Escrito por: Opinión

7 pasos para mejorar la efectividad de estrategias de sustentabilidad RSE

sustentabilidad

Hemos notado la intención por parte de las empresas en incursionar en este camino, pero también enfrentándose con el reto de estructurar e implementar sus planes

Bruno Ortiz Reyes
Director comercial de Acclaim Energy México

Ser sustentable es un principio que llegó para quedarse, y, si bien para algunas empresas todavía puede ser un concepto que visualicen de manera lejana, sin duda en el futuro próximo lo estarán implementando.

De acuerdo con la encuesta Business of Sustainability Index que la empresa GreenPrint llevó a cabo en 2021, el 78% de las personas encuestadas comprarían un producto ecológico, mientras que el 64% está dispuesto a pagar un poco más por productos sostenibles. La encuesta también reveló que el 75% de las personas están dispuestas a cambiar su
marca habitual de productos empaquetados si esta compensa las emisiones de carbono.

Desde otra perspectiva, Deloitte encuestó a altos directivos y reveló que el 73% confirman tener una estrategia de descarbonización en su empresa. The Awareness Survey of 18-Year-Olds, realizada por The Nippon Foundation y una encuesta global de Johnson Controls obtuvieron resultados similares, mostrando la tendencia del consumidor y la reacción por parte de las empresas que se vuelven más sustentables como respuesta.

En México, una encuesta realizada por KPMG a ejecutivos y niveles gerenciales reveló que el 98% de los directivos considera la sostenibilidad como muy relevante y crítica para el futuro de sus organizaciones y el 87% lo incluye en su estrategia de negocios.

A pesar de estos resultados, solo el 47% emite un reporte de sostenibilidad o tiene algún tipo de comunicación formal con sus grupos de interés (stakeholders) y el 32% de estos se basa en los estándares de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de agenda 2030 de la ONU. Si bien existe la demanda creciente, y gradualmente las empresas trabajan
para atender más esta tendencia de sostenibilidad, aún existen mejores prácticas a implementar.

Puntualmente, las encuestas referenciadas revelan dos importantes factores.

  • Uno: la tendencia de compra de los consumidores con mayor poder adquisitivo de esta generación y de la próxima.
  • Dos: cerca del 50% de las empresas mexicanas tienen problemas al momento de comunicar su estrategia de sostenibilidad.

Desde Acclaim Energy; hemos notado la intención por parte de las empresas en incursionar en este camino, pero también enfrentándose con el reto de estructurar e implementar sus planes. Se debe de reconocer que no existe un manual u hoja de ruta clara para llevar a cabo estos proyectos, cada empresa implementa lo que cree es mejor para su organización, en el orden que considere prioritario.

Desafortunadamente, muchas empresas abordan el tema implementando únicamente lo que les representa un beneficio económico a corto plazo. Es por esta razón que a continuación, les presento los siete pasos para implementar o mejorar la efectividad de su estrategia de sostenibilidad, con enfoque en sustentabilidad medioambiental:

RSE

1Proactividad.

No espere a que sus clientes o su corporativo les indiquen los pasos a seguir. Tome la iniciativa de verificar de qué manera puede ser más sostenible y qué acciones puede implementar, recuerde que esto también repercute en beneficios económicos, además de elevar el branding de su empresa y que los clientes prefieran elegirlos sobre sus competidores.

2 Metas a largo plazo.

Tener claro sus objetivos parece una tarea obvia, sin embargo, de acuerdo con la encuesta
llevada a cabo por Deloitte, el 50% de los ejecutivos citaron la falta de lineamientos claros y coherentes para la elaboración de informes ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) como el mayor impedimento para las estrategias de descarbonización. Por esta razón, traer expertos en el tema ya sea internos o externos es clave para ayudarle a plantear los objetivos y la manera de alcanzarlos, sobre todo, al momento de medir el impacto de sus operaciones fuera de sus instalaciones.

