Escrito por: Automotriz, Opinión, Ramsés Pech

La industria manufacturera automotriz de México, ficción o realidad

México

Hay que dejar en claro que, México no es potencia tecnológica solamente por tener marcas con tecnología propia. Somos simplemente manufactureros y un trampolín logístico para empresas de otros países, para que puedan penetrar al mercado de las barras y las estrellas

Ramsés Pech

Grupo Caraiva – León & Pech Architects

El sector manufacturero automotor de vehículos ligeros en México está por tener una gran transformación, ante la aún mayor entrada de marcas que se están asentando o están por establecerse en los próximos años en el país, para el ensamblaje de su tecnología; y cuyo objetivo, es reducir los costos logísticos de envío de unidades a nuestro socio comercial, Estados Unidos.

Hay que dejar en claro que, México no es potencia tecnológica solamente por tener marcas con tecnología propia. Somos simplemente manufactureros y un trampolín logístico para empresas de otros países, para que puedan penetrar al mercado de las barras y las estrellas.

La nueva propuesta emitida en abril, indica que los motores a partir del 2027 permitirán solo 85 gramos de CO2 por Km; y del 2032 en adelante, no más de 45 gramos. Esto significa una reducción de un 45%; lo que limitará desde el 2033 la exportación de carros hacia EU por parte de México, si las marcas ensambladoras quieren mantener su penetración.

Debido a que, al colocar más rígidas los requisitos del motor con base en las emisiones propuestas, y en el aumento en porcentaje de las ventas de carros eléctricos, muchos países tendrán una gentrificación de su manufactura; y esta dependerán si existen las condiciones para que hallan inversiones que modifiquen a las plantas manufactureras, en función de las inversiones directas que sean permitidas por políticas públicas acordes a los cambios venideros.

Porque el sector manufacturero automotor debe poner a evaluar y debe proponer cambios radicales a las marcas que están en nuestro país, debido a que, del 2005 a 2023 (abril):

  • Las exportaciones de productos manufacturados automotrices hoy día tienen un acumulado de alrededor de 1.8 billones de dólares; los cuales han representado del total de las exportaciones realizadas por México entre el 30 y 35% en forma anualizada. Este dinero representa un soporte para la nación, debido a que, en el caso de no tener esta industria que se incrementó a raíz del TLCAN, el déficit comercial sería mucho mayor del que tenemos actualmente.

  • De acuerdo con datos del Inegi, existen un total de 13 marcas de vehículos ligeros que tienen sus centros de producción en México. El acumulado total de la manufactura ha llegado a los 52.2 millones de unidades producidas en 15 años.

La marca de mayor producción ha sido General Motors con 11.4 millones de unidades; seguida de Nissan con 10.90 millones y en tercero, Volkswagen con 7.6 millones.

  • El total producido por las marcas de vehículos ligeros en México, entre el 80 a 88% de la producción son exportados; y el resto queda en el mercado mexicano para sus ventas e inventarios.

Las marcas de EU exportan entre el 90%; las asiáticas el 82%, y las europeas el 90% del total producido en México. Nissan es la que menos exporta, con 73%, y Toyota la de mayor exportación con 93%.

  • El total de vehículos ligeros exportados del 2005 a 2023 (abril), el 74% (32 millones) ha sido enviado a EU. Manufacturamos la tecnología de las empresas de este país, y somos el puente para que otras marcar puedan penetrar a este mercado.

  • El promedio de marcas que venden automóviles ligeros se ha mantenido entre 25 a 30%, y en el 2022 ha llegado a un 36% para el consumo en el mercado mexicano.
  • El total de ventas realizadas en los últimos tres y medio lustros, ha sido de 20.8 millones de unidades de vehículos ligeros; a un promedio de 1 a 1.3 millones en forma anualizada. Las ventas más altas se dieron 2016, con 1.6 millones de unidades. La tendencia del 2017 a 2019 fue a la baja. De 2021 a 2022 se dio una recuperación, pero no al ritmo deseado. En 2023 posiblemente se llegue a vender entre 1.1 a 1.3 millones de unidades.

