Escrito por: Opinión, Pablo López Sarabia

Coberturas Petroleras 2021: el desafío de negociar con viento en contra

Edición 179 digital mensual / Julio
Pablo López Sarabia
La cobertura petrolera con opciones Put en 2021 podría ser la más cara en la historia, alrededor de 1,570 millones de dólares a un precio promedio de 37.7 USD por barril. El precio contratado sería superior al contemplado en los Pre-criterios de política económica 2021 (30 USD el barril), pero muy distante de los 49 USD por barril presupuestados en 2020.  
El Gobierno Federal negociará las coberturas 2021 en un mercado petrolero en el que persisten desbalances entre oferta y demanda; así como un complejo escenario macroeconómico y financiero a nivel local e internacional. El COVID-19 ha dejado en materia económica una estela de recesión a nivel global que ha deprimido la demanda agregada y afectado las cadenas de suministro. Los pronósticos de crecimiento del FMI para el mes de junio, proyectan una desaceleración generalizada de las economías avanzadas y emergentes en 2020 (México -10.5%, EUA -8%, China 1%, Rusia -6.6% y Arabia Saudita -6.8%) y una recuperación asimétrica en 2021. La reapertura de las economías está enfrentando riesgos importantes ante posibles rebrotes del virus SARS-CoV-2 y la incertidumbre de contar con una vacuna segura en el corto plazo. La demanda de petróleo ha disminuido significativamente en sectores como: la aviación, transporte marítimo, transporte de carga y pasajeros y la industria en general. Por el lado de la oferta, existe un exceso de crudo a nivel global y los inventarios no estratégicos en EUA aumentaron 25.44% en el período enero-junio de 2020. El acuerdo de la OPEP+ para recortar la producción de petróleo en alrededor de 10 millones de barriles al día; así como el descenso en el número de plataformas petroleras no convencionales ha dado un respiro a los precios internacionales del crudo. Finalmente, los mercados financieros siguen mostrando un menor acceso al crédito, a pesar de las políticas monetarias expansivas de los principales bancos centrales, al tiempo que persisten riesgos de burbujas de activos y debilitamiento de las divisas emergentes en un entorno de aversión al riesgo.
La volatilidad del precio del petróleo ha sido significativa en 2020 y comparable a lo registrado durante la crisis financiera de 2008, afectando la ventana óptima de negociación de la cobertura petrolera, en un entorno donde la mezcla mexicana podría promediar 34 dólares el barril en 2021. Los factores estacionales estimados para el precio de la mezcla mexicana y su volatilidad, muestran que el mes de junio es el momento óptimo para iniciar las compras de las opciones tipo Put, ya que la volatilidad registra su punto mínimo con el mayor precio promedio, explicando el cambio del período de negociación de agosto-septiembre como era habitual a junio-septiembre. La información disponible al 19 de junio, muestra un precio de 41 dólares el barril para el contrato futuro del WTI con vencimiento en diciembre 2021. Los escenarios de riesgo para la cotización del crudo considerando intervalos de confianza al 95% para diferentes niveles de volatilidad observados en el pasado, indican para el WTI un rango extremo de 22.5 a 59.5 dólares el barril, mientras que la mezcla podría cotizar en un rango de 11.50 a 48.50 dólares el barril.
La cobertura petrolera con opciones asiáticas tipo Put para  2021 podría costar 1,570 millones de dólares para cubrir la plataforma de exportación considerada en los Pre-criterios Económicos para 2021, considerando un precio de ejercicio promedio de 37.7 dólares el barril y cubriendo 283 millones de barriles. Los escenarios estimados son sensibles al precio de ejercicio, monto cubierto, volatilidad, tipo de cambio y recursos disponibles en el Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP). Es claro, que un precio de ejercicio más bajo abarata la cobertura, pero incrementa la exposición de las finanzas públicas. Por lo anterior, la simulación planteada buscó el mayor precio de ejercicio y cobertura de barriles con la opción Put, cercano al monto máximo pagado por México en una cobertura (véase cuadro de simulaciones). Una alternativa para reducir el costo sería usar una estrategia bear spread put, aunque con la limitante de que la ganancia estaría acotada.
La cobertura petrolera de 2020 seguramente será ejercida considerando diversos indicadores de análisis técnico, blindando los ingresos petroleros para el presente año. Aunque, el desafío en el futuro cercano será negociar un precio de ejercicio que no afecte considerablemente el presupuesto 2021 y mande una señal de confianza para los mercados financieros. Los ingresos petroleros han disminuido su peso en el conjunto de la economía y de los ingresos presupuestarios, situación que podría hacer pensar que la cobertura petrolera se vuelve menos relevante, lo que es claramente falso. Ya que la economía no tiene la capacidad para sustituir los ingresos petroleros con una fuente alterna, en un escenario de menor crecimiento económico y una estructura tributaria débil. Además, la cobertura petrolera se ha convertido en un instrumento de señalización para los mercados financieros, logrando reducir las primas de riesgo para el gobierno mexicano y las empresas que operan en México.
Referencias
Energía Hoy (junio 2020). Historia de las coberturas petroleras de México
https://www.youtube.com/watch?v=teoXEoWyQ6k
Energía Hoy (abril 2020). Caída de los precios del futuro del WTI a terreno negativo.
https://www.youtube.com/watch?v=iYFYiZirJ4A
Energía Hoy (noviembre 2019). “El futuro de las coberturas petroleras de México: cubrirse o no cubrirse
https://energiahoy.com/2019/11/26/el-futuro-de-las-coberturas-petroleras-de-mexico-cubrirse-o-no-cubrirse/
Profesor-Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.  E-mail: plsarabia@tec.mx
Gráficas
 

(Visited 44 times, 1 visits today)
Compartir

Close