3 Priorizar.

No se puede ser sustentable de manera instantánea; alcanzar una meta de carbono neutral llevará tiempo. Por ejemplo, algunas empresas han establecido el año 2050 para llegar a este objetivo. Algunas otras se comprometieron a lograr una cierta reducción en emisiones para el 2025 o para el 2030. Es importante entender qué áreas de ESG son más importantes para su empresa según las metas corporativas y los requisitos de sus inversionistas, los bancos, sus empleados y clientes. Para entender su estatus y hacía dónde deben llegar; se debe realizar un benchmarking de su industria para saber que están haciendo otras empresas similares, qué resultados están obteniendo y cómo lo están reportando. De esta manera se asegura de no quedarse atrás en las mejores prácticas, lo cual le permitirá alcanzar de forma orgánica sus objetivos de sostenibilidad.

4 Ganar-ganar.

Las estrategias de sostenibilidad se caracterizan por que tanto las empresas, como sus clientes, colaboradores y entorno en general obtienen un beneficio. Este beneficio puede ser económico, en condiciones laborales o de calidad de vida, o en su productividad. Si su estrategia no está dando estos resultados, debe considerar replantear o rediseñarla; estando consciente de que los beneficios muchas veces se hacen notar a mediano y largo plazo. Por esta razón, se resalta la importancia de monitorear los resultados. .

Desde otro aspecto, se debe de procurar que la estrategia produzca beneficios reales para evitar caer en Greenwashing; una práctica empleada por algunas empresas que puede ser cuestionada, ya que a juicio de algunas entidades se emiten comunicados erróneos de cómo se está abordando “ser responsable” y puede ser considerado como un engaño al consumidor; lo cual, en lugar de beneficiar, producirá eventualmente un impacto negativo de marca y a su vez, económico.

Entender y después implementar. Su mejor aliado son sus clientes y colaboradores, por lo que es importante entender sus necesidades y problemáticas, así como asimilar las expectativas que busquen de su organización. Por ejemplo, cambiar el empaque o la presentación de un producto no servirá mucho si el problema es que no existe un proceso para el correcto desecho y aprovechamiento de los empaques después de su uso. Otro ejemplo puede ser que una empresa busque disminuir la rotación de personal sólo ofreciendo un aumento salarial sin atender el clima laboral y las oportunidades de crecimiento. Se debe entender la problemática para buscar una solución, atendiendo necesidades y generando beneficios reales y sostenibles.

6 Trabajo en equipo.

Formar un equipo multidisciplinario que apoye al mánager o al champion; es crítico para generar diversidad en pensamiento, provocando la creatividad al buscar mejorar condiciones actuales o resolver problemas complejos. Además, le ayudará a tener una perspectiva diferente de personas que no pertenecen a un mismo departamento y a la vez que sus estrategias tengan una amplia aceptación; sobre todo en relación con los que afecte el entorno social de la empresa.

7 Retroalimentación.

El seguimiento constante y puntual es clave para una estrategia exitosa. Por lo menos cada año, desarrolle encuestas para saber cómo se sienten sus clientes y colaboradores respecto a las implementaciones; comparta los resultados y permita sugerencias. Entre mayor transparencia exista, mejores resultados obtendrán.
Por medio de estas mismas encuestas podrá obtener información importante respecto a lo que se espera de su organización en torno a su comunidad; y podrá definir la relevancia de las futuras acciones; corregir de ser necesario
o cambiar el enfoque antes de la implementación, lo cual ahorrará tiempo y dinero en el proceso.
Estos siete pasos son básicos, los cuales se podrán adaptar a su caso específico y a medida que vaya progresando y obteniendo beneficios. También se pueden ir ajustando según vaya aprendiendo y ganando experiencia de lo que mejor le funciona a su organización y a sus stakeholders.

Por último, es importante no sólo centrarse en la óptica de negocio, sino también generar un impacto positivo desde su operación; la necesidad de reducir emisiones y aprovechar mejor los recursos que provienen de un problema que nos aqueja a todos los seres vivos.

El calentamiento global ya está causando estragos en algunas regiones de nuestro país; sobre todo en aquellas con climas extremos cuyos efectos se estarán agudizando en los próximos años. Ser responsable es crítico y está comprobado que podría generar beneficios económicos sostenibles. No esperemos a que los cambios en nuestro medio ambiente sean irreversibles.

 

(Visited 121 times, 1 visits today)
Compartir
Close