Escrito por: Código de Red, Electricidad, Hans-Joachim Kohlsdorf, Opinión

Migración de contratos de autoabasto al (ya no tan nuevo) MEM

contratos de autoabasto

No he visto una propuesta con respecto a contratos de autoabasto de los generadores o de las cámaras y asociaciones para lograr una salida

Hans-Joachim Kohlsdorf
Socio fundador de Energy to Market

Nunca sabremos si como sector privado cometimos un gran error estratégico al no proponer en estos últimos tres años ninguna solución a los problemas reales; tanto del Sistema Eléctrico Nacional, como a los defectos en los contratos de autoabasto. Los amparos obtenidos hoy parecen “victorias pírricas”. Las cúpulas gremiales y algunos generadores y empresarios decidimos no ceder ni proponer soluciones; a pesar de ser todos conscientes de los problemas que aquejan nuestra red y de los subsidios implícitos aún vigentes.

Muchas empresas de tecnología, generadores que de forma responsable construyeron centrales renovables con tecnología de punta e industriales a los que no les parecían correctos varios aspectos de los contratos de autoabasto prefirieron quedarse callados y no expresarse ni siquiera a través de sus cámaras. La mayoría de estas y las asociaciones del sector eléctrico se dedicaron a no reconocer responsabilidad alguna con respecto a los problemas reales. Las discusiones públicas nunca avanzaron más allá de las recriminaciones mutuas.

La reforma

Hacia finales del año 2012 se comenzaron a discutir las bases de una reforma constitucional para abrir el sector energético a la inversión privada. En el 2014 se implementó la reforma constitucional y aunque aún no se tenían las leyes secundarias ni la normativa detallada, el marco general de esta reforma ya nos quedó claro a todos los involucrados en el sector eléctrico. Recordemos brevemente: la reforma constitucional fue aprobada y aplaudida por (casi) todo el sector privado hace siete años.

El marco normativo del sector eléctrico anterior, definido básicamente en la segunda mitad de los años 90 había llegado a su fin y se esperaba que todo el sector eléctrico se enfocara en aprovechar las nuevas oportunidades. En gran medida así fue, se generaron proyectos nuevos muy interesantes (y otros no tan interesantes ni correctamente ubicados en el territorio nacional).

¿Qué nos faltó?

La falta de iniciativa del sector privado para iniciar un proceso ordenado de migración hacia la LIE, resalta el hecho de que la reforma no hubiera incluido plazos forzosos para la migración de permisos y contratos de la ley anterior a la LIE. Nos faltó claridad absoluta, de que, aunque se respeten los contratos autorizados previamente a la reforma, estos no se podrían prorrogar ni modificar. Buena parte de los amparos y pleitos actuales responden a un grupo de interés tratando de evitar que la reforma al sector energético del año 2013-2014 sea válida para ellos.

Enfrentamos también la extraña situación de que tenemos un grupo de importantes empresas que quieren mantener la normativa de los años 90 y un sector oficial que quisiera regresar a los años 70. Ese enfrentamiento y actividades de lobby de muchas asociaciones sectoriales generaron un fuerte daño colateral: nuestra normativa no refleja los importantes avances tecnológicos del sector eléctrico y nos trae atrapados con un Código de Red anticuado, tanto para generadores como usuarios.

Tristemente, tenemos que agregar, que ni siquiera un 10% de las empresas cumplen con este código publicado en el año 2016 y que interconectar una central de energía renovable a la red eléctrica en México debe cumplir normas, que un país como Honduras ya no aceptaría. Exacto, Honduras (y mil disculpas a mis amigos hondureños), no Alemania, Francia ni Australia.

La ausencia de propuestas

A la fecha, no he visto una propuesta de los generadores de autoabasto o de las cámaras y asociaciones para lograr una salida negociada frente a las autoridades. Adicionalmente, nuestros trámites y barreras burocráticas se encargan de hacerle muy difícil la vida a aquellos industriales que enfrentando vencimientos de sus contratos de autoabasto, se quieran salir de ellos.

Es sorprendente ver, en retrospectiva, la falta de propuestas que busquen una transición ordenada y transparente de los autoabastos al mercado eléctrico. El tema de actualización tecnológica también se estancó. No hemos podido iniciar un análisis para incorporar la modernización tecnológica al sector eléctrico. Sorprende que los industriales del sector, que venden soluciones que apoyan la calidad de energía tampoco propongan normativas actualizadas. Cámaras como la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas (Caname) no presentaron ni una sola propuesta de modernización que favorezca la producción en México de equipos eléctricos modernos.

Recomendaciones

Recomendaciones para proponer ahora sí, un proceso ágil de migración a la LIE y tratar de negociar una solución equilibrada para todos los involucrados:

1.- Ya no se deben conceder prórrogas ni cambios a los contratos basados en la legislación previa a la reforma del 2014. Los contratos y permisos en sí, se deben respetar.

