Escrito por: 360°, Carlos Murrieta Cummings, Empresas, Opinión

Uso de carbón y COP26

carbón- opinión

Existen varios factores que pueden provocar que la transición energética tarde más de lo esperado, entre ellos están el uso del carbón

Carlos Rafael Murrieta Cummings
Socio de Iraltus

Como resultado de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) realizada a principios de noviembre, se firmó el Pacto Climático de Glasgow. Sin embargo, aunque no constituye el avance decisivo que se necesita para frenar el Cambio Climático, representa una mejoría gradual; este plantea la eliminación paulatina del uso de carbón como fuente de energía, la reducción de subsidios a los combustibles fósiles y hace hincapié en la inminente necesidad de aumentar el apoyo económico a los países en vías de desarrollo con el objetivo de que estos también se sumen al combate de los orígenes de la crisis medioambiental.

Históricamente, el carbón ha sido la principal causa del Calentamiento Global, por lo que se han establecido objetivos de emisiones netas cero a mediano y largo plazo, en este sentido resulta crítico que los países que generan las mayores cantidades de gases de efecto invernadero reduzcan de manera significativa sus emisiones.

Los países

Durante 2018, el 68.71% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero provinieron solamente de 10 países, es decir, más de dos tercios de las emisiones mundiales. Estados Unidos, Unión Europea y China contribuyen prácticamente con la mitad de las emisiones totales. Ante esto, durante la COP26, Estados Unidos y China llegaron a un acuerdo con el propósito de cooperar en cuestiones climáticas y acordaron impulsar las energías limpias, combatir la deforestación y reducir las emisiones de metano.

Los países que representan el 90% del PIB mundial, se han fijado la meta de cero emisiones para mediados de este siglo; otros con mucho mayor rezago, también han fijado retos importantes. India se ha comprometido a reducir sus emisiones en 60% durante los próximos 10 años y alcanzar emisiones netas cero en 2070; Nigeria para 2060.

Transición energética podría tardar más de lo esperado

Si bien es cierto que la COP26 ha colocado el compromiso de emisiones netas cero en el centro de las empresas, existen varios factores que pueden provocar que la transición energética tarde más de lo esperado. Uno de ellos es el aumento en los costos de las energías renovables.

Recientemente, los costos de las materias primas para la fabricación de tecnología eólica y solar han aumentado de manera considerable, tal es el caso del acero, aluminio y cobre, cuyos costos han incrementado 210%, 62% y 43%, respectivamente. Los costos logísticos han tenido el mismo comportamiento debido a la escasez de fletes marítimos; los aranceles impuestos sobre los paneles solares fabricados en China también han generado un incremento en los costos de dichos equipos.

¿Invertir en producción de pilas?

Por otro lado, la Unión Europa busca impulsar el desarrollo de vehículos eléctricos como pilar clave para reducir sus emisiones, mientras que intenta disminuir la dependencia del suministro de baterías de Asia a través del impulso de proyectos con fabricantes de automóviles y especialistas en baterías con sede en Europa. Sin embargo, las compañías automotrices europeas se encuentran reacias a invertir en la producción de material para baterías, debido a la incertidumbre en las cadenas de suministro. Actualmente, Europa ya está limitada por la escasez de productores químicos capaces de procesar minerales y convertirlos en cátodos para la fabricación de baterías.

Otro factor que influye de forma importante en la crisis climática es la industria naviera, la cual produce mil millones de toneladas de contaminación climática cada año. Con aproximadamente el 90% del comercio mundial moviéndose por mar, el transporte marítimo representa el 3% de todas las emisiones globales y podría aumentar al 10% para 2050 si la industria continúa dependiendo de los combustibles fósiles.

Ante esta problemática, muchas empresas se han comprometido a realizar envíos sin emisiones de carbono para 2040 con el fin de descarbonizar más rápido el sector del transporte marítimo, entre las que destacan: Amazon, Brooks Running, Frog Bikes, Ikea, Inditex, Michelin, Patagonia, Tchibo y Unilever.

Tecnología de cuarta generación

Es claro que un futuro con cero emisiones requerirá una descarbonización masiva de las industrias a nivel global. Las tecnologías de cuarta generación desempeñarán un papel fundamental y podrían ayudar a abrir el camino hacia la transición energética; en este sentido, las áreas de procura jugarán un papel clave para lograr los objetivos de sostenibilidad.

Se vuelve crítico que, tanto el sector público como privado, destinen recursos para el desarrollo de infraestructura y tecnologías que hagan posible la transición energética.

La COP26 ha dejado la puerta entreabierta para mayores recortes en un futuro próximo. Por ahora los compromisos adquiridos por los países firmantes implican acciones de corto, mediano y largo plazo; que hagan que sus industrias aborden los desafíos climáticos, geopolíticos y económicos que enfrentan y asuman su responsabilidad histórica.

TE PUEDE INTERESARMERCADO ENERGÉTICO Y CADENAS DE SUMINISTRO

 

(Visited 81 times, 1 visits today)
Compartir
Close