Escrito por: ONG's y Fundaciones, Opinión, Pablo Ramírez

El multilateralismo climático se encuentra en terapia intensiva


La COP26 se realizará bajo un contexto de multilateralismo climático, lo que podría ser la última oportunidad para retomar la ruta hacia la descarbonización

Pablo Ramírez
Especialista en Energía y Cambio Climático Greenpeace México

Los compromisos nacionalmente determinados (NDC) tienen sentido en tanto que conduzcan a los países a una reducción de emisiones en línea con las metas de aumento de temperatura establecidas en los Acuerdos de París, ni más ni menos.

En un momento en el que el multilateralismo climático está en terapia intensiva, con décadas de discurso; de un millonario cabildeo de las grandes empresas petroleras para postergar las acciones necesarias y de un discurso vacío sobre quién tiene el derecho a contaminar, llega la COP26 en medio de la última gran crisis global; estrechamente relacionada con la degradación ecosistémica, la pandemia de COVID-19.

Ultimátum climático

Lejos de caer en los discursos de siempre, donde se dice que esta tiene que ser la buena, que las esperanzas climáticas dependen de esta conferencia; creo que está cumbre encarna la última oportunidad para el mencionado multilateralismo climático. Entrando a la “década crítica de acción climática”, el ultimátum parece estar claro; en primer lugar, por el hartazgo de la gente, de escuchar palabrerías y promesas huecas. Pero el ultimátum también viene de la ciencia, “el camino al 1.5° es posible, pero es cada vez más estrecho”, no deja ver con claridad que, o actuamos ahora o después será tarde.

¿Qué esperar de Glasgow? En esta COP los países miembro tendrán que presentar sus NDC reelaboradas, más ambiciosas; con metas de emisiones netas cero para los países del norte global. Esto, sin caer en falsas soluciones, como los mecanismos de compensación, la captura de carbono, los “combustibles puente”, ni nada de esas salidas para prolongar el estado actual. Tendrán que incluir medidas para reducir emisiones en la fuente; cualquier otra cosa será insuficiente y será seguir engañándonos a nosotros mismos.

¿Qué sucede en México

En ese contexto, nuestro país llega con una NDC suspendida por un juez en lo que corresponde a las medidas de mitigación. Esta suspensión se da bajo el argumento de regresividad establecido en las leyes nacionales y en el mismo Acuerdo de París; es decir, las metas de mitigación permiten 14MtCO2e que las elaboradas en 2015. Podría parecer marginal, pero representa la emisión de la industria cementera según el inventario de emisiones 2015, por nombrar alguna.

La reelaboración de los compromisos surge en medio de una política energética que impulsa el desarrollo de la industria fósil en nuestro país; de una política ambiental y climática que sigue sin ser transversal y que definitivamente no incluye al sector energético, lo que coloca a nuestro país en la categoría de países con acciones altamente insuficientes, de acuerdo con la organización Climate Action Tracker (CAT). Lo que significa que no solo no colaboramos con nuestra parte; sino que ahora mismo representamos una carga para los países que están haciendo algo (que también hay que agregar, no son muchos).

México tendrá que asumir que existe un rezago en materia climática; producto de años de no darle la prioridad que merece y de una administración que avanza decididamente en materia climática, pero lo hace en dirección opuesta.

LEE TAMBIÉNEMPRESAS DEL SECTOR EÓLICO MARINO FORMAN LA WINDSTALLER ALLIANCE

(Visited 177 times, 1 visits today)
Compartir
Close