Escrito por: Opinión

Construcción en México: su digitalización es vital para acelerar su reactivación

construcción

La construcción en México fue la tercera, a nivel regional, con la peor caída a raíz de la pandemia; solo después de Perú y Argentina, con una contracción de 15 por ciento

Luis Herrera

Director senior de negocios para Procore Latinoamérica

El 2023 proyecta un mejor panorama para nuestra industria. Y es que diversas organizaciones y actores claves del sector, aunque en distinto grado, perciben condiciones de recuperación luego de meses de incertidumbre e inestabilidad financiera que trajo la contingencia. Por supuesto que estas son buenas noticias para el país, sobre todo para su economía, si tomamos en cuenta el gran aporte que hace la construcción al PIB nacional.

Precisamente, sobre cómo a este rubro, durante el año pasado y después de la pandemia, su lenta reapertura de operaciones y también la inflación lo afectaron, desde Procore realizamos el reporte Industria de la construcción en México: Panorama actual y perspectivas del sector”, en el que recabamos algunos datos dados a conocer por instituciones  y organizaciones especializadas, durante 2022, que evidencian algunas problemáticas y avances que esta actividad tuvo.

Este documento, el primero que hacemos desde y para el mercado mexicano, nació con la idea de no sólo mostrar el contexto que vivió la industria durante el año pasado, si no también, las perspectivas tecnológicas que el sector espera para los siguientes meses; además del avance en su digitalización. A continuación, detallo algunos de los principales datos que presenta el documento.

Lo que trajo la pandemia para la construcción

Hay un dato que resume cómo la contingencia afectó a esta industria: la construcción en el país fue la tercera, a nivel regional, con la peor caída a raíz de la pandemia, solo después de Perú y Argentina; con una contracción de 15%, de acuerdo con Deloitte y su informe anual Global Powers of Construction (GPoC), publicado en 2021.  Sin embargo, hay otros números que evidencian las consecuencias de esta problemática.

Y es que aunque fue considerada una “actividad esencial” por parte de las autoridades, el sector resintió el impacto de las inconsistencias en las cadenas de suministro y el encarecimiento de materias primas. De hecho, todas estas variaciones representaron, en costos de insumos y materiales para la industria, el mayor repunte de los últimos 14 años; tanto así que para finales de 2020, por ejemplo, en estructuras metálicas el alza llegó a un 49 por ciento.

Ante ello y ya durante 2022, luego de que la actividad productiva volvió a un ritmo constante, la construcción tuvo el enorme reto de encaminarse hacia su reactivación. Bajo este panorama fue que el sector público entregó varios proyectos “emblema”, como el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) o parte de la Refinería de Dos Bocas; mientras que, desde el privado, se aceleró la construcción de distintos desarrollos inmobiliarios, naves industriales y plazas comerciales, a lo largo del país.

Situación para este año en la construcción

Cuando realizamos “Industria de la construcción en México: Panorama actual y perspectivas del sector” nos percatamos de los avances que nuestro rubro comenzó registrar durante el año pasado, pero también, de los desafíos que enfrentó al ser una de las actividades con mayor impacto por la contingencia.

Después de que tuvimos listo el reporte, para inicios de 2023, nos dimos cuenta que los retos aún persisten. Y es que de acuerdo con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), la producción de esta industria se encuentra a un 70% en comparación a los meses finales de 2019, es decir, cuando todavía no llegaba la pandemia al país.

Por si fuera poco, el mismo organismo señala que los costos de la construcción pública y privada se elevarán hasta 20%. A su vez, hay proyecciones que plantean que esta actividad en México crecerá 1%, derivado del incremento al salario mínimo y la inflación. Esto significa que las compañías que se dedican a la construcción deberán maximizar sus presupuestos, optimizando la compra de recursos y tecnología que realmente les ayude a mejorar la planeación y ejecución de los proyectos; lo que explica por qué el uso de la digitalización continúa creciendo en la industria.

Sin embargo, el panorama es prometedor cuando aparecen factores como el incremento del nearshoring en el país. Por ejemplo, desde febrero del año pasado se dieron a conocer 105 anuncios de instalaciones de fábricas en varias regiones de México a consecuencia de este fenómeno, lo que representa una inversión de 19,109 millones de dólares.

Es claro que esto significa una oportunidad, para nuestro sector, de participar en la planeación y construcción de estas instalaciones que deberán estar listas cuanto antes. Y allí es donde la digitalización toma un rol protagónico.

Futuro tecnológico del sector

Justo por todo este contexto es que, desde Procore, creemos que durante 2023 persistirá el interés por conocer la digitalización en la construcción. En México, particularmente (que conforma nuestro principal mercado en América Latina), clientes como Gaya, EGA y GP Construcción se han acercado a nuestra plataforma de aplicaciones especializadas para optimizar las etapas de planeación y edificación de varios de sus proyectos, a la par de que se ha incrementado en la industria el uso de tecnología BIM y, también, de Inteligencia Artificial (IA). Todo esto marca una tendencia para los próximos meses.

Todo esto lleva a anticipar que, en este año, la adopción de nuevas herramientas digitales (como una inversión para mejorar, integralmente, las operaciones de cualquier obra o proyecto de construcción) seguirá creciendo. De esta forma, es que desde Procore proyectamos, a través de nuestra tecnología, lograr una modernización de la construcción en México haciéndola una de las más importantes en América Latina.

TAMBIÉN LEE: Generación Distribuida, fundamental para la Transición: Angie Soto en Intersolar Mexico

(Visited 1,242 times, 1 visits today)
Compartir
Close