Escrito por: Carlos Murrieta Cummings, Opinión

Transición energética hacia 2023


IRENA, en su World Energy Transitions Outlook: 1.5°C Pathway, 2022, estima que el 90% de la electricidad mundial puede y debe provenir de energías renovables para 2050

Carlos Murrieta Cummings
Ingeniero químico. Especialista en planeación estratégica, eficacia operativa, economía del petróleo, regulación, tecnología, organización y gestión interfuncional. Socio de Iraltus, S.C

Entre sequías y diluvios, estamos a punto de concluir un año en el que fuimos testigos de los efectos devastadores del cambio climático. Huracanes como Fiona, Ian, Sitrang, entre otros; inundaciones en Paquistán, Filipinas, Italia; fuertes olas de calor en Europa, incendios forestales en Estados Unidos, Argentina, Francia, Portugal, España, Grecia al mismo tiempo que observamos fuertes sequías en África.

Claramente, si no detenemos el calentamiento global los desastres y alteraciones causarán cada vez mayor sufrimiento humano y trastornos económicos.

Actualmente nos encontramos en un contexto de cambio gradual hacia la descarbonización de las actividades económicas con el objetivo de consumir energía que provenga cada vez en mayor medida de fuentes renovables. Hemos dado pasos en este sentido, la Agencia Internacional de Energía (AIE) en su World Energy Outlook 2022 estima que este año, el incremento de las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) provenientes de la quema de combustibles fósiles crezca aproximadamente 1% con respecto al 2021, como resultado de una fuerte expansión de las energías renovables y a un mayor uso de vehículos eléctricos.

Según The World Transitions Outlook 2022 elaborado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), estima que el despliegue de automóviles eléctricos (excluyendo los vehículos de dos y tres ruedas) resultará en una reducción de 1.6 millones de barriles de crudo por día (mb/d) para 2025 y 4.6 mb/d para 2030. En términos de cambio climático, los automóviles eléctricos lograrán una reducción neta de emisiones de gases de efecto invernadero de casi 580 Mton CO2e.

Claramente, la evolución tecnológica hace posible dar pasos hacia la descarbonización de las economías, permitiendo mejoras en la eficiencia de energías renovables, almacenamiento y movilidad eléctrica, así como captura y almacenamiento de carbono.

IRENA, en su World Energy Transitions Outlook: 1.5°C Pathway, 2022, estima que el 90% de la electricidad mundial puede y debe provenir de energías renovables para 2050.

En este sentido, como he mencionado en artículos anteriores, para el 2023 se vuelve crítico generar un ambiente propicio para detonar inversión pública y privada en pro de la descarbonización en nuestro país. Impulsar la movilidad eléctrica, la generación de electricidad mediante energía solar y eólica, así como el uso de hidrógeno verde y gas natural tendrán un impacto muy relevante en el sector energético durante los próximos años.

A tomar en cuenta

• Si hablamos de energía solar fotovoltaica y eólica que son las más abundantes a nivel mundial; ya se han convertido en las fuentes de electricidad menos costosas en la mayoría de los países. Necesitamos implementar este tipo de tecnologías para reemplazar ya a los combustibles fósiles en la generación de energía, reduciendo tanto las emisiones como el costo de la electricidad. México necesita redoblar esfuerzos para recuperar el tiempo perdido.

• El hidrógeno atrae gran atención política; por lo que los próximos años debemos ver acciones concretas para desarrollar el mercado global y reducir los costos. En este sentido; el desarrollo de políticas, junto con esquemas de apoyo para cubrir la brecha de costos de las soluciones ecológicas; garantizará que el hidrógeno ofrezca una contribución significativa a los esfuerzos climáticos a largo plazo y así posicionar al hidrógeno verde como pilar clave para 2030.

• Si bien distintos análisis determinan un alto potencial para que México produzca y utilice hidrógeno verde; PwC estima que se requiere alrededor de 60 mil millones de dólares entre 2025 y 2050 en este renglón; por lo que se hace imprescindible generar certidumbre regulatoria y crear incentivos para alcanzar dichos montos.

• Por su parte; el gas natural mantendrá un papel preponderante en los años por venir tanto en la generación eléctrica como en las actividades industriales. Un ejemplo muy claro es la sustitución de carbón por gas natural en las plantas de generación eléctrica; la AIE estima que se podrían reducir hasta 1.2 Gton de CO2 en el corto plazo; de ahí la necesidad de implementar políticas favorables de almacenamiento, producción y expansión de infraestructura.

El precio del gas natural en Europa alcanzó máximos históricos este año, Goldman Sachs pronostica que la demanda global de GNL crecerá alrededor de 12%; Estados Unidos es el mayor exportador y muy probablemente mantendrá esta posición en los próximos años. Lo anterior abre importantes oportunidades a México; es indispensable fortalecer e incrementar alianzas con empresas privadas y expandir el sistema de gasoductos para la internación de gas a partir de las terminales ya existentes.

En resumen, para aspirar a un desarrollo económico sostenible es fundamental tomar acciones en cada uno de los mercados energéticos.

Para lograr convertirnos en un país que ofrece energía confiable, con baja huella de carbono y a precios competitivos; México debe de apalancarse de su diversidad geográfica y climática como elementos para acelerar la transición energética. No hemos avanzado, por no decir que hemos caminado en sentido contrario a la tendencia mundial; revertir este curso no solo es urgente, sino imperativo para incrementar la competitividad del país y garantizar la sostenibilidad.

(Visited 345 times, 1 visits today)
Compartir
Close