Escrito por: Combustibles, Opinión, Ramsés Pech

Autosuficiencia en combustibles, una ilusión óptica

combustibles

En México, podremos llegar a ser autosuficientes en el mercado de combustibles en unos 5 o 7 años. Para lograr esto, debemos de estar produciendo antes del 2024, alrededor de 2.5 millones de barriles diarios; es decir, debe haber un incremento a partir de este año de entre 300 a 400 mil barriles diarios

Ramsés Pech

Grupo Caraiva – León & Pech Architects

En los últimos días, hemos visto cambios abruptos que en el mundo de la industria de hidrocarburos, así como en los mercados abiertos maduros; ante la nueva geopolítica que está por iniciar a partir de febrero.

No importa que tengas un peso fortalecido ante el dólar, que seas la sexta economía a nivel mundial, o que tengas una mayor cantidad de divisas entrando; lo importante debería ser cuánto puede la gente comprar o tener acceso a los combustibles.

En un mercado abierto, se observa que existe una correlación a la baja, entre la inflación y el precio de los combustibles al consumidor, como ocurre con nuestro principal proveedor de combustibles en Estados Unidos.

El consumidor mexicano ha de preguntar cada vez que carga su tanque de su vehículo, ¿por qué aquí no baja el precio de los combustibles? La respuesta es sencilla: En México hay un precio controlado, donde se crea un mercado virtual de combustibles. Gran parte del precio hacia consumidor depende del costo en Estados Unidos; más la logística para que llegue a las estaciones de servicio.

Al importar más del 60% de la demanda diaria, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tiene que aplicar estímulos en forma semanal; para ir manteniendo en forma constante incrementos entre 3 a 4 centavos por semana, y que se han observado en los últimos 12 meses, cuyo objetivo, es mantener los precios finales al consumidor por debajo de la inflación.

Ante esta situación, la autosuficiencia de combustibles no se convirtió en una idea ocurrente en el tiempo, pues pasó a ser algo estratégico y económico del país; ante la falta de una planeación de largo plazo, y al solo tener en planes forma acotada en el finito, durante cada administración en turno.

En México, podremos llegar a ser autosuficientes, entre unos 5 a 7 años en combustibles. Para lograr esto, debemos de estar produciendo, antes del 2024, alrededor de 2.5 millones de barriles diarios; es decir, debe haber un incremento a partir de este año de entre 300 a 400 mil barriles diarios.

Llegar a esta meta, sería parte del llegar a ser autosuficientes, con el fin del poder enviar a partir de esta fecha 1.5 millones a refinerías en forma diaria; y 800 a 900 mil barriles de crudo de exportación, porque en la realidad no podemos dejar de exportar; debido a que son partes de nuestras divisas. Y esto ayuda al tipo de cambio, al haber más dólares en el mercado financiero mexicano.

Estados Unidos, incrementara su producción en 2024 a 12.8 millones de barriles diarios, en un mercado de privados y, cuyas inversiones, oscilan entre los 200 a 250 mil millones de dólares en la extracción de hidrocarburos en forma anual. Y en Mexico, solo se invierte entre la pública y privada alrededor de 50 a 60 mil millones.

Entonces, confirmo y afirmo, la autosuficiencia en combustibles es una ilusión óptica, la cual podría ser corregida al invertir en mayor cantidad. Pensar en dejar de utilizar los combustibles fósiles en el mercado mexicano, al ser cuarto a nivel mundial, pues es impensable, eliminarlos de forma tácita.

En la balanza del sector de hidrocarburos, al mes de noviembre del 2022, teníamos un déficit entre lo importado y exportado, de alrededor de 33 mil millones de dólares. Si hubiéramos dejado de exportar crudo, el déficit sería de 65 mil millones de dólares. Conclusión, no podemos dejar de exportar.

Con estos datos, contundentes y con base en datos de la Secretaría de Energía al cierre de 2022 sobre los mercados de los combustibles, realizamos un cálculo; el tiempo que podríamos tardar en ser autosuficientes, considerando un escenario de utilización máxima de 50% de refinerías, operando la refinería Olmeca, y con una demanda de 820 mil barriles diarios de gasolina y 420 mil para el diésel (no se considera a Deer Park, porque no hay dato de cuánto es importado. Existe en el último informe el dato de enero a junio de 2022: alrededor de 2 millones de barriles acumulados; es decir 15 mil barriles diarios), con lo anterior encontramos los siguientes resultados:

acero volvo combustibles fósiles

Gasolina: logrará la autosuficiencia dentro de 5 a 7 años, a un ritmo de dejar de importar entre el 6 a 7% en forma anualizada; de acuerdo con lo observado de 2021 a 2022. En 2019 importábamos el 75% y al cierre del 2022, fue de 63 por ciento.

Diesel: logrará la autosuficiencia dentro de 7 a 9 años, a un ritmo de dejar de importar entre el 3 a 4% en forma anualizada de acuerdo con lo observado del 2021 a 2022. En 2019 importábamos el 68% y al cierre del 2022, fue de 63 por ciento.

Pero sin olvidar en 2024, la demanda deberá ser cubierta con diésel de bajo azufre, y actualmente no tenemos en su totalidad esta calidad de combustible cubierta para el mercado. Recordando, hoy en la mesa del T-MEC lo anterior está en disputa, debido a que México no usa de este tipo de combustible en su totalidad en el mercado.

En el dado caso que las seis refinerías puedan llegar a una utilización por arriba de 80%, la brecha en el tiempo de ser autosuficientes en gasolina sería de entre 2 y 3 años; y para el diésel de 1 a 2 años, siempre y cuando solo se produzca con bajo azufre.

Una alternativa que podría ayudar a la gasolina regular es la producción de una gasolina con bajo octanaje en las refinerías; incrementado su calidad al utilizar aditivos como el etanol, proveniente de la caña de azúcar, además de tener una mejor combustión al ser un oxigenante con bajo costo; lo que en forma directa disminuye el precio al consumidor en 70 centavos.

El bioetanol como oxigenante en las gasolinas al 10% podría traer un ahorro de 70 centavos de peso por litro

Es decir, tenemos una ilusión óptica algebraica numérica, que depende del dinero, de las operaciones; y de que las refinerías tengan una alta utilización, que hoy día no pasan del 50 por ciento.

Pero sin olvidar, al aumentar la entrada de crudo y al no realizar nuevas configuraciones en las refinerías, se corre el riesgo de aumentar el volumen de combustóleo; como ha ocurrido en los últimos 4 años.

Los datos están plasmados, ahora depende si queremos tener un mercado virtual de combustibles o en verdad estamos preparados a migrar a un mercado abierto cuando seamos autosuficientes de combustibles; debido a que hoy día no podemos serlo al no controlar el precio de los combustibles.

TAMBIÉN LEE: Presentan plataforma Supercool Mobility Centers en el marco de la Formula E

(Visited 729 times, 1 visits today)
Compartir
Close