembros de la familia para migrar a otros países, principalmente a Estados Unidos; y en tanto el migrante consigue adaptación, algún miembro de la familia deberá dejar de estudiar y, por lo regular, son los que están en bachillerato.

La gente no puede tener mejor conocimiento si no tiene dinero para apoyar a sus hijos para que estudien y tengan un mejor beneficio. Hoy dependen de la educación pública, pero, al parecer, esta no es tan eficaz. La realidad es que de los pocos que tienen la oportunidad de una educación superior, muchos deciden migrar a fuera de México, debido a que no existe un salario adecuado para tener un beneficio económico para su hogar y recuperar la inversión hecha, ya que algunos deciden invertir en la parte privada en su educación.

El mayor problema que tendrá México a partir del 2024 será que, si el nearshoring se lleva a cabo, como se ha prometido por los inversionistas, no se tendrán los suficientes profesionales que puedan crear productos terminados en energía, minería, construcción o manufactura; debido a que esos sectores no necesitan más individuos que aporten manualmente para seguir procedimientos o procesos; más bien sino de debe pensar en cómo mejorar estos procesos, adaptando o utilizando la tecnología.

Entre mayor gente exista en este sector, mayor demanda de servicios se requerirían, los cuales deberán cubrirse por el sector terciario; y al haber más demanda, el sector primario deberá cubrir las necesidades de alimentos para la PEA.

La educación primaria/secundaria es la base una economía de un país. En el siguiente enlace, se tiene una explicación con datos sobre la educación en México: https://youtu.be/AE3gUupbSKI?si=ebMbkqn0CVYnN8Ht

LEE TAMBIÉN: Conoce Smart Solar: solución tecnológica y financiera para instalaciones fotovoltaicas

(Visited 167 times, 1 visits today)
Compartir
Close