Biodiversidad y energía limpia; una oportunidad sostenible para todas las formas de vida

Ing. Axell Cooper Sutton Antonio

Coordinador del programa “Salud, Clima y Energía” en el Colectivo Ecologista Jalisco, A.C 

Momentos difíciles se viven en México; y no lo digo por la complicada situación de salud pública que experimentamos por el conocido virus COVID-19, ni tampoco por la dura recesión económica a la que estamos entrando y de la que tardaremos su debido tiempo solucionar ¡NO!

Hoy me manifiesto contra las recientes insensibles decisiones que los líderes nacionales toman desde el Gobierno Federal en las que limitan la producción de energía a partir de fuentes limpias y renovables como la energía solar y eólica, arrebatando las oportunidades para sumar a un futuro justo y sostenible para todas las formas de vida, futuro en el que no toman en cuenta la voz de los niños y niñas de México, la voz de sus jóvenes trabajadores que forjan el progreso de este país, de aquellas juventudes que estudian muy duro para fortalecer nuestra nación cuando sean profesionistas, de todas sus especies de fauna, flora y de sus ecosistemas naturales tan únicos y esenciales. Sin dolor en el corazón, nos arrebatan todas las oportunidades de vivir dignamente, de existir en un ambiente justo, saludable y con oportunidades para todos de experimentar un México en armonