Escrito por: Hans-Joachim Kohlsdorf, Opinión

Debemos cambiar para avanzar

cambios-sector-electrico

Hemos descubierto que algunos cambios, tanto en el trabajo como en el consumo llegaron para quedarse

Hans-Joachim Kohlsdorf
Socio fundador de Energy to Market

El dinamismo del sector energético a nivel global continúa y los grandes avances tecnológicos nos ayudarán a inyectar de energía el sector eléctrico mexicano. Existen dos grandes áreas de oportunidad: adoptar las mejores prácticas beneficiando a la economía nacional, y a su vez atraer la inversión requerida para fabricar y programar nuevos servicios y soluciones en México, y continuar siendo un gran país exportador.

A raíz de la pandemia, los países han destinado un gran gasto e inversión en apoyo a sus economías. En la Unión Europea (UE) el presupuesto de apoyo rebasa los 350 mil millones de euros, con los cuales se espera que Europa pueda prepararse para un nuevo entorno global. La definición de estas inversiones y cumplir con la revitalización de las economías va a ser un parteaguas que incluso implicará la modificación del status quo.

Hacia la sustentabilidad

Una muy buena parte de los apoyos europeos estarán orientados a modernizar el sector energético y a dar grandes pasos hacia la sustentabilidad. Un cambio de enfoque que nos puede servir de indicador para los programas en México. No se trata solo de dar dinero a las empresas para poder subsistir, y seguir haciendo lo mismo que antes, sino de crear nuevas oportunidades que transformen nuestra economía y nos lleven a ser un país sustentable.

Empresas activas en sectores convencionales van a tener que adaptarse a la nueva realidad si se busca ser sustentable económicamente a largo plazo. A nivel de las bolsas de valores, ya vimos cambios implacables. Grandes compañías del sector de hidrocarburos como Exxon pasaron de estar entre de las más valiosas cotizando en bolsa, a ser retiradas del Dow Jones Industrial Index.

La tendencia hacia nuevas tecnologías también afecta los planes. Actualmente, compañías tradicionales de hidrocarburos anuncian inversiones importantes en energías renovables y mitigación de emisiones y algunas eléctricas también se han modernizado. Curiosamente, ninguna de las utilities privadas relevantes está comprando a través de subastas la energía a sus competidores.

Premisas básicas

¿Qué impacto tendrá dicha tendencia global en el sector energético nacional? Considero que debemos partir de estas premisas básicas:

  • El presupuesto nacional no cuenta con las reservas suficientes para gastar en apoyar empresas que tengan impacto a largo plazo.
  • Accionistas y sindicatos tienen que dirigir sus discusiones hacia transformar sus empresas y asegurar el futuro.
  • Las empresas deben orientar su producción a generar servicios, soluciones y productos que el consumidor demande y no lo que producían en el pasado.

Grandes tendencias como el home office están incrementando de forma considerable el consumo eléctrico residencial. Las autoridades deben definir si prefieren adaptar o no las tarifas eléctricas. Actualmente, a mayor consumo, mayor precio por KWh como lo indican las estructuras tarifarias vigentes, una medida muy sensata que promueve que usuarios favorezcan la eficiencia energética y generación solar en techos. Al buscar eficiencias, las compras se van a dirigir por ejemplo, a electrodomésticos eficientes. Esto representa una gran oportunidad para fabricantes que buscan apoyar al consumidor a modernizar sus hogares. Pero nuestra retórica tiende a compensar estos incentivos a la modernización mediante un incremento de subsidios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Energy to Market acompaña a sus clientes en esta búsqueda con soluciones innovadoras y la integración de diferentes fuentes de energía y equipamiento moderno, como baterías.

¿Empresas zombie?

El equivalente de subsidios a usuarios son los apoyos a las empresas. En muchos países ya se habla de “empresas zombie”, cuyos servicios y productos dejaron de estar en la lista de prioridades del consumidor y que no se han transformado porque los apoyos gubernamentales les permiten seguir “vivos”. Claramente, es obligación del empresario adaptar sus operaciones a la nueva realidad.

Ya todos vimos que definir paquetes de apoyo de corto plazo no es lo correcto o bien, solo tiene un beneficio temporal. La pandemia nos va a impactar de forma irreversible a largo plazo. Hemos descubierto que algunos cambios, tanto en el trabajo como en el consumo nos gustan, muchos de ellos llegaron para quedarse. La única opción para salir adelante y con éxito es que nosotros, los empresarios busquemos nuevas oportunidades y nos adaptemos para poder atender a nuestros clientes de forma óptima.

 

(Visited 38 times, 1 visits today)
Compartir
Close