Escrito por: Economía, Opinión, Ramsés Pech

La ambición mundial petrolera – Acuerdo comercial no político

mundial

La demanda mundial del petróleo seguirá siendo una constante en el largo plazo, debido a la producción de combustibles de la cual aún se tiene total dependencia para el transporte de bienes y también de personas. El país de mayor demanda es Estados Unidos, con alrededor de 19.96 millones de barriles diarios.

Ramsés Pech

Grupo Caraiva – León & Pech architects

El mundo ha tenido una ambición desmedida en los dos últimos siglos sobe cómo disminuir la distancia entre dos puntos; ya sea para intercambio de productos, servicios o insumos. Hasta el momento se logró un medio eficaz para dicho fin, a través de la quema de combustibles; ya sea en motores de combustión o turbinas para cualquier medio de transporte de carga o personas.

En este sentido, durante los últimos tres años el mundo ha estado al pendiente del cómo controlar el precio de una materia prima. Este es el petróleo y sus derivados los cuales han colapsado economías. Incrementa los costos de todos los insumos, productos o servicios; al influir en forma directa en la inflación y, en consecuencia, afectando a las tasas de interés que acuerdan los bancos centrales de las naciones para sus transacciones económicas.

Además, el petróleo es un indicador de que una economía pueda dar certidumbre sobre su crecimiento económico; al mover su economía por esta variable usada para un todo.

El petróleo crudo, un dolor de cabeza cuya tentación se convirtió en ambición para todas las naciones; sin este, no se tiene el cómo para avanzar en las industrias (en el mediano plazo será el gas natural), y el cual ha influido en todo el mundo y así continuará por más lustros.

Pero en realidad ¿sabemos el porqué y cuáles son los parámetros que debemos considerar para medir el crudo en el mundo? si este en el corto plazo dejara de usarse, cosa muy poco probable. A continuación, daremos algunos datos que deberás comprender para entender por qué todos hablan de él.

Primero debemos partir de que, en el mundo, el promedio de la demanda diaria en las dos últimas décadas ha sido de alrededor de 85 millones de barriles; y al cierre del 2021, alrededor de 97 millones. Siendo el 2019 el de mayor demanda con 100 millones, y se espera que a finales del 2022 regrese a estos valores.

El país de mayor demanda es Estados Unidos (EU), con alrededor de 19.96 millones de barriles diarios (b/d), seguido de China con 14.94; India 4.77, Rusia 3.61 y Japón 3.42 en 2021. México demanda 1.641 millones b/d, ocupando el lugar decimotercero a nivel mundial.

Del total de la demanda de crudo, el 87% ha sido enviado a refinación. En 2010 fue la de mayor porcentaje, para refinar un 89%; y al cierre del 2021 fue de 84 por ciento.

Esto indica que gran parte del crudo líquido se transforma para obtener combustibles; principalmente gasolina, diésel y turbosina. El país de mayor refinación es EU con alrededor de 15.65 millones b/d; seguido de China con 14.07, Rusia 5.61, India 4.72 y Corea del Sur con 3.12 en 2021. México refina petróleo crudo en alrededor de 779 mil b/d y ocupa el vigésimo lugar a nivel mundial.

El volumen de derivados del crudo que salen de las refinerías a nivel mundial promedió de 2000 a 2021 alrededor de 90 millones b/d. Los países que más produjeron en 2021 son EU con 18.64 millones b/d, seguido de China con 13.54; Rusia 6.16, India 5.67 y Corea del Sur 3.15. México está en el lugar vigesimotercero a nivel mundial, con 754 mil barriles.

mundial

Los datos de la demanda de crudo de entrada y petrolíferos de salida (principalmente combustibles) no serían posibles si no existiera en el mundo un total de 102 millones de barriles en capacidad instalada de refinerías a nivel mundial. De 2000 a 2021 se incrementó este volumen en un 24%; siendo China la de mayor crecimiento con 11 millones, y en el próximo lustro podría sobrepasar a EU, debido a que están a 1.2 millones de distancia.

EU cuenta con la mayor capacidad instalada a nivel mundial, con 17.75 millones de barriles, seguido de China con 16.46, Rusia 7.10; India 4.84 y Corea del Sur con 3.52. México está en el lugar decimocuarto, con 1.615 millones.

mundial

Entonces, con estos abrumadores datos de la demanda, donde una gran parte se envía a refinerías para crear combustibles, se confirma que el mundo no podrá dejar en el corto plazo la utilización del petróleo.

Hoy lo vemos por la alta incertidumbre que genera en las economías, al incrementarse los precios del barril como consecuencia de un evento geopolítico, “La invasión de Rusia a Ucrania“; y no como consecuencia de movimientos del mercado de petróleo crudo.

La consecuencia directa, tangible, y variable ha sido el incremento del precio de los combustibles; afectando en forma directa en la inflación y desequilibrando a las economías. Un incremento en los combustibles repercute en una desaceleración económica; derivado que las personas y los productos dejan de moverse al mismo ritmo en promedio, dejando de fluir el efectivo en una nación.

Ante esta situación, las administraciones de los gobiernos permiten a los el acceso  a los combustibles; optando por mayores subsidios en gasolina y diésel, creando un precio ficticio en el mercado.

En el mundo existen dos tipos de comercio del petróleo: los que quieren mantener un precio de barril bajo, derivado de que su mercado no tiene subsidios directos al consumidor en los combustibles; y los que quieren un precio alto porque dependen de los ingresos de las exportaciones del crudo.

Ambos están en una disputa continua y esto genera incertidumbres, resultando en altibajos en los precios del barril; y manipulando así el costo de los combustibles.

Existen muchas soluciones, pero la realidad es que el mundo no dejará de usar gasolina o diésel para moverse. Pero, creo que una posible solución rápida es mejorar el rendimiento de los motores, ligado a una mejor calidad de los combustibles; cuyo objetivo es estar lo más cerca posible de una combustión completa. La finalidad es lograr una mayor cantidad de Km por cada litro consumido en los motores o turbinas.

Recordemos que los mercados, de cualquier índole comercial o de transacciones, continuarán a lo largo de la faz del planeta; y las personas serán las que cambiarán.

La ambición significa acaparar. Esto crea una distorsión en el mercado en función de quién puede controlar al mercado mundial del crudo; de cuánto crudo demanda, transforma y comercializa.

►REVISAPemex en la mira: resultados positivos

(Visited 119 times, 1 visits today)
Compartir
Close