Escrito por: Nacional, Negocios

Precio del gas es mi dolor de cabeza cada mes

Gas-LP- Gas Bienestar

Ciudadanos no creen que la creación de Gas Bienestar cambie la situación económica del país. Entérate de lo que dijeron

Enrique Pérez Sánchez, quien tiene un negocio de tacos de guisado en la colonia Santa María la Ribera, ha visto cómo el aumento en el precio del gas afecta su economía. Pese al anuncio del gobierno sobre la creación de la empresa Gas Bienestar, con el fin de disminuir los precios, no cree que su situación cambie.

“Impacta en los costos, en los insumos, en el hecho de que, si damos a un precio el producto, el costo tiene que incrementar y de por sí la gente no tiene mucho dinero y le damos un producto bueno, pero caro, la gente va a decir ´me quedo con las ganas de consumir porque ya no tengo dinero´”.

Vistiendo un delantal negro y su cubrebocas, el uniforme con el que atiende en el local ubicado a media cuadra del emblemático Kiosco Morisco, Enrique señaló que su bolsillo y el de su familia es el que amortigua los incrementos en el precio del gas.

Este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de Gas Bienestar, que operará Petróleos Mexicanos (Pemex), con el fin de disminuir los precios de venta de gas LP en tanques domésticos de 20 y 30 litros.

Aunque enfrenta cotidianamente el aumento en el costo del gas, para don Enrique la propuesta del presidente, más que beneficiar, podría resultar contraproducente para el país. “Él quiere ser juez y parte y eso en el mundo actual no es correcto. En lugar de que crezca la nación, va a ir retrocediendo”, dijo.

Para el comerciante, el gobierno debería apostar mejor por energía renovable que a largo plazo permita tener mayores ahorros y beneficios.

 Es un dolor de cabeza

“El precio del gas es mi dolor de cabeza. Sí ha subido, me acuerdo cuando comencé a comprarlo costaba 500 pesos, yo tenía presupuestado siempre pagar 500, para 2018 y 2019 ya eran 600, y ya de 2020 para acá ya son 700”, expresa Angélica Hernández, habitante de la alcaldía Iztapalapa.

La joven trabajadora comenzó a comprar el tanque de gas desde que se cambió a la casa donde vive actualmente, en 2017, al siguiente año empezó a llevar un registro de cuánto le costaba el tanque y en qué fecha lo compraba.

En su registro se observa que el tanque de gas de 30 litros le costó 604 pesos en junio de 2018, en 2019 se mantuvo en un rango similar de precios, en 2020 aumentó hasta 670 pesos y en lo que va de 2021 rebasó los 700 pesos.

Respecto al anuncio que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador de crear Gas Bienestar, para vender tanques a menor precio en algunas colonias, Angélica dijo que le parece una buena idea siempre y cuando deje fijo el precio del gas.

“Yo sé que le va a sacar beneficio, un beneficio muy grande si crea su propia empresa, pero si va a dejar el tanque de 30 litros que cueste 400 pesos, un precio fijo, que no varíe, que lo veo muy complicado, a menos de que tenga una muy buena estrategia”, dijo.

Es como pagar otra renta

“El recibo del gas es como pagar otra renta y las cosas están muy difíciles”, dice doña Paula, una mujer de la tercera edad que dirige una fonda de comida corrida en Iztacalco, en la Ciudad de México. La mujer se queja de que el gas ha ido aumentando mes con mes, además de que los precios varían entre empresa y empresa.

“Unos cobran una cosa, otros cobran otra, pero pues a nosotros nos sale muy caro. Muchas veces ni obtenemos ganancia y es mucho dinero el que tenemos que reinvertir”, dice mientras cocina unos huevos fritos y remueve una sopa de pasta.

De acuerdo con Paula gasta hasta 800 pesos a la semana por concepto de gas, además de otros servicios, como la renta y la luz. Además, denuncia que con la pandemia bajaron las ventas, pero no hubo ninguna ayuda del gobierno.

“Estuvo muy mal todo. Bajaron las ventas, pero los recibos seguían llegando igual o hasta peor, más caros”, dice. Uno de los muchachos que le ayuda en la cocina, Pablo, también cuestiona que la economía nacional no mejore.

“Pues al final no importa qué diga uno de las decisiones que ellos toman, porque igual ya las tomaron y no hacen caso. Son sus decisiones y a nosotros ni nos preguntan ni nos hacen caso. El punto es que mejore la economía. Sabemos que no va a pasar de un día para otro”, dice Pablo.