  • La marca que ha acumulado un mayor número de ventas en el mercado mexicano en los últimos 15 años ha sido Nissan, con 4.6 millones de unidades de vehículos ligeros; seguida de General Motors con 3.8 y Volkswagen con 2.5 millones.

  • En 2022 vendieron alrededor de mil 095 millones de unidades, y quien lideró las ventas en este año fue Nissan con el 15.43%; seguida de General Motors con 15.08%, y en tercero Toyota con el 8.80 por ciento.

Ante la información anterior, queda confirmado que: México es un país manufacturero de vehículos ligeros. ¡Nada más!

Entonces, podemos considerar que el nearshoring debería ser aprovechado con el nuevo T-MEC, pero cambiando lo realizado con el anterior tratado; o continuaremos siendo manufactureros de tecnologías de otros países, para ser el puente de otros mercados.

La realidad, cualquier industria de esta índole siempre busca el poder reducir costos, empezando por la mano de obra; seguida de la energía necesaria para producir vehículos, seguida de una armonía entre el riesgo país y normas establecidas dentro de los diferentes mercados que influyen en la cadena de valor en la producción; y en el último, tener una logística que permita reducción de tiempos de entrega dentro de la cadena de producción, hacia el envío del producto final al mercado de consumo objetivo.

En México estamos empezando al revés, al tratar de ser atractivos a este mercado, estableciendo al decir: “que tenemos una mano de obra barata, y estamos cerca del mercado de mayor consumo de unidades de vehículos ligeros”.

La industria manufacturera está cayendo en el orgullo mercantil, y está olvidando que: al tener un acuerdo comercial, y a donde hemos visto diferentes controversias sobre el pago de la hora de un obrero, y la formación de asambleas de sindicatos, a lo cual esté acorde con lo establecido en EU y Canadá; buscando una homologación entre todos los países, y que no cause una ventaja competitiva en este rubro. Se deben cumplir con los acuerdos entre todas las partes de los términos y condiciones establecidas, no perdamos el foco.

Estar cerca de EU es una ventaja, pero a la vez, dentro del país no hay una certeza en la logística de cumplir con los tiempos, ante los incrementos de una seguridad en las carreteras a donde transita la mercancía; debido a que, mucho de estas deben de pagar sobre costos en seguridad, bajo una custodia o facilitación, para reducir los tiempos de salida del país de lo producido.

Hoy, el sector manufacturero en general paga entre 3 a 5 dólares la hora, 5 veces menos que en EU y Canadá. Todas las personas que están dentro de esta industria son inscritas al Seguro Social, e incrementan al número de empleos. Las nuevas plazas son ligadas a las marcas que producen bajo un salario tasado, y muchos de la Población Económicamente Activa (PEA), en la cadena de valor de la industria, no ganan igual.

Hoy, hay más inscritos al Seguro Social, pero ganando menos salario, debido a que hoy el 60% de los asegurados ganan máximo dos salarios mínimos. Las PyMEs tienen que competir, para tener un contrato con una marca; reduciendo costos y que son principalmente en las personas, generando empleos mal pagados. ¿Las marcas presionarán a sus proveedores para que den a sus empleados un buen salario?

Muchos vehículos son ensamblados bajo una manufactura cada día de mayor calidad. Hoy, la producción de vehículos ligeros a nivel mundial tiene un concepto comercial de capacitación al empleado, no pensante y el cual es guiado bajo un sentido común de un manual, y de un proceso que cada marca capacita para obtener una línea de producción en tiempo.

Dejemos en claro, México es un país manufacturero y un puente hacia mercados de mayor demanda, a donde las ganancias mayores en pagos de impuestos no son de gran envergadura; al haber tratados que reducen las cargas fiscales y donde la mayor ganancia resulta ser a donde son vendidos los automóviles como un producto final al consumidor. Y dicho consumidor tiene que pagar impuestos por tener su automóvil: financiamiento, mantenimiento, refacciones, impuestos a los combustibles; pago de derechos de placas, licencias de manejo, entre otros costos.

Mucha producción de vehículos ligeros, pero pocas nueces en dinero para México.

LEE TAMNBIÉN: Instalación de H2 verde más grande del mundo iniciará operaciones el 30 de junio

(Visited 148 times, 1 visits today)
Compartir
Close