Escrito por: Energías Verdes, Sustentabilidad

Requiere Australia reforzar sus objetivos climáticos hacia 2030: IEA

Australia

Desde la última revisión de la IEA en 2018, Australia aprobó la Ley de Cambio Climático en 2022, que duplica el objetivo de reducción de emisiones hacia 2030 y establece el objetivo de alcanzar el Net Zero en 2050. El gobierno australiano también se suscribió al Compromiso Global de Metano en 2022

La Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) revisó el progreso de Australia en torno a sus ambiciones climáticas, para recomendar un refuerzo a las políticas nacionales de dicho país en el largo periodo; con el fin de garantizar que se cumplan las metas previamente establecidas.

“Se necesita un enfoque de todo el gobierno para poner fin a la alta dependencia del país de los combustibles fósiles. La revisión de la IEA exige un plan actualizado de reducción de emisiones netas a cero para 2050, para guiar la implementación en todas las partes del gobierno. También se necesita un sistema nacional de información sobre energía y clima, para seguir el progreso hacia el logro de estos objetivos”, señaló la agencia, derivado de su informe.

Desde la última revisión de la IEA en 2018, Australia aprobó la Ley de Cambio Climático en 2022, que duplica el objetivo de reducción de emisiones hacia 2030 y establece el objetivo de alcanzar el Net Zero en 2050. El gobierno australiano también se suscribió al Compromiso Global de Metano en 2022, uniéndose a 130 gobiernos que colectivamente tienen como objetivo una reducción de las emisiones de metano de al menos un 30 % hacia 2030.

Cabe mencionar que, Australia es un importante exportador tanto de combustibles fósiles como de minerales críticos; recursos mayormente utilizados en muchas tecnologías de energía limpia. Por ello, una aceleración en esta transición hacia la energía libre de carbono apoyaría la diversificación económica y el crecimiento industrial del país; al tiempo que proporcionaría resiliencia a largo plazo frente a las crisis del mercado energético mundial, de acuerdo con el reciente informe de la IEA.

Al respecto, el director ejecutivo de la IEA, Fatih Birol, se pronunció:

“Australia es un jugador importante en los mercados energéticos globales que está ayudando a satisfacer las necesidades actuales, mientras avanza en la transición hacia la energía limpia.

Acojo con beneplácito los esfuerzos de Australia para impulsar el progreso en el hidrógeno de bajas emisiones y el suministro de minerales críticos; así como su liderazgo en el trabajo con socios, incluso a través de la IEA, para fortalecer la diversidad y la resiliencia de las cadenas de suministro de energía limpia. Nuestro nuevo informe establece los pasos que Australia puede tomar para acelerar su propia transición hacia la energía limpia de manera segura y asequible”.

En los últimos meses, el gobierno australiano ha presentado una serie de estrategias políticas para acelerar la transición energética del país. En este sentido, la IEA congratuló estas estrategias, incluido el Plan Rewireing the Nation; la Asociación Nacional de Transformación Energética y la Estrategia Nacional de Rendimiento Energético.

El informe encuentra que Australia puede avanzar lo suficiente en la reducción de emisiones para 2030; para alinearse con el objetivo de cero emisiones netas para 2050, entre otros objetivos. Sin embargo, se necesitan mayores esfuerzos para mejorar la eficiencia energética e impulsar la inversión en energía limpia.

LEE TAMBIÉN: Cruciales, las próximas décadas para frenar las afectaciones al planeta

(Visited 211 times, 1 visits today)
Compartir
Close