Escrito por: Carlos Murrieta Cummings, Opinión

Nuevas oportunidades para cadenas de suministro

Cadenas de suministro

Es tiempo de tomar la ocasión que nos presenta la crisis y marcar un camino que se oriente hacia la resiliencia

Estamos ante un momento único para integrar y desarrollar cadenas de suministro innovadoras, sustentables y resilientes. Las crisis generan oportunidades de cambio y, en la mayoría de los casos, son para bien de la industria. Incorporemos consideraciones estratégicas en la definición de nuestras nuevas cadenas de suministro para que sean robustas y eficientes ante situaciones de incertidumbre y riesgo.

Las medidas de aislamiento implementadas para contener el contagio de COVID-19 evidenciaron la fragilidad de las cadenas de suministro global; al poner en riesgo la producción de bienes y servicios por interrupciones de abastecimiento o incluso paralizando líneas de producción completas. Empresas del mundo y de todas las industrias se están movilizando rápidamente en busca de implementar nuevos modelos operativos y comerciales.

Desde un inicio, las compañías enfrentaron grandes retos para sostener la continuidad de su operación y mantenerse en el mercado. La incertidumbre se hizo presente por la interrupción de suministro que afectaría a todos, desde la fabricación de automóviles hasta la de electrónicos, desde componentes farmacéuticos hasta maquinaria pesada, lo que colocó a la industria frente a una perspectiva desafiante.

Fragilidad de las cadenas de suministro

Por falta de piezas de origen chino, durante febrero Hyundai suspendió la fabricación de automóviles en Corea del Sur. Wuhan y ciudades cercanas pararon la producción de componentes tecnológicos que causaron un impacto negativo a Dell, HP y Qualcomm. Poco a poco, la afectación se fue extendiendo hasta llegar a América Latina y el Caribe. México y Brasil fueron de los más afectados dada su participación en las cadenas de suministro globales.

La imposibilidad de continuar con un suministro constante incidió en las cadenas mexicanas de producción de bienes y servicios finales en los distintos sectores económicos. Lo anterior resulta particularmente complicado si consideramos que en nuestro país existen más de 4 millones de Pequeñas y medianas empresas (Pymes) que generan la mayor parte del empleo, más de 90% de estas sufrieron alguna afectación.

La circunstancia actual configura un escenario en el que el tejido empresarial se ha visto fuertemente afectado por el cierre de muchas compañías, se habla cada vez más de la necesidad de articular de manera diferente las cadenas de suministro replanteando las estrategias de abastecimiento.

La fragilidad que genera la pandemia sobre las cadenas transnacionales, aunada a la fortaleza de las exportaciones mexicanas, la cercanía de nuestro país con Estados Unidos y las herramientas que brinda el acuerdo comercial, permitirán incursionar en nuevos ámbitos desde una posición más fuerte; para lograrlo es necesario identificar oportunamente nuestras áreas de mejora y trabajar en formar eslabones sólidos y un encadenamiento robusto, que nos permita ser más competitivos.

La pandemia no es la única amenaza

La amenaza sobre las cadenas de suministro provocada por la pandemia es solo la más reciente de una serie de interrupciones que ponen en grave riesgo de operación a las empresas importadoras. Los cambios se sucederán uno tras otro, la amenaza no proviene únicamente de temas sanitarios, también debemos considerar fenómenos naturales y las crecientes disputas comerciales a nivel mundial. En términos generales hemos observado siete etapas en la transformación de las cadenas de suministro:

1.- Escasez de suministro extranjero
2.- Escasez de suministro doméstico
3.- Cambios en la demanda
4.- Limitaciones logísticas
5.- Adecuación de cadenas con suministro local disponible
6.- Preparación para la recuperación de la demanda
7.- Optimización estratégica y operativa

Actualmente nos ubicamos en la quinta etapa, es conveniente prepararnos en el desarrollo de las siguientes para salir fortalecidos de la crisis.

La competitividad constituye el pasaporte de entrada para que las empresas mexicanas formen parte de las nuevas cadenas regionales. En este sentido, cobra relevancia el diseño de redes que permitan mitigar riesgos, de manera que las empresas puedan mantener estabilidad ante potenciales interrupciones y que su competitividad no se vea afectada.

Extremar confiabilidad de proveedores

Muy probablemente se buscará mayor dispersión geográfica para disminuir riesgo de suministro en determinado momento, al tiempo que se requerirá extremar la confiabilidad de proveedores. Es momento de tomar la oportunidad que nos presenta la crisis al marcar un camino que se orienta hacia cadenas de suministro más resilientes.

Las empresas deben tener claridad en términos de los riesgos que enfrentan ante una posible interrupción de suministro y encararlo desde una visión estratégica: asegurar la correcta selección de proveedores confiables; buscar permanentemente la mejor alternativa en términos de calidad, servicio y costo y generar valor económico desde el proceso de procura. A estos elementos quiero añadir uno particularmente importante por las grandes implicaciones que conlleva y es evitar la relación con empresas que facturan operaciones simuladas, dada su estrecha vinculación con la evasión y elusión fiscal, así como con los flujos financieros ilícitos.

Estabilidad de la cadena de suministro

El manejo adecuado de proveedores cada vez cobra mayor relevancia por la repercusión directa que ejerce sobre la estabilidad de la cadena de suministro y por su impacto en la generación de valor, al emplear los activos de manera más efectiva, disminuir cos-tos, optimizar el nivel de inventario y al ofrecer un buen servicio al cliente que se traduce en fidelización.

Mi experiencia como desarrollador de negocios me ha mostrado que una gran mayoría de las empresas no explota el potencial de su cadena de suministro; normalmente se recurre a los proveedores desde una perspectiva operativa y no estratégica.

Finalmente, te sorprenderá saber que este eslabón de la cadena de valor puede representar más de la mitad de la utilidad en las empresas. Es un buen momento para replantear la estrategia y generar valor desde el proceso de procura.

 

(Visited 69 times, 1 visits today)
Compartir
Close