Escrito por: Gobierno, ONG's y Fundaciones, Opinión, Pablo Ramírez

Energía nuclear o hablemos de sofismas

energía nuclear

Rocío Nahle debería impulsar el cierre de instalaciones obsoletas generadoras de energía nuclear y transparentar qué se hace con los residuos radiactivos

Pablo Ramírez
Especialista en Energía y Cambio Climático
de Greenpeace México

Durante su comparecencia en el Senado, la secretaria de Energía, Rocío Nahle se declaró partidaria de la energía nuclear y señaló que es “benéfica”. Sin embargo, no hay sofisma más absurdo que éste.

La energía nuclear no es una energía limpia. Su huella es altamente contaminante por largos periodos de tiempo; los riesgos de accidentes resultan devastadores para la salud de las personas y los ecosistemas circundantes; es sumamente costosa, sobre todo comparándola con las energías renovables; y por si fuera poco, la energía nuclear representa un obstáculo para la lucha contra el Cambio Climático.

 

De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, si triplicamos la capacidad nuclear mundial solo se reduciría un 6% de emisiones de carbono. Entonces, valdría la pena preguntarle a la responsable de la política energética de este país: ¿Para quién es benéfica la energía nuclear?

Aunque la legislación mexicana considere la energía nuclear como limpia en realidad no lo es, por todo el impacto ambiental que generan las actividades que intervienen para su producción: minería del uranio, fabricación del concentrado, combustible, construcción de centrales nucleares, mantenimiento y posterior desmantelamiento, la gestión de los residuos radiactivos, entre otros.

Hacia una transición energética

Por si fuera poco, las plantas nucleares consumen grandes cantidades de agua para refrigerar núcleos y condensadores, como sus piscinas de combustible gastado, lo que es poco adecuado en un contexto de un clima más cálido. Durante la última década, y precisamente debido al Calentamiento Global, las centrales nucleares han tenido que detenerse.

Sin importar lo anterior, la secretaria de Energía apoya abiertamente ampliar la capacidad de nuclear y aunque no es nuevo porque hace unos meses también se amplió por 30 años más el permiso de operación de Laguna Verde, preocupa que sea esta visión la que impere en la toma de decisiones en el sector, cuando el mundo gira hacia una transición energética basada en las fuentes renovables.

Nahle debería impulsar el cierre de instalaciones nucleares obsoletas y transparentar qué se hace con los residuos radiactivos; en lugar de favorecer con argumentos falsos un tipo de energía que a todas luces no es limpia ni sostenible.

►TE PUEDE INTERESAR►GREENPEACE CUESTIONA PROGRAMA SECTORIAL DE ENERGÍA

(Visited 88 times, 1 visits today)
Compartir
Close