La UE lanza una estrategia para generalizar el hidrógeno renovable en 2050

Ciudad de México (Redacción / Energía Hoy).- Recientemente la ciudad de Bruselas presentó una hoja de ruta que prevé la instalación de 40 gigavatios de electrolizadores para 2030, en pro de generar diez millones de toneladas de hidrógeno a partir de electricidad renovable. El hidrógeno verde debe convertirse en una de las herramientas clave para descarbonizar la economía europea y lograr la neutralidad de carbono para 2050.

Es la energía estrella en todo el mundo”, comentó Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo del Pacto Verde Europeo, a lo que continuó: “El hidrógeno limpio es una pieza clave del rompecabezas para lograr una economía libre de carbono. La Unión Europea es un líder y quiere seguir siéndolo, pero tendremos que redoblar nuestros esfuerzos porque los demás nos están alcanzando.

La CE quiere que se produzca hidrógeno renovable, principalmente con energía eólica y solar, e integrar su cadena de valor para reducir costes y hacerla más competitiva.

El hidrógeno (H2) es un elemento químico muy abundante que genera casi la totalidad de la energía producida por las estrellas y que en la superficie terrestre generalmente se encuentra integrado en otros compuestos como el agua o los hidrocarburos.

Para utilizarlo como fuente de energía lo primero es conseguir hidrógeno puro, por ejemplo, descomponiendo el agua (H2O) a partir de la corriente eléctrica a través en un proceso denominado electrolisis.

Bruselas reconoce que, a corto y medio plazo, habrá que contar con “otras formas de hidrógeno bajo en carbono para reducir rápidamente las emisiones y apoyar el desarrollo de un mercado viable” para, más adelante, producir hidrógeno renovable a gran escala e integrar su cadena de valor desde la producción y su transporte.

El objetivo es que se emplee en multitud de sectores, incluidas en industrias intensivas como plantas químicas o metalúrgicas, donde tiene difícil penetración la energía eléctrica porque se necesitan altas temperaturas y demostrar “que el acero verde es posible”, dijo Timmermans.

CALENDARIO

Actualmente, se producen casi diez millones de toneladas de hidrógeno cada año en la Unión a partir de la gran mayoría de los combustibles fósiles. El objetivo es «graduarlo», produciéndolo por electrólisis de agua con electricidad de fuentes renovables. Este hidrógeno limpio permitiría descarbonizar sectores que luchan por reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en la industria y, en particular, en la producción de acero. También se utilizaría como combustible para el transporte aéreo y marítimo, vehículos pesados ​​y para baterías y almacenamiento de energía.

En primera instancia, entre 2020 y 2024, la estrategia del Ejecutivo comunitario aspira a desarrollar un sector en pañales hasta instalar al menos 6 gigavatios de electrolizadores de hidrógeno renovables en la UE y un millón de toneladas de hidrógeno renovable.

En una segunda fase (2025-2030), la Comisión espera que el hidrógeno sea “una parte intrínseca” de un sistema energético europeo integrado, con “al menos 40 GW de electrolizadores de hidrógeno renovables y (…) diez millones de toneladas de hidrógeno renovable”.

En la tercera fase (2031-2050), las tecnologías relacionadas con el hidrógeno “deberían alcanzar la madurez y desplegarse a gran escala en todos los sectores difíciles de descarbonizar”.

También lanzó la Alianza Europea de Hidrógeno Limpio con líderes de la industria, la sociedad civil, los ministros y el Banco Europeo de Inversiones, para establecer una tubería de inversión para un producción a mayor escala.

INTEGRACIÓN DEL SECTOR ENERGÉTICO

Junto con la del hidrógeno, la Comisión adoptó una segunda estrategia para mejorar la integración del sector energético europeo que facilite la generación de energía más limpia y barata con acciones que van desde la revisión de la legislación hasta mayor apoyo financiero o fiscal.

Esa estrategia cuenta con tres pilares. El primero busca hacer al sector más eficiente y “circular”, por ejemplo, a través de “la reutilización del calor residual de plantas industriales, centros de datos y otras fuentes” o aprovechando “la energía producida a partir de biorresiduos”.

En segundo lugar, Bruselas quiere una mayor electrificación de los sectores de uso final, privilegiando en la medida de lo posible la energía generada con renovables en la climatización de edificios, los vehículos eléctricos o con hornos eléctricos industriales.

Por último, para los sectores donde la electrificación sea más compleja o costosa, el Ejecutivo comunitario promoverá fuentes de energía limpias como el hidrógeno, pero también los biocombustibles sostenibles o el biogás.

ECOLOGISTAS

La propuesta sobre hidrógeno ha recibido una fría acogida entre parte de las ONG ecologistas, que creen que la CE vela más por los intereses de la industria que por la urgencia climática y temen que la lejanía del hidrógeno 100 % renovable sirva para abrir la puerta a un mayor consumo de gas fósil en Europa. “La declaración del vicepresidente Timmermans de que no puede dar una fecha límite para el uso de gases fósiles en el sector del hidrógeno es más que preocupante“, dijo Esther Bollendorff de Climate Action Network Europe.

La Comisión Europea confirma que en los primeros años, será necesario un período de transición para garantizar una producción estable y precios competitivos, utilizando energías carbonosas atenuadas por las técnicas de captura. A finales de junio, una gran coalición de industriales (ExxonMobil, GE, ENI, Equinor o Erdgas) había abogado por la producción de hidrógeno utilizando gas natural, acompañado de tecnologías de captura de carbono, necesarias para hacer usos del hidrógeno a un costo competitivo. Hoy, es de 2 a 5 veces más barato que el hidrógeno renovable y su despliegue ayudará a reducir el costo de este último.

(Agora, Inteligencia colectiva para la sostenibilidad)

(Visited 58 times, 1 visits today)