Escrito por: David Madrigal, Opinión

Querido Elon Musk: Para mí, no hay plan (eta) B

Elon Musk

Esta es una carta abierta a Elon Musk, próximo a pisar y habitar Marte

David Madrigal
Ingeniero en energía y desarrollo sustentable

Seré sincero, esta columna va contrarreloj, les explicaré por qué. En estas últimas semanas, una misión en la que me embarqué hace algunos años se volvió más demandante, me atrevo a decir que es una misión suicida y que también se está jugando con el tiempo en contra. Me encuentro entre un grupo de locos que están tratando de evitar que esta roca que viaja por el cosmos se caliente de más, causando así que nuestra especie deje de existir.

La parte más compleja es que día con día estos locos y yo, tenemos que lograr quitar la mayor cantidad de vendas, antifaces y amarres posibles para que, de esta forma seamos más los que colaboramos con esta difícil misión y presenciemos la realidad que se acerca de forma vertiginosa.

Les platicaba que es un poco tarde, también me refería al huso horario (00:48) y desconozco si me encuentro haciendo una declaración de guerra o una intención de colaboración, no logré coger sueño y estoy scrolleando en Instagram. Hallé lo que necesitaba para terminar de desarrollar una idea, para escribirte esta carta estimado Elon.

TE PUEDE INTERESARNIÑO HACE LA RUEDA DE CARRO; EL POLÍTICO, UNA RUEDA DE PRENSA

Encontré una imagen de una amiga criticándote, decía algo así como: “La Inteligencia Artificial está sustituyendo a muchas personas y dejándolas sin trabajo; y con todos los problemas que tenemos en la Tierra hay gente invirtiendo para huir a Marte”.

Es cierto que la Inteligencia Artificial (IoT) junto con otras tecnologías como machine learning, big data e internet de las cosas está llegando para ¿reemplazar? a trabajadores humanos en tareas sencillas y también, las cada vez más complejas; lo pongo a modo de pregunta porque tenemos que estar atentos y saber que la tecnología siempre ha buscado incrementar la calidad de vida de los seres humanos y facilitarnos la tarea.

TE PUEDE INTERESARSÓCRATES, REPENSAR EL CONSUMO PARA SER SUSTENTABLES

La implementación de la tecnología puede ser una oportunidad y no nos debemos confundir, no es buena ni mala. Quizás el modelo económico es el que ya no funciona, podemos emplear máquinas que no requieren descanso, no hacen huelgas ni se enferman y lograr de esta manera aumentar producciones y disminuir costos, atender los principales problemas humanos y buscar mayor capacitación para las personas que sean sustituidas de sus trabajos y que puedan cumplir otras tareas más específicas. Ahora sí no lo desean, sería momento de comenzar a pensar en un salario mínimo universal (con todas las complejidades que implica).

¿Tanto para tan pocos?

Pero bueno, no perdamos el foco Elon, estás por despegar y yo debo volver al frente de batalla. Antes de comentarte el camino que propongo y mi decisión, te recuerdo el tuyo que a tantas personas molesta. Se ha criticado y cuestionado el hecho de que Space X tenga una valuación de 140 mil millones de dólares. La sorpresiva realidad de que contenga esa cantidad de recursos para convertirnos en lo que llamas “una civilización exploradora del espacio y una especie multiplanetaria”.

Todo esto claro, a largo (muy largo) plazo y sin saber cuál es la probabilidad de éxito en un periodo de entre 40 a 100 años. Suena de película y entiendo el rechazo de los que no estarán aquí para ver su cumplimiento o fracaso y del otro grupo que desea vivir bien ahora mismo. Destinar recursos para huir y salvar solo a unos pocos suena retador, egoísta, utópico y aventurero.

Los que nos quedamos

Era otoño de 2014 cuando tuve una plática con los que serían mis compañeros de carrera, concluimos que el panorama climático no era alentador, citamos el informe Brundtland (Our Common Future, 1987) y supimos que no había mucho que hacer.

Ese día tenía la puerta abierta, aún no cambiaba de facultad y podía escoger otro camino, ser de esos que se salen de la cocina (rumbo a Marte) cuando está comenzando a hacer calor (verdaderamente). Pero ese día decidí. Comentamos que contra todas las expectativas, contra viento y marea, es inherente del ser humano buscar su supervivencia, ir contra las estadísticas.

Y hoy, a siete años de ese momento, te digo que yo no me voy a Marte, que yo me quedo con cuanto loco decida continuar en esta odisea. No es una declaración de guerra y difícilmente es una intención de colaboración, debido a que yo me quedo y tú te vas. Es más un recordatorio de que algunos no sabemos voltear a los lados y preferimos mantenernos estoicos, para mí no hay plan (eta) B, entendí hace tiempo que el no reparar y dejar las cosas rotas es un problema y yo no quiero ser parte del mismo. Perdón pero no sabemos hacer más que eso.

TE PUEDE INTERESAREL MEXICANO NO OLVIDA, PERO HACE POCO Y SE QUEJA MUCHO

En este proyecto y búsqueda de supervivencia no hay caminos correctos o incorrectos, solo los deseos de persistir y en eso coincido contigo, respeto tus formas, porque al final, el fondo (ayudar) es el mismo. Te dejo el éter, lo que hay allá afuera con todo lo que incluye y lo que estés por encontrar, pero acá, déjanoslo a nosotros porque como dices: “Cuando algo es lo suficientemente importante, lo haces incluso si las probabilidades de que salga bien juegan en tu contra”.

(Visited 110 times, 1 visits today)
Compartir
Close