Todos dicen que resolverán

El responsable de la panadería Aragón, en la calle del mismo nombre, a unos pasos del Metro Xola, compartió que él, desde hace 10 años, usa horno eléctrico para cocer sus panes. Recuerda que usaba el gas LP, pero, además de caro, era común que los tanques los llenaran mal. Cuestionado sobre si cree que una nueva empresa del gobierno resolverá el problema, contestó que no.

“Todos los gobiernos dicen que lo resolverán y nada”, dice.

Cerca, también está la tortillería El Maizito, una de las más concurridas, según los vecinos, por sus tortillas suaves y la amabilidad de quienes atienden. Una de las mujeres que atiende señala que no es solo el gas lo que ha subido y que tiene el precio del alimento mexicano en 18.50 pesos, también el incremento del maíz y hasta del papel con que se envuelve han influido.

“La gente luego nos reclama, pero al patrón también le suben las cosas”. En su caso, dijo que, el año pasado, en su casa, llenaba un tanque por 420 pesos, pero que ahora está en 580 pesos. Para sus ingresos, el aumento es mucho.

gas

Empresas son investigadas

 Lo que sobra en las redes sociales de la compañía de gas más conocida de Tijuana son quejas. Las hay por malos servicios, por tanques incompletos, por el alto costo y hasta por la mala conducción de los camiones repartidores.

“Cero seguridad. Deja tanques con defectos y cuando se les llama para que vengan los de control de fugas tardan hasta días”, escribió cierta clienta, en una publicación de la empresa en la que promocionaba la seguridad.

Y no parece ser el único usuario con ese problema, porque en otra publicación, un usuario de nombre Cesar Duque acompañó su queja con una grabación en la que se observa la fuga del tanque. “Solo dicen que hay que esperar y no se quieren hacer responsables. Pésima atención, no te dan solución”, escribió.

A la compañía, que se encuentra a unos dos kilómetros de la clínica 20 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del principal bulevar de la ciudad, el Gustavo Díaz Ordaz, incluso la investiga la Comisión Federal de Competencia (Cofece) por posibles prácticas monopólicas.

Ya no me alcanza para el tanque

“Ya no me alcanza para comprar el cilindro lleno, ni el de 20 kilos, lo que hago es irme a formar para que me lo rellenen, a veces sólo 300 pesos, no me alcanza para más”, así comienza a relatar Ángeles, jefa de familia y maestra, el calvario que ha significado para su economía el aumento de precios que ha tenido el gas LP en el Estado de México.

Desde que comenzó el año, reconoció, el aumento ha sido constante en los precios de este combustible, por lo que hoy en día evita cocinar en casa entre semana, aprovecha que en su trabajo puede comer y sus hijos también, así que usa el gas para que su familia se bañe y ha invertido en la prevención de fugas, “no podemos desperdiciar nada”.

Luego de que el presidente López Obrador anunciara que creará Gas Bienestar, las usuarias mexiquenses lamentaron que quizás no sea la solución pues al ser vecinas de la Ciudad de México, podría aumentar en precio en su estado.

 “Me suena a que no se va a poder tener gas más barato, es una crisis, no se avecina, ya estamos en ella porque, al final, los más afectados somos nosotros, no es justo, otra vez, paga quien puede y quien no, pues vemos si nos vamos acostumbrando a bañarnos con agua fría, aunque en Toluca sea un martirio en las mañanas”, consideró una de las vecinas.

gas

He pensado en quitar mi puesto

María tiene un puesto de antojitos en la colonia Presidentes México, en la alcaldía Iztapalapa, pero por la pandmeia de COVID-19 y el aumento en el gas LP su oficio ya no es redituable.

La mujer, de 48 años, se instala de lunes a domingo afuera de su domicilio para vender sus antojitos mexicanos, en un horario de 6 a 11 de la noche. Y para esta jornada laboral dice ocupar un tanque de 30 litros a la semana, el cual tiene un costo de 690 pesos, es decir, desembolsa cerca de dos mil 760 al mes.

“Antes estaba a 18 pesos el kilo, pero ya aumentó a 23, y dicen que va a subir más, entonces ya no sé que vamos a hacer. Apenas sale para comer y las ventas están muy bajas por lo de la pandemia. Y el gobierno nada que nos ayuda”, dijo la comerciante.

Aunado a esta gasto, María tiene que sustentar los estudios de sus dos hijos, la luz, el agua y el internet, por ello dice que su esposo ha tenido que alargar sus jornadas como taxista y hasta han pensado en quitar su puesto.

“Luego no vienen, y hay que ir a buscar  a otro parte y agregale la gasolina y todo lo que representa, y nadie nos apoya. Nos las hemos visto duras, pero, afortunadamente, ya nos vacunamos mi esposo y yo”, dice.

*Información de La silla rota

(Visited 4,679 times, 1 visits today)
Compartir
Close