Escrito por: Electricidad, Hans-Joachim Kohlsdorf, Opinión

En el año 2021, miremos hacia adelante

LIE amicus

El año 2021 será de grandes desafíos y oportunidades para el sector eléctrico, de acuerdo con el experto

Hans-Joachim Kohlsdorf
Socio fundador de Energy to Market

El año que concluye estuvo marcado por la pandemia y por algunos temas que “secuestraron” la discusión; todos, muy importantes sin duda, pero con fuertes afectaciones a la estabilidad de la red eléctrica. La altísima cobertura a estos y la falta de difusión del auge del sector frenaron el potencial que ofrece el mercado privado. Sin embargo, para empresas como Energy to Market (E2M) el que concluyó fue de licitaciones de compra, energía y modernización.

Hay grandes oportunidades en el año 2021, pero debemos redoblar esfuerzos y proponer soluciones innovadoras. La modernización va a marcar el futuro de nuestra industria.

Calidad de la energía

El mercado reconoce los serios problemas que afectan a usuarios y los altos costos que deben solventar para solucionarlos: apagones, así sean de pocos segundos y variaciones de voltaje y frecuencia llevan a empresarios a realizar inversiones considerables en plantas de emergencia, reguladores de voltaje y UPS.

El cumplimiento del Código de Red (CR) debe avanzar sin demoras, ni excusas por parte de consumidores ni generadores. No obstante, la única forma pareciera ser tristemente, el inicio del cobro de multas. Debemos iniciar una discusión sobre como actualizar el CR para incluir los avances tecnológicos en inversores, baterías y redes inteligentes.

Mercado eléctrico

Durante el 2020 vivimos un fuerte impulso al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM). Por el lado de la energía, quiero resaltar los avances del sector generador para buscar que su oferta se alinee a los requerimientos de sus clientes y no solo a requisitos financieros para lograr apalancar sus nuevos proyectos. Quiero también mencionar el impacto favorable de la cancelación de las subastas para el desarrollo del mercado privado. El no tener al gobierno, ni la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como gran comprador sensibilizó a los generadores y los llevó a ofrecer interesantes opciones a sus clientes del sector industrial y comercial. La generación distribuida avanzó de forma considerable, de tal manera que ya contamos con un buen número de empresas que diseñan y construyen dichas centrales, solares o de cogeneración. Para estas soluciones descubrieron las ventajas de la flexibilización al interconectarse con el MEM.

Combustibles

A manera de resumen, hoy por hoy, aproximadamente, 85% de nuestra gasolina y diésel y un porcentaje aún mayor del gas natural provienen de Estados Unidos.

En los medios leemos mucho sobre el carbón, aunque no hay noticias sobre la construcción de una sola planta carbonera. Pemex y por ende México tienen un problema serio por la cantidad de combustóleo producido y para el cual ya no hay clientes relevantes además de la CFE.

No perdamos de vista el impacto del gas natural sobre nuestra matriz de generación eléctrica. La entrada en operación de la mayoría de los ductos de gas natural impulsó de forma considerable la cogeneración y la generación en sitio. La disponibilidad de gas natural barato presenta grandes oportunidades para el sector empresarial y va a impactar positivamente en la competitividad del país. La Iniciativa Privada (IP) tiene campo de acción para negociar a la baja el costo del gas, incluyendo el transporte del mismo y reemplazar cada vez más calderas por motores y turbinas para abastecer la energía térmica que requieren sus procesos.

¿Cómo impulsamos estas nuevas oportunidades?

La generación solar en sitio está creciendo de forma impresionante. Ya tenemos instalaciones equivalentes a mil MW instalados y seguimos creciendo. Pero este éxito no debe frenar la innovación tecnológica tan importante para garantizar la buena calidad de nuestra red eléctrica. Muchos apoyamos que se incremente el tamaño máximo de la generación exenta de 0.5 a 1.0MW. Sin embargo, el sector solar debe impulsar la innovación y acompañar esta nueva regulación con claras normas sobre la calidad de los inversores e integración de baterías. El beneficio ambiental y los ahorros de corto plazo hacen que nos arropemos en la bandera de la protección del medio ambiente y descuidemos la modernización tecnológica que potencializaría aún más nuestro sector.

Como asociaciones de energía hemos mantenido marginadas a las empresas que promueven estas tecnologías y a las cámaras empresariales no las hemos “educado” en el aprovechamiento de estas. Me atrevo a decir que el 90% de los usuarios no sabe, que, con la instalación de una batería muy sencilla y económica, sus paneles siguen operando en caso de apagones cada vez más comunes ayudan a reemplazar estabilizadores de voltaje, reguladores y UPSs.

La cogeneración va a potencializar a las más diversas industrias, desde los invernaderos en el sector agroindustrial hasta los centros de cómputo; industrias que están creciendo en México a tasas cercanas al 20% anual y todavía no aprovechamos todo su potencial. Apoya también a sectores como el de alimentos y bebidas, la papelera, farmacéutica y a las cadenas de fríos en el sector logístico. También aquí debemos impulsar la modernización incluyendo baterías en nuestras soluciones e integrando nuestras plantas eléctricas al MEM para así generar el máximo beneficio.

Cooperación entre asociaciones y cámaras

El sector ha recibido un importante apoyo por parte de varias cámaras en demandas, amparos y seguridad jurídica para proteger las inversiones. Sugiero que iniciemos un diálogo constructivo sobre las grandes oportunidades conjuntas y desplacemos el enfoque casi exclusivo hacia los temas del pasado que han fortalecido nuestra relación. Como industria energética solo nos podemos beneficiar si logramos generar conocimiento y confianza.

Por un lado, dicho sector representa importantes oportunidades si lo vemos como cliente, por el otro, las cámaras deben aprovechar estas oportunidades para incrementar la fabricación de equipos; un tema que parece hecho a la medida para la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas (Caname) que cuenta entre sus miembros a empresas de gran prestigio tecnológico y podría ser un aliado excelente para el sector energético al aumentar el contenido producido en México.

Otro ramo que está viviendo un auge importante es el software relacionado con la innovación tecnológica en el sector eléctrico. La Cámara Nacional de la Industria del Software (Canisoft), aunque agrupa un muy importante e innovador conglomerado de empresas aún no incluye entre sus categorías al sector eléctrico y ni muestra oportunidades relacionadas para las industrias a las que pertenecen sus clientes.

Conclusiones

Podemos hacer un mejor trabajo en conjunto con las cámaras empresariales y con sus áreas encargadas de energía. Quisiera aquí resaltar los esfuerzos liderados por Sergio Ampudia y el grupo de empresarios que están impulsando la Cámara Nacional de la Industria Energética.

Desde Energy to Market (E2M) apoyamos la creación de una cámara como parte de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) que agrupe asociaciones sectoriales y promueva los intereses de los empresarios del país.

También debemos acercarnos más a las grandes universidades para modernizar los contenidos de sus carreras en temas relacionados con la energía eléctrica y sus procesos complementarios. Tenemos muchos retos para este año 2021 que apenas comienza; aprovechemos las oportunidades y generemos un desarrollo aún mayor del sector eléctrico nacional.

TE PUEDE INTERESARMITOS Y ERRORES EN EL SECTOR ELÉCTRICO 

(Visited 1,011 times, 1 visits today)
Compartir
Close