Un cuento sobre el futuro sustentable

 Ing. Axell Cooper Sutton Antonio

Coordinador del programa “Salud, Clima y Energía” en el Colectivo Ecologista

Ciudad de México (Expertos / Energía Hoy).- Sentados en una azotea 3 amigos  miran a lo lejos como la flama de la refinería de su ciudad resplandecía en la oscuridad de la noche. 

¡Parece que se  incendia el cielo! – dice Ale mientras apunta con el dedo 

 ¡Esa flama es realmente algo hermoso! – Exclamó Manu– Solo mirala brillar, pareciera que nada la apaga. 

Entra Sofía a la conversación 

¡Yo no creo que sea algo tan hermoso!,  la refinería lleva más de 60 años que se fundó y al ser la más antigua del sistema nacional de refinación significa que así de grande ha sido el impacto a la atmósfera. 

¿Pero cómo cuánto mide? ¿Y a qué te refieres con el impacto? – Pregunta Ale –  Yo desde aquí le calculo  a esa flama 15 metros -ríe- aunque pareciera aún medir más , no tengo idea pero la flama se ve ¡GIGANTE!

Manu sonríe y comenta

Mi papá le dice ¡Antorcha!  y lleva prendida unos 7 u 8 años ,  también le dicen “flairing“, pero lo que me dicen es así porque asemeja  la ¡Victoria de los petroleros!, que mientras este prendida nuestra familia siempre será abundante y pues también la de los demás que viven por aquí, ¿qué no? a mi viejo nunca le ha gustado perder.

Pues yo no estoy de acuerdo, – responde Sofía  molesta –  es más creo que es un despilfarro de recursos valiosos así como una fuente significativa de gases de efecto invernadero, a lo mejor tu papá gane aunque los que perdemos somos todos porque a la larga degrada tanto al medio ambiente como la calidad de vida  de las futuras generaciones.

¿Osea que emiten metano, dióxido de azufre y esos compuestos sulfurosos? – pregunta Ale algo preocupada- con razón mi abuelo ha empezado a tener problemas respiratorios y no dudo que también los tenga mi hermano menor que ya tiene asma, es algo que daña la salud pública directamente. 

Manu – le dice – No hay que preocuparnos tanto, sabemos que el clima de la Tierra siempre ha cambiado y que el CO2 es una pequeña parte de la atmósfera, no puede tener un gran efecto de calentamiento, si no no estarían rehabilitando las 6 refinerías del país e incrementando la oferta nacional de combustibles, mucho menos construyendo una nueva refinería en Dos Bocas. 

Sofía contesta un poco desesperada- 

¡No solamente es el CO2!, también son otras sustancias como el Mercurio, las partículas suspendidas menores a 10 micras (PM10) y a 2.5 micras (PM2.5), ozono, monóxido de carbono, dióxido de azufre y bióxido de nitrógeno, sin embargo en al menos otras 21 ciudades del país la calidad del aire es mala y las autoridades no han tomado ninguna medida. 

Pero que interesante  – Ale reacciona con asombro –  justo hace poco leí una noticia sobre un estudio que revela que la contaminación por petróleo, carbón y gas supone pérdidas financieras gigantes y que mata cada año alrededor de 4 millones y medio de personas en el mundo, no son tantas como el Covid pero bueno ya es número considerable.

Manu– dice-  Bueno bueno.. pero debemos dejar en claro que todos los residuos que se generan por las actividades de esta industria, como son catalizadores gastados y lodos aceitosos, son depositados en tambores, patios y fosas rústicas, esto con el fin de ya no seguir contaminando los espacios naturales.

Sofía -Tu mejor que nadie sabe que en nuestro país no se aplican las regulaciones, la contaminación vertida por una planta de coque dentro de la refinería ha afectado tanto a la tierra que han dejado de producirse algunos vegetales y las cosechas disminuyen, simplemente ya no se siembran por la toxicidad del suelo, dejando sin sustento a varias familias.

Ale– pregunta- ¿Y todo esto sucede solo por una refinería? ¿Qué pasará cuando terminen de construir Dos Bocas? Seguramente las cosas cambiarán drásticamente a su alrededor, como ha sucedido antes, aquí donde vivimos se buscaba agua y se encontró petróleo, y desde ese día todo lo natural se ha ido perdiendo. 

-Manu- dice- Pero la Refinería Dos Bocas generará solo en su construcción 135 mil empleos, y será el arranque de una nueva era para producir riqueza y soberanía energética, va a transformar México de eso estamos seguros por acá

 Muchos expertos mencionan que si existe degradación ambiental no lo podríamos definir como desarrollo – responde Sofía –  porque para que de verdad sea sostenible un equilibrio en lo ambiental, lo económico y lo social debería predominar los proyectos de este gobierno, más pareciera que fuera todo lo contrario. 

Ale – dice – Me preocupa que se repita el error una vez más, y sobre todo que no estemos preparado para asumir las consecuencias que vendrán con el impacto, es una decisión definitiva , la refinería se construirá y con eso crecerá exponencialmente todas zonas habitables y se deforestará  más la región, se contaminarán ríos, lagos y partes del océano, pondremos en peligro aún más nuestra riqueza de recursos naturales y biodiversidad, alguien deberá planearlo de la mejor manera

Manu se acerca y se toca la cabeza para contestar- 

Pues comprendo más lo que dices,  importante poder replantear los siguientes pasos, que pudiéramos diseñar de manera más sostenible para que la huella ecológica disminuya, encontrar maneras más amigables  de diseñar ese desarrollo inevitable, de cómo gestionar  los residuos industriales, del tratamiento del agua, del abastecimiento de la electricidad, he escuchado sus puntos y pensándolo bien, aún estamos a tiempo de hacer algo, eso creo

Sofía – dice – La compensación ambiental será necesaria, y claro que hay tiempo de eso no tengo duda, a pesar de que hay compromisos internacionales y ambientales que no estamos cumpliendo al 100, empezar a informarnos y entender nuestra relación con la naturaleza y nuestras necesidades básicas nos dará un futuro en el cual creer, no dejaremos de buscarlo hasta encontrarlo.

¡Tienes mucha razón Sofi! – Responde Ale con entusiasmo – tenemos que redoblar esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural de México, una urbanización inclusiva y sostenible dará la capacidad para planear y gestionar los próximos asentamientos humanos alrededor de la Refinería. 

Sofía- concluye – Tenemos que responder al problema más apremiante que enfrentamos como especie, la información ayudará a los gobiernos a ganar confianza para tomar las medidas que se necesitan para enfrentar la crisis climática. 

(Visited 55 times, 1 visits today)