Escrito por: Erick Ortiz Vega, Opinión, Tech & Trends, tecnología, TI

Evolución tecnológica del dinero mexicano

Dinero-Opinión

Un avance impulsado por Banxico sobre inclusión financiera digital son las aplicaciones tecnológicas para gestionar dinero como SPEI y CoDi

Tecnología sobre Tiempo
Erick Ortiz Vega
Socio fundador de Sulvolta

Recientemente visité el nuevo museo del Banco de México que abrió sus puertas el 25 de septiembre de este año; y sin hacer spoiler de lo que verán en la exposición pero a manera de logline quiero compartirles que la conceptualización y materialización del museo expresan de forma sucinta y elegante, la trascendencia en nuestras vidas de la evolución del dinero mexicano; siendo el banco central mexicano el actor responsable de acreditar su confianza, tanto dentro del país como fuera, pese a cualquier adversidad prospectada o inesperada.

Sería un error describir la obnubilación como efecto de la visita; pues, por el contrario, despierta conciencia y reflexión sobre la importancia de la evolución tecnológica del dinero en el tiempo; lo que ha sido, lo que es y lo que está por venir, pero siempre dirigida por la significancia humana.

No cabe duda que para aterrizar la belleza de la propuesta museográfica híbrida, física y virtual, los mediadores son el maridaje perfecto dentro de la exposición, ya que sus explicaciones apasionadas contagian de calidez a la belleza del lugar junto con sus obras.

¡Dinero, dinero, dinero!

En mi visita fui afortunado y agradezco a los mediadores que me acompañaron con exquisitas explicaciones, Alia Balam González e Iván Morales Villanueva, quienes me hicieron vibrar con un grito por demás sabroso y efusivo: ¡dinero! ¡dinero! Invito a todos los visitantes lo realicen cuando estén parados en la columna de los cinco cimientos del Banco de México, pues evocar el sonido del dinero contagia de abundancia y felicidad, pruébenlo. Pregunten además por las dos anécdotas hermosas en la maqueta del edificio, una de una artista de cine y otra de un poeta. No las revelaré, pregunten por Alia e Iván.

La exposición se compone de cuatro salas y la bóveda. A título personal, sugiero iniciar por la sala de entendimiento de la función del Banco de México; en ella se dan pinceladas de lo que se verá a profundidad en las tres siguientes, siendo la tónica de las cuatro, la tecnología.

Permítanme explicarles. La tecnología se aprecia desde que entramos al museo, pues se disfruta en el vitral virtual del artista plástico Fermín Revueltas, también, dentro de la sala del dinero mediante elementos interactivos y de creación, sutilmente en la puerta de la bóveda de The Mosler Safe Company que quebró en 2001, pero queda ahí la huella tecnológica de seguridad que fue útil en épocas pasadas.

Confianza del peso ya no depende del oro

Hoy día, la bóveda no resguarda oro mexicano, está vacía. Lo cual es sumamente interesante porque habla por sí mismo que la tecnología de The Mosler Safe Co. dejó de ser importante y revela también que la confianza al peso mexicano ya no radica en la cantidad de oro resguardado, si no, en otros valores que Banxico debe preservar bajo sus cimientos filosóficos & técnicos, así como los de constitución como S.A.

En mi opinión, la tecnología es uno de los instrumentos adecuados de importancia notable, como cimiento del banco central para garantizar la credibilidad y confianza en el peso mexicano. Tal es el hecho, que la tecnología de la bóveda fue reemplazada por la contenida en los billetes, para así garantizar su fiabilidad contra procesos de copia, y evitar que se inunde de mayores emisiones de billetes válidos entre la sociedad, disparando inflaciones. Hay que recordar que el papel del Banco de México es cuidar que el dinero mantenga su poder adquisitivo a lo largo del tiempo, es decir, que la inflación sea baja y estable.

Resulta cierto, aunque poco evidente que la tecnología de descentralización está presente en el dinero que usamos a diario en forma de billetes, y si antes la centralización tecnológica podía asegurar un orden en el funcionamiento del dinero, la flexibilidad limitada inherente en la centralización en estos tiempos del siglo XXI, se antoja difícil que sume a la garantía de confianza. Aún sin hablar de los escenarios posibles y formas del dinero en el futuro.

Evolución tecnológica

Pero antes de hablar del dinero en el futuro, vale la pena reflexionar sobre lo que la exposición numismática devela: evolución tecnológica. Se observa en los diferentes diseños de billetes con sus colores y materiales, yendo desde el papel algodón hasta polímeros, y sumando hasta nuestros días diferentes elementos de seguridad que facilitan su autentificación y dificultan su falsificación. Por ejemplo, los hilos de seguridad y la marca de agua en el papel algodón; en el polímero, la ventana transparente y las tintas con cambio de color. Otros elementos que se agregan en la impresión, como los relieves sensibles al tacto para apoyo a la gente con deficiencia visual.

En el 2020, la Sociedad Internacional de Billetes Bancarios (IBNS, por sus siglas en inglés), seleccionó al billete de 100 pesos de la familia G, emitido por el Banco de México, como ganador del premio anual “Billete bancario del año”. Distinción que se obtuvo por sus elementos de seguridad, belleza en el diseño y tecnología de realidad aumentada (AR, por sus siglas en inglés) embebida.

Para disfrutar de la incorporación de la tecnología AR al billete de 100 pesos, Banxico desarrolló la app gratuita BilletesMx, la cual funciona tanto en iOS como en Android. Recomiendo descargarla y disfrutar este toque tecnológico innovador como arte digital. México es pionero en su incorporación en los billetes. En otras palabras, tenemos el billete bancario tecnológico número uno del mundo, no es algo irrelevante, por el contrario, es algo que todos los mexicanos debemos conocer y estar orgullosos. Nuevamente, el billete bancario más innovador es mexicano.

El dinero del futuro

Ahora bien, hablemos de las formas del dinero en el futuro. Para ello, cabe resaltar que el oro y la plata ya no se utilizan como dinero porque la tecnología desarrolló formas de dinero más flexibles y ágiles para la sociedad y con menor costo de traslado y acumulación. Es así como el billete es el medio de pago más utilizado a nivel mundial, cumpliendo con las tres funciones del dinero: resguardo de valor, unidad de cuenta y medio de pago.

Entonces ¿qué sigue después del billete y de la cuenta bancaria?, ¿cómo será el dinero en el futuro? El dinero del futuro dependerá de las necesidades de la sociedad mexicana y de las tecnologías que se desarrollen. Y si bien, las formas del dinero pueden cambiar y aprovechar las mejores tecnologías disponibles, deberá seguir cumpliendo con sus funciones.

Algunas formas del dinero en el futuro son: monedas digitales de bancos centrales, Banxico ya está trabajando en la suya, monedas estables y criptoactivos.

Monedas digitales

Las monedas digitales de bancos centrales (CBDC, por sus siglas en inglés) conservan las funciones del dinero, pues estarán respaldadas por el banco central que las emita, de igual manera que los actuales billetes o monedas. Al momento se han identificado dos modalidades: una para grandes instituciones y otra para el público en general. Aún hay muchos temas que resolver, como el grado de anonimato y su impacto en la política monetaria.

Las monedas estables o stablecoins, son registros digitales emitidos por una institución y su valor estará basado en una canasta de monedas o activos de valor estable como el dólar, el euro o cualquier otra moneda. Sin embargo, enfrentarán desafíos en cuanto a riesgos legales, de seguridad, de respaldo y reglas antilavado de dinero y fraude.

Los criptoactivos, aunque es una posible forma, no son considerados dinero porque no cumplen con las tres funciones, aunado a que no están regulados ni respaldados por ningún banco central ni activos estables. Son códigos digitales con las tecnologías blockchain y de criptografía, y su valor está en función de la percepción sobre sus posibles usos que se reflejarán en la interacción de la oferta y la demanda.

Dichos activos virtuales podrán ser intercambiados electrónicamente, pero en muchos casos no contarán con un activo o institución que respalde su valor, así que la volatilidad de su valor aún es muy elevada, por lo que esta clase de activos son especulativos. Nadie estará obligado a aceptarlos como pago. Hoy en día se ha identificado su uso en operaciones ilícitas de alto valor, incluyendo fraudes y lavado de dinero. Por otro lado, son activos que para ser generados implican aún el uso de mucho cómputo, impactando de forma muy considerable su huella de carbono.

Criptoactivos

También es importante señalar que los criptoactivos son proyectos individuales de programadores. Por ejemplo, Bitcoin es un proyecto iniciado por Satoshi Nakamoto, aunque su identidad se desconoce. Ethereum, por su parte es un proyecto concebido por el programador Vitalik Buterin. Si se reflexiona un poco, no es tan distinto de lo que sucedió en nuestro México, cuando incluso los caudillos revolucionarios emitieron su propio billete y era la confianza en él lo que le daba el valor y aceptación a dicho papel.

Así que, si se piensa, las criptomonedas no son tan revolucionarias como aquellos hombres del siglo XIX y principios del XX, salvo por la tecnología. Ahora bien, fue cuestionable que cada caudillo se erigiera con su billete y el banco central puso orden en el funcionamiento, credibilidad y tecnología a usar. ¿Sucederá algo similar con la evolución de la autoridad sobre las criptomonedas? Son tiempos muy distintos, con tecnología muy diferente, y es un mundo nuevo, hoy incluso se habla del metaverso y la realidad aumentada.

Pero no deja de ser curioso que el fenómeno de los criptoactivos, de cierta manera en nuestra historia de la evolución del dinero, ya vivimos lo que es la significancia de acuerdo al tipo de proyecto individual del caudillo, o en su defecto de los Estados de la República, y hoy son proyectos de programadores.

No se puede predecir el futuro

Para ir concluyendo, no se puede predecir el futuro, sino construyéndolo. Visto de esta forma, las interacciones sociales y comerciales de la sociedad son cada vez más digitales; resulta claro que el futuro de la forma del dinero será digital; en la proporción de esas necesidades e interacciones humanas.

También es un hecho que los retos de usar dinero físico son: siempre hay que traerlo cargando y solo puedes gastar lo que llevas en los bolsillos. La solución pareciera ser el dinero digital, pero para que funcione en nuestra sociedad, es importante no olvidar los retos a los que se enfrenta nuestro país en términos de conectividad a internet, sea mediante WiFi, 4G o 5G, así como los retos de inclusión financiera digital, tanto para personas físicas como morales, éstas empezando por las Mipymes, las de mayor abundancia en México.

En este sentido, un avance que ha fomentado Banxico sobre la inclusión financiera digital son las aplicaciones tecnológicas como SPEI y CoDi; las cuales cimentan mejoras en la infraestructura de los sistemas de pago para permitir un volumen creciente de transacciones, conducidas de manera ágil y segura. Pero falta mucho camino por pavimentar tecnológicamente, empezando por la cobertura de internet en todo el país y la capacitación financiera digital.

Confiabilidad del peso

Ya lo decía Philip Kotler, “el progreso viene por medio de los grandes movimientos sociales que buscan favorecer a las comunidades”. El Banco de México nació oficialmente el 1 de septiembre de 1925. Desde entonces, con la tecnología de cada época, ha velado por garantizar que el peso mexicano sea un medio de pago nacional; sea unidad de cuenta y resguardo de valor, para que la población pueda utilizarlo con confianza en sus transacciones.

En conclusión, la propuesta museográfica liderada por la maestra Jessica Serrano, es una joya que vale la pena que los mexicanos la conozcan; porque cuenta nuestra historia como país desde la óptica de la evolución del dinero, la cual refleja nuestras necesidades como sociedad y de interacción global. También, no olviden apreciar la propuesta desde la óptica tecnológica; porque la confianza en el dinero es sustentada por la tecnología utilizada y es el Banco de México el responsable de seleccionar dicha tecnología.

TE PUEDE INTERESAR¿QUÉ DICE ENTRE LÍNEAS EL CRECIMIENTO DE GENERACIÓN DISTRIBUIDA EN MÉXICO?

(Visited 324 times, 1 visits today)
Compartir
Close