2.- Los usuarios compradores de energía deben poderse salir de forma ágil y sencilla de los contratos de autoabasto, una vez que los compromisos y plazos acordados inicialmente con los generadores se vencen.

3.- Los generadores en autoabasto deben tener la obligación de acompañar de forma ágil en este proceso a los usuarios.

Apoyo de las cámaras

4.- Las cámaras industriales deben apoyar a sus agremiados que se quieren salir de contratos que se están venciendo. Recordemos que en muchos casos, la energía que venden los generadores de autoabasto es muy cara y el beneficio para el usuario final proviene de no pagar las tarifas actuales de transmisión ni distribución y por el hecho de que la CFE respalda de forma gratuita la intermitencia de las renovables a través del “banco de energía”.

5.- La CRE debe dar de baja a los usuarios autoabastecidos que así lo solicitan y facilitar la migración a ser usuarios calificados según las normas actuales vigentes, girando las instrucciones pertinentes tanto al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) como al generador de intermediación.

6.- El generador de intermediación debe redirigir la energía que se va liberando al MEM.

7.- El Cenace puede apoyar este proceso agilizando los trámites de migración de autoabasto a la LIE.

8.- El proceso de migración parcial de la generación de centrales de autoabasto a LIE se debe fomentar y facilitar.

Autoridades

9.- Los contratos de autoabasto genuinos no deben sufrir las consecuencias de los de los desacuerdos que dominan la discordia actual. Independientemente de la migración de las normativas definidas el siglo pasado hacia las normativas definidas hace ya 7 años, las autoridades deben exigir y las cámaras deben motivar a sus afiliados a que como mínimo se cumpla con la normativa vigente desde la reforma energética del año 2014.

10.- La CFE debe iniciar un proceso de actualización y firma de los nuevos contratos de conexión actualizados con las empresas, especialmente aquellas que buscan salir del autoabasto.

11.- Comisión Reguladora de Energía (CRE), CFE y Cenace deben exigir que todas las empresas, así no quieran migrar a la LIE, cumplan con el Código de Red y los manuales de medición y conectividad.

12.- La CRE puede iniciar un proceso de verificación de cumplimiento del Código de Red y considerar el cobro de multas a las empresas que no lo cumplen aún.

¿Tecnología del siglo XX o modernización?

Tristemente, no tenemos una cámara para el sector energético que aglutine todos los temas, tenga la capacidad de entender los avances tecnológicos y fomentar su rápida implementación en México. Tenemos un gran número de asociaciones, no todas ellas dedicadas a impulsar la adopción de normativas modernas.

Como soy un fiel creyente de que las mejores iniciativas que favorecen a nuestros países deben provenir de un sector privado responsable e innovador, creo que nuestras asociaciones pueden liderar un proceso de adopción ordenada pero obligatoria de los avances tecnológicos tan importantes de los últimos 20 años.

Solo así podemos garantizar la competitividad de nuestras empresas y la creación de una oferta tecnológica moderna, ojalá con fabricación y programadores en México generando empleos dignos para estudiantes de carreras de ingeniería.

Matices

Tampoco quiero generalizar sin matizar. En Energy to Market (E2M) nos consta que hay excepciones honrosas a mi memorial de agravios arriba descrito: Sí tenemos

– Proyectos de generación ubicados correctamente con respecto a las zonas de consumo eléctrico y las capacidades de las redes de transmisión.

– Proyectos de generación que cumplen con altos estándares tecnológicos y que han ido realizando inversiones para ser grid friendly como dicen en Estados Unidos.

– Generadores de autoabasto reales, como por ejemplo los ingenios azucareros, empresas papeleras, agroindustriales y otras.

– Importantes inversiones de algunos industriales para cumplir con el Código de Red y otras inversiones que apoyan a estabilizar la red eléctrica.

– Sí vemos ya claras iniciativas en algunas cámaras industriales a impulsar la adopción de tecnologías del siglo XXI. Quisiera resaltar especialmente la iniciativa de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) para facilitar el cumplimiento del Código de Red.

Conclusión

Veo con cierto optimismo las primeras señales de que sí se abra la posibilidad de un diálogo constructivo; y será posible modificar la propuesta tan radical a la Constitución presentada al Congreso, para solucionar temas que no necesariamente requieren de una reforma constitucional. Sinceramente, espero que tratemos de presentar de forma urgente soluciones creativas a los problemas reales del sector. Entidades tan prestigiosas como el IMCO pueden apoyar las discusiones presentando un camino alternativo.

TE PUEDE INTERESARELECTRICIDAD ¿NOS QUEDAMOS ATRAPADOS EN EL SIGLO XX?

 

(Visited 575 times, 1 visits today)
Compartir
Close