Escrito por: Opinión, Ramsés Pech

Léxico erróneo y nuevo negocio mundial

negocio mundial

Las energías renovables se perfila para ser el nuevo negocio mundial, de la mano de la aplicación de la economía circular en la utilización de recursos naturales

Ramsés Pech
Grupo Caraiva – León & Pech Architects

Es irresponsable el léxico que actualmente se utiliza en México por todos nosotros, para describir a las energías como la fuente inicial a las limpias, renovables o todas aquellas que están relacionadas con la generación eléctrica; es incorrecto, y de favor dejemos de hacerlo, puesto que el futuro dependerá de estas.

La energía inicia con las primarias, que son transformadas en secundarias con tecnología; para después ser utilizadas por el hombre en las actividades cotidianas. La forma correcta, es decir, la electricidad proviene de una fuente de energía primaria como el gas natural, aire, radiación, corrientes de ríos o de la combustión de materias primas; que deberían emitir una baja emisión de contaminantes (CO2 principalmente).

“The Institute of Energy Economics, Japan” en su estudio “IEEJ OUTLOOK 2021”, cálculo que, en función a la tendencia actual, los hidrocarburos tendrán un peso al 2050 de alrededor de 31%; y el carbón del 28% para la generación de electricidad. Pero al invertir en tecnología y al aplicar una economía circular, bajarían del 18 a 21% y de 8 a 13% respectivamente.

En el futuro, se continuará la toma del entorno a la energía primaria como el petróleo crudo, gas natural, carbón; pero será menor su transformación para la generación de electricidad; volviéndose relevante como fuente inicial la radiación solar, el aire y los derivados de reacciones químicas como el hidrógeno. Pero todo esto dependerá de la inversión realizada en avances tecnológicos, y en una implementación adecuada de la economía circular referenciada al dióxido de carbono.

Economía circular para la energía

La energía es un “negocio” y es un “mercado” que evoluciona de acuerdo con las condiciones de las necesidades del ser humano. Aprendimos a tomar de la naturaleza, a transformar y a tener tecnología para su aprovechamiento de la energía primaria; pero ahora estamos teniendo un cambio y visión, ante el eminente grado de contaminación, desechos, cambio climático; desaprovechamiento y desperdicio de cada materia prima o recurso natural que tomamos de nuestro entorno.

Ante esta situación, ha surgido en el mundo el nuevo modelo de negocio que permitirá complementar el ciclo de la convivencia de los seres vivos, cuyo concepto es:

Mantener cada materia o recurso el mayor tiempo posible en forma productiva, y a sus transformaciones (energía secundaria) con los componentes que la conforman en procesos circulares; cuyo objetivo final es reintegrar cada parte que fue utilizada en los procesos energéticos en la cadena de valor, una vez que termina su vida útil.

Bajo esta nueva concepción, un caso inmediato a resolver en el corto plazo, planteado en el estudio de Greenpeace en el sector asiático indica que:

“Habrá 12.85 millones de toneladas de baterías de iones de litio para vehículos eléctricos que se desconectarán entre 2021 y 2030”. ¿Qué se hará con estos desechos? ¿Cómo se reutilizarán? Ante este nuevo dilema, es necesario que fabricantes de baterías y autos apoyen a las economías circulares, evitando acumular desechos que tienen una degradación infinita en el tiempo. ¿Sabrá México algo de esto?

Greenpeace report troubleshoots China’s electric vehicles boom, highlights critical supply risks for lithium-ion batteries

La naturaleza ya no quiere darnos nuevas oportunidades, ha reaccionado, cambiando el clima a raíz del desorden realizado por la mala utilización de la energía primaria y su transformación para su uso; pero nunca se había pensado en la reutilización y remoción de los contaminantes generados. Ante esto, empresas a nivel mundial han colocado como prioridad misiones que debemos de considerar:

Visión de las petroleras

Valero: “Priorizar la excelencia operativa y las inversiones en avances tecnológicos, mantenimiento predictivo, energía renovable y captación de emisiones; así como esfuerzos para reducir el consumo de energía. Ser líder en la industria en combustibles renovables bajos en carbono; Bajo los conceptos de reciclaje, reutilización, recuperación y reducción; bajo una inversión continua en tecnología”.

Shell: “La sociedad necesitará aumentar su participación de energía renovable en alrededor del 80% de un sistema energético mucho más grande que el actual; si el mundo quiere completar una transición energética y lograr un objetivo a largo plazo de emisiones cercanas a cero netas para 2100”.

BP: “Sabemos que las personas de todo el mundo quieren y necesitan lo mismo: energía confiable, asequible y limpia. Satisfacer esta necesidad requiere esfuerzos de todos: gobiernos, empresas y consumidores. Trabajar juntos puede acelerar la acción”.

ExxonMobil: “Reducir las emisiones con tecnología de captura y almacenamiento de carbono de las centrales eléctricas y otras fuentes industriales que de otro modo se liberarían a la atmósfera”.

Aramco: “Un enfoque interdisciplinario de soluciones innovadoras y rentables para la gestión de carbono; centrándose en la captura y secuestro de CO2, con el objetivo de la reducción y la conversión de las emisiones en valor”.

Pemex: “Reducir el impacto ambiental de las actividades industriales y realizar el manejo integral del agua, emisiones de dióxido de carbono equivalente y el pasivo ambiental; dando cumplimiento a la regulación ambiental aplicable a nuestras operaciones”.

En todas las empresas que están en la industria de hidrocarburos está el léxico de captura, almacenamiento y energía confiable; el mundo tiene un nuevo negocio en el sector energético: saber aprovechar al máximo las energías primarias, aplicando los conceptos de una economía circular con inversión en tecnologías.

TE PUEDE INTERESARNO HAY ECONOMÍA CIRCULAR EN MÉXICO

(Visited 62 times, 1 visits today)
Compartir
Close