Escrito por: Opinión

De caviar a frijoles

hidromex

¿Podrán las recientes sanciones a Rusia por parte de la Unión Europea y Estados Unidos volver a disparar los precios de la gasolina y diésel? ¿Veremos de nuevo la inflación desbocada en nuestro país gracias a esto?

Eduardo Piccolo

Analista energético

Derivado de la intervención bélica rusa en Ucrania, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EU) tomaron recientes medidas en contra de Rusia, que ahora incluyen la prohibición de importar diésel ruso; y la fijación de un precio máximo para sus compañías, las cuales no podrán ofrecer servicios de transporte, aseguramiento o financiamiento a terceros países si estos compran los derivados del petróleo ruso por encima del límite establecido por la UE (por ejemplo 100 dólares por barril en el caso del diésel).

Lo anterior significa que, si países como China o India, que son los principales mercados actuales de la producción rusa, compran estos refinados a un precio superior al establecido, las compañías europeas no podrán ofrecer sus servicios.

Si observamos el mercado internacional, el precio promedio del barril de diésel ronda los 125 dólares, lo que significa que el precio máximo establecido por la UE representa un descuento del 20% sobre el precio internacional para el diésel ruso.

Es cierto que el diésel ruso ya tenía un precio inferior al del mercado internacional, que rondaba los 115 dólares por barril; por lo que, incluso a un precio menor, el limite máximo de la UE implica un descuento del 12% en comparación con el precio al que ya se vendía el producto en Rusia. En circunstancias diferentes, esto podría disminuir la utilidad de las refinerías rusas y desincentivar la producción para la exportación.

Sin embargo, en el caso de Rusia, su principal fuente de ingresos proviene de la exportación de derivados del petróleo, incluyendo gas y refinados; en consecuencia, no puede permitirse quedarse sin este ingreso.

Por un lado, Estados Unidos y la UE a partir de febrero, dejaron de importar casi en su totalidad productos refinados provenientes de Rusia. Por otro lado, están tratando de disminuir los ingresos por la exportación de estos productos para desincentivar su venta en terceros países. En el contexto de esta guerra comercial, las sanciones se han impuesto porque la oferta rusa que antes se consumía en Europa y EU, ahora se ha trasladado a India y China; convirtiéndose estas naciones en los principales destinos de las exportaciones rusas.

Por tanto, lo que ha ocurrido es una reorganización de los mercados globales. Sin embargo, si se desincentiva la venta global de Rusia, podría haber cuellos de botella y un aumento inminente del precio de los energéticos

Teniendo en cuenta que los gobiernos de EU y Europa no se pueden permitir otra escalada en los precios, ¿cómo se espera superar la escasez de estos productos? ¿cómo afectará la falta de petróleo ruso al aumento desproporcionado de los precios por falta de oferta?

Dado que Estados Unidos es el país capitalista por excelencia y especialmente con las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina, no puede permitirse una nueva ola de inflación. Por lo tanto, su plan es utilizar a terceros países; especialmente a India, como su nuevo aliado en la refinación del crudo ruso para evitar una escasez de petróleo y una posible escalada en los precios.

Pero si el petróleo es ruso y solo la refinación se hizo en India, ¿qué nacionalidad tiene el producto final?

Tanto para los americanos como los europeos, el barril de diésel o gasolinas producido en India se considera un producto indio; por lo que las sanciones y restricciones no se aplican a este tipo de derivados. Tanto la Unión Europea como EU pueden comprarlos sin tener que fijar un precio máximo, lo que significa que podrán equipararse al precio de mercado.

Además, las refinerías indias podrán generar rentabilidades atractivas a partir de su venta en el mercado internacional.

De hecho, esta operación resultará sumamente rentable, ya que gracias a las sanciones, podrán comprar el crudo ruso a un precio muy por debajo del precio de mercado mundial; que actualmente se encuentra limitado a un máximo de sesenta dólares por barril. Luego, podrán exportar lo refinado a un precio de mercado, lo que les permitirá obtener beneficios significativos.

https://www.neste.com/investors/market-data/crude-oil-prices

Ahí no se acaban los problemas de Rusia, porque la actual bajada en la demanda global de petróleo ha llevado a que los precios del crudo ruso se desplomen hasta los 50 dólares por barril.

La India se perfila como el gran ganador en este acontecimiento internacional, ya que el plan de Estados Unidos y la UE es tener uno o varios aliados intermediarios para la compra del petróleo ruso y evitar que las sanciones desestabilicen los mercados.

Actualmente, India puede comprar el petróleo a precios muy bajos, transformarlo en diésel o gasolina y venderlo a cualquier precio de mercado; satisfaciendo así la demanda de los antiguos clientes rusos.

Lo importante para los países de la OTAN es ahogar a Rusia donde más le duele, y evitar repetir lo que sucedió al inicio de la guerra, cuando Rusia se benefició de la escalada de los precios del petróleo y del gas debido a las sanciones. En este sentido, el uso de intermediarios como India, permitirá a los países de la OTAN mantener una presión constante sobre Rusia y evitar que ésta se beneficie de las sanciones.

Y ¿porqué nos debería de importar en México?

El año pasado, en parte por la guerra en Ucrania y las sanciones a Rusia, vimos en México una subida en los precios del combustible y el gas que ni el “Gas del Bienestar” pudo salvarnos; pero en esta ocasión las cosas son muy diferentes.

Eduardo Piccolo, analista energético.

Las nuevas sanciones de EU y la Unión Europea a Rusia pueden afectar más al país del vodka que una cruda después de una noche de fiesta. No obstante, gracias a la reorganización de los mercados globales, la participación de terceros países y a las políticas mejor planeadas de los americanos y europeos, los antiguos clientes de Rusia pueden obtener los derivados de petróleo que necesitan a precios competitivos; y seguir disfrutando de sus coches sin tener que “andar a pata”.

Debido a la implementación de medidas para evitar una nueva ola de inflación, como el uso de intermediarios como India para la compra de petróleo ruso, se asegura una estabilidad en los mercados sin tener que apretarse el cinturón.

Como conclusión, las sanciones han sido una herramienta efectiva para ahogar a Rusia y evitar que se beneficie de la escalada de los precios de la energía. Y la suma de terceros países a la ecuación permite a los antiguos clientes de Rusia seguir obteniendo los productos que necesitan, sin la necesidad de tener que vender un riñón; y garantiza una estabilidad en los mercados internacionales de petróleo y gas.

Por lo anterior, dudo que haya más dolores de cabeza para los conductores de todo el mundo.

LEE TAMBIÉN: ¿Cómo ahorrar electricidad hoy? Conoce las baterías solares del mañana

(Visited 389 times, 1 visits today)
Compartir
Close