Escrito por: 360°, Julia González Romero, Sustainability & CSR

El futuro nos alcanzó: mexicanos en riesgo por Cambio Climático

cambio climático- julia - gonzalez

La transición hacia la generación de energía limpia frente al Cambio Climático ya no es opcional. México emitió 683 millones de toneladas de CO2 en 2015

Julia González Romero
Consejera en energía y recursos
naturales en González Calvillo

El Calentamiento Global lleva años en boca de todos y, aunque ya estamos viviendo algunas de sus consecuencias, el más reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) puso la discusión en primera plana a nivel global.

El reporte confirmó que las actividades humanas que generan emisiones de gases de efecto invernadero ya calentaron el planeta 1.1 grados centígrados que, en gran parte, se producen al quemar carbón, petróleo y gas para obtener energía.

¡Atención, México!

Lo aterrador: ya es inevitable que la temperatura siga en aumento.
Lo esperanzador: si los países comienzan a reducir drásticamente sus emisiones, el calentamiento se detendría en 1.5 grados centígrados en los próximos 20 años.
La amenaza: si fracasamos en ese esfuerzo, la temperatura mundial podría pasar a 3, o incluso 4 grados centígrados.
¡Atención, México! Por nuestra posición geográfica, somos uno de los países más vulnerables a los cambios climáticos:
El Instituto Nacional de Cambio Climático (Inecc) clasificó al 20% de los municipios del país (2 mil 456) como de muy alta o alta vulnerabilidad.
El Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estiman que siete de cada 10 personas en México estamos en riesgo, con pérdidas que llegarían a costar hasta 71% del PIB.

No todo son estimaciones

Que las noches sean cada vez más calientes en México es uno de los efectos que ya impactan. El gobierno reconoce que de 2001 a 2013, el aumento de la temperatura afectó a 2.5 millones de personas, los costos económicos ascendieron a 338 mil millones de pesos y que, en el último siglo, las temperaturas aumentaron en promedio 0.85 grados centígrados. Ha dejado de llover en el sureste mexicano, aumentaron los huracanes, las sequías, los deslaves, las temperaturas extremas, las lluvias torrenciales, las inundaciones e incendios.

TE PUEDE INTERESAR

La transición hacia la generación de energía limpia ya no es opcional. México emitió 683 millones de toneladas de dióxido de carbono en el 2015. De este total, 71% fueron producto del sector energético.

De las casi 485 millones de toneladas de dióxido de carbono que emite el sector energético, 36% corresponde al transporte, 34% a la generación de energía eléctrica y refinación, 13% a la manufactura y construcción, 8% a otros sectores, 7% a fugas de petróleo y gas natural y 2% a minería y manejo de carbón. Resulta claro, clarísimo, que para reducir las emisiones es necesario tomar acción en el sector transporte y en la generación de energía eléctrica y refinación.

Distintos actores entran al quite. El vínculo entre la energía eléctrica y el Cambio Climático ya ha sido señalado por distintas autoridades que, curiosamente, no son las tradicionales por tratarse de órganos no especializados en temas medioambientales.


¿Quiénes?

La primera novedad es la ratificación por parte del Senado mexicano y posterior entrada en vigor del Acuerdo de Escazú en abril 2021, con el que México busca equilibrar las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y medioambiental. Distintos actos gubernamentales ya han sido declarados inconstitucionales por potenciales daños al medio ambiente y falta de consulta previa a las comunidades, lo que nos indica que no hay vuelta atrás.

Por otro lado, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) dio a conocer en su 2º informe trimestral “que la industria eléctrica es el medio para lograr menores tarifas e impacto ambiental” y la falta de competencia en el sector, además de impactar negativamente al medio ambiente, pone en riesgo los compromisos internacionales hacia la transición de generación de energía limpia contraídos por el Estado mexicano.

Por último, el juez segundo de Distrito en materia administrativa especializado en competencia económica, radiodifusión y telecomunicaciones, al dictar sentencia en el juicio de amparo en contra la Ley de la Industria Eléctrica, hizo hincapié en que la industria de energía eléctrica y el Cambio Climático son un binomio indisociable, dos caras de la misma moneda y, por tanto, “la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables en la lucha contra el Cambio Climático debe ser una prioridad para el Estado”.

No es ficción

El Cambio Climático no es ciencia ficción y las acciones que tomemos hoy para reducir los gases de efecto invernadero, definirán el futuro de la humanidad. Mientras más le entremos al tiro, mejor.

TE PUEDE INTERESAR¿YA VISTE “BESA EL SUELO”, UN DOCUMENTAL SOBRE LA AGRICULTURA REGENERATIVA?

(Visited 239 times, 1 visits today)
Compartir
Close