Escrito por: Economía, Opinión, Ramsés Pech

La agricultura energética de Joe Biden

El demócrata Joe Biden prometió promover a las energías renovables y biocombustibles para ayudar a la agricultura de las zonas rurales de EU

Ramsés Pech
Grupo Caraiva – León & Pech Architects

En el país de las barras y las estrellas, hay una nueva visión para la próxima década, con miras al 2050; la cual contempla reducir la brecha de la energía rechazada (no utilizada) por debajo del 50 por ciento. Actualmente, del total de energía primaria transformada solo se aprovecha en 33%; y la diferencia que se desperdicia, cuya baja eficiencia resulta en calor, se envía al ambiente, causando el Cambio Climático.

Algo fundamental de esto será la agricultura, sobre todo en el mejor aprovechamiento de cada parte que la naturaleza proporciona; lo que ayudará a recuperar una parte del oxígeno requerido por los seres vivos.

La segunda fase de la misión de Estados Unidos (EU) se adelantó una década; con esta nueva administración que entrará en 2021. La parte agrícola tendrá varios objetivos que asentarán las bases para tener una mejor calidad del aire.

Para lograrlo, se han definido ciertas acciones como: secuestrar carbono, apoyar la biodiversidad de las cosechas; mejorar la ingesta de carbono de las tierras naturales y de trabajo, reparar los sistemas de riego en mal estado para conservar el agua; ayudar a los agricultores a aprovechar las nuevas tecnologías; y equipos para aumentar la productividad y las ganancias, alineadas a reinvertir en la investigación agrícola.

Biden, en un comunicado de septiembre comentó:

“La administración Biden-Harris promoverá la energía renovable, el etanol y otros biocombustibles; para ayudar a las zonas rurales de EU y a los agricultores de nuestra nación. Honrará el papel fundamental que desempeña la industria de los combustibles renovables en apoyo a la economía rural; y el papel de liderazgo que tendrá la agricultura estadounidense. Será nuestra lucha contra el Cambio Climático”. https://bit.ly/3krcmyz

En los siguientes mapas podrás encontrar la importancia que tiene la agricultura, sobre todo en la parte de la producción de etanol y otros biocombustibles. El lado izquierdo muestra cómo están las votaciones por estado actualmente, declarando a Joe Biden como presidente virtual; y el lado derecho, las zonas de las cosechas de maíz y plantas de etanol en EU.

Podemos observar que, el apoyo para esta industria será vital para la reelección en 2024. Al estar concentrada gran parte de la cosecha de los agricultores en los estados demócratas, el objetivo es ampliar esta industria para tener los apoyos en zonas que son pertenecientes a republicanos; basado en ayudar a mitigar el Cambio Climático.

La agricultura energética de la administración entrante y, el apoyo a la industria del etanol, derivará en que las plantas C4 (maíz, caña de azúcar, sorgo, amaranto entre otras) aprovechen con mayor eficacia el dióxido de carbono. Con una intensidad fotosintética igual, estas consumen menos agua que las plantas C3. El maíz es el cereal que mejor aprovecha el agua y que cuenta con una excelente capacidad de adaptación en el mundo. Sus cualidades agronómicas, mejoradas constantemente por los seleccionadores, le permiten producir más y mejor.

La ecuación de la vida y el maíz (en datos medios):

1 ha de maíz + 25 t de CO2 + 7 t de H2O = 17 t de biomasa + 17 t de O2

(ha=hectárea, t= tonelada). Fuente: Asociación General de Productores de Maíz de Europa AGPM.

El maíz es un fantástico colector de CO2 y liberador de oxígeno. Contribuye eficazmente a la lucha contra el efecto invernadero. Una hectárea de maíz absorbe entre veinte y treinta toneladas de dióxido de carbono; y expulsa de dos a cuatro veces más oxígeno que una hectárea de bosque. No obstante, el maíz actualmente sufre de una reputación de gran consumidor de agua, cuando la realidad demuestra todo lo contrario.

Ante esta nueva visión en EU de capturar la mayor cantidad de CO2 y poder tener una mejor calidad del aire; veremos cambios radicales en el aprovechamiento de las tierras federales. Para crear nuevas fuentes de empleo, e investigaciones para mejorar la utilización de las energías primarias. Como ejemplo, podemos tomar las refinerías de EU que sacarían menos crudo del subsuelo al producir un bajo octanaje en gasolinas; e incrementarían el mismo con el uso de etanol.

De acuerdo con el estudio de Turner,Mason & Company:

“El uso del etanol en la última década ha reducido el costo de producción de la gasolina, mejorado con beneficios al octanaje; y en la parte ambiental ha ayudado a la dilución de azufre y tóxicos en el aire”.

El hecho está en que EU adelantó su misión una década, y en México seguimos desaprovechando nuestra tierra. Una que es más fértil en diferentes zonas del país y que tiene condiciones idóneas para tener una agricultura energética; con base en un equilibrio entre la alimentación y el uso en energía. El único fin es mejorar la calidad del aire al tener una mayor diversidad de cosechas; que puedan absorber el CO2, y devolver oxígeno a los seres vivos.

Estamos preparados en México para una agricultura que aproveche al máximo la tierra; con una conciencia regenerativa de las energías primarias y bajo una economía circular.

TE PUEDE INTERESARVOTACIONES EN EU ¿CÓMO INFLUYÓ LA ENERGÍA?

(Visited 245 times, 1 visits today)
Compartir
Close