Escrito por: Alternativas, Energía Eólica, Energía Solar, Energías Verdes, Generación, María José Treviño, Opinión

¿Cuánto cuesta mantenerse al margen de las energías renovables?

renovables-cuanto-cuesta

Las energías renovables presentan diversas ventajas frente a la producción de energía a partir de combustibles fósiles

María José Treviño
Directora general de México en Acclaim Energy

La generación de energía se divide en dos categorías: las que utilizan fuentes fósiles y las que aprovechan el sol, viento, agua y calor de la tierra. Las tecnologías del sector renovable han evolucionado con celeridad; lo que propicia una disminución en costos y cumple con metas internacionales referentes a la reducción de huella de carbono.

Por el contrario, permitir generación desde fuentes contaminantes significa asumir un costo inmenso; no solo por los aspectos cualitativos sino también por las eficiencias tecnoeconómicas de la última década. Por años, instituciones públicas y privadas a nivel global han desarrollado escenarios que aceleran el cumplimiento de la meta de dos grados de temperatura global. La teoría es la base de la discusión.

Hoy, las renovables son una alternativa económicamente viable contra los sistemas convencionales de generación; lo cual nos coloca en una mejor posición para cumplir el objetivo del Acuerdo de París.

Según el Foro Económico Mundial, los paneles solares son más rentables que una inversión en fósiles, carbón o gas natural. La Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena, por sus siglas en inglés) confirma que más de la mitad de la capacidad instalada de energías renovables en 2019 logró costos menores que las plantas más eficientes de generación por carbón.

Costos disminuirán para 2024

El Laboratorio Nacional de Energía Renovable calcula que la electricidad por fuentes fósiles cuesta entre 5 y 17 centavos de dólar por KWh, en comparación con la generación solar que promedia entre 3 y 6 centavos de dólar por KWh. Estudios arrojan una reducción en costo de la tecnología solar de más de 80% durante una década y casi 50% de disminución en costo de la tecnología eólica durante el mismo periodo. La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que los costos disminuirán entre 15 y 35% adicional para 2024.

El reporte “Global Trends in Renewable Energy Investment 2020” elaborado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y Bloomberg NEF menciona que, del 2018 al 2019, México tuvo un crecimiento en el desarrollo de proyectos de energías renovables de 17 por ciento.

Las energías solar y eólica se han vuelto populares debido a las economías de escala. Si se replica el comportamiento de este circulo virtuoso, la rápida evolución de la tecnología y aceptación por el público, es probable que las nuevas tendencias experimenten un camino similar. Y que pronto podamos observar almacenamiento de energía, micro redes e Inteligencia Artificial (IA).

Por otro lado, el incremento demográfico a nivel mundial crea un reto. No solo reluce la necesidad de invertir en el desarrollo de un plan de infraestructura energética a largo plazo, sino que, nos obliga a considerar la disminución de espacio en las ciudades y la movilidad humana hacia zonas rurales.

Renovables, solución viable

Los países tendrán que prepararse para esta evolución y atender la problemática de falta de energía eléctrica. De acuerdo con el gobierno mexicano existen alrededor de medio millón de viviendas sin electrificación, la mayoría en zonas rurales; lo cual genera un costo por su baja productividad. Las energías renovables son una solución económicamente viable, siempre y cuando existan los mecanismos adecuados para poder desarrollar dichos proyectos. Además de los costos cuantificables, falta contemplar el impacto en la sociedad, que es el mayor de todos.

Los combustibles fósiles son convencionalmente subsidiados en muchos países; gozan de incentivos fiscales para la inversión, mantenimiento de la infraestructura de transporte y almacenamiento que son difíciles de cuantificar y que en realidad vuelven el producto indirectamente más caro. Los procesos de producción de hidrocarburos, los efectos en el agua, impacto del subsuelo y contaminación al aire por químicos que se evaporan en la atmósfera y que respiramos son también efectos secundarios con un costo incalculable.

No solo debemos contemplar el impacto de quemar gas natural en plantas de generación eléctrica, sino considerar el proceso que se lleva a cabo desde la perforación de pozos hasta el transporte en los gasoductos. Todas estas emisiones contribuyen al Calentamiento Global, por lo que el precio real del carbón no se refleja en el que se muestra al público. Y, aunque los procesos para generar energías renovables no son perfectos, en cuestión de emisiones es una mejora drástica en comparación al proceso basado en combustibles fósiles.

Costos incalculables

El costo social del carbón refleja un impacto negativo frente al Cambio Climático, la influencia que ello tiene en enfermedades respiratorias y sus efectos negativos en la salud pública. Los contaminantes que propaga la quema de combustibles fósiles son: monóxido de carbono, dióxido de azufre, ozono y mercurio, los cuales provocan enfermedades que llevan a la muerte prematura. Quemar carbón deja cenizas con metales como arsénico, mercurio y cromo. Estos elementos tóxicos han contaminado el agua y los animales que son ingeridos como alimento.

A pesar de que sea extremadamente difícil calcular el impacto social del carbón, el Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio estima los costos de contaminación de combustibles fósiles en 8 millones de dólares diarios. Además de entender los aspectos económicos, impactos a la humanidad y al medio ambiente también deben ser considerados al desarrollar legislación climática.

México, lejos de la meta

México aún está lejos de lograr sus metas. Actualmente cuenta con, alrededor de 10 GW de generación solar y eólica en 120 proyectos. Requiere aún 9.6 GW si quiere cumplir con sus objetivos. Para lograr esto, es necesario activar política pública, contar con un plan de infraestructura que complemente la inversión, mantener certeza que asegure la disponibilidad de financiamiento, a través de la promoción de tecnologías incipientes.

La coordinación pública y privada genera consumidores educados y conscientes que buscan cooperar con el plan. Esto permite a las personas físicas incorporar prácticas de cuidado al medio ambiente e impulsar a los corporativos a tomar acción.

Al fin y al cabo, nos cuesta mucho como sociedad no cooperar y dejar de generar a través de las energías renovables. Es claramente menos costoso apoyar a frenar el Cambio Climático que estimularlo.

TE PUEDE INTERESARCCE ADELANTA QUE HABRÁ PROYECTOS DE ENERGÍAS RENOVABLES

(Visited 126 times, 2 visits today)
Compartir

Close