Escrito por: 360°, Andrea Servín Aguila, Opinión

Un futuro Net Zero

futuro

La coalición mundial a favor de la neutralidad de las emisiones es real y entiende que no basta con impulsar ideas verdes de cara al futuro

Andrea Servín Águila
Ingeniera en desarrollo sustentable

El término Net Zero ha adquirido popularidad recientemente, dado que cada vez más naciones y empresas se suman al reto de equilibrar el nivel en que contaminan y consumen, con la mitigación de los efectos adversos de sus actividades. Es común que se relacione esta definición con la baja de emisiones, pues constituye un primer paso para alcanzar economías carbono neutras a más tardar en 2050. Si bien, es una meta ambiciosa, se pueden detonar cambios ya sea de forma individual o colectiva.

La coalición mundial a favor de la neutralidad de las emisiones es real. Sus miembros entienden que no basta con fomentar ideas verdes, dentro y fuera de una empresa, ciudad o país. Es claro que se requieren políticas, reglamentos y fondos que ayuden a cumplir los objetivos necesarios para minimizar las emisiones, en tanto no se desarrollen proyectos que absorban parte de la huella de carbono restante y se creen alternativas para llevarla a cero.

TE PUEDE INTERESARHIDRÓGENO DESCARBONIZA LA ECONOMÍA

Más allá de la reducción de emisiones

Para entender lo que implica esta etiqueta, no solo se debe plantear una reducción de los gases emitidos a la atmósfera, también se requiere pensar en los contaminantes que terminarán en el agua y el suelo. De igual forma, es necesario contemplar un aprovechamiento del 100% de sus insumos, lo que conlleva la separación, disposición, reciclaje y reúso de los residuos. Un punto nodal para lograr emisiones netas cero está en el mix energético y una combinación entre eficiencia y generación en sitio o adquirida a partir de operaciones renovables.

En resumen, se trabajará mediante una jerarquía de mitigación que priorizará la eliminación de contaminantes actualizando tecnologías. Pondrá en segundo plano la reducción de emisiones fomentando la toma de decisión con sustento científico. Luego, brindará alternativas para sustituir insumos altamente contaminantes o escasos y, por último, buscará compensar financieramente los gases de efecto invernadero de origen antropogénico.

Actualmente, 130 países han mostrado su compromiso con un futuro sostenible y se han creado alianzas con 43 bancos entre los más importantes del mundo. Las corporaciones no se quedan atrás. Más de mil compañías se han sumado al reto; 82 de éstas son reconocidas como parte de la lista Global Fortune 500 y se han fijado metas mucho más ambiciosas. Por ejemplo, Netflix ha anunciado su compromiso por alcanzar cero emisiones netas para el final de 2022.

Una carrera por la innovación

Las principales economías del planeta han tomado esta iniciativa como una carrera en la que la innovación jugará un papel fundamental, por lo que 17 mil entidades educativas han sumado más de 4.6 millones de estudiantes para emprender este cambio de paradigma.

El poder que se le ha conferido a cada persona que habita la Tierra es innegable, pues la sociedad no solo le ha dado un peso enorme a lo que dice de una empresa o país su cultura ambiental, también se obliga a sí misma a no consumir más, sino a consumir mejor.
En definitiva, las decisiones tomadas de forma individual traen consigo efectos masivos y cada persona es responsable del mañana que se vivirá o se sobrevivirá.

TE PUEDE INTERESARINTERNET ¿LIBRE DE EMISIONES DE CO2?

(Visited 89 times, 1 visits today)
Compartir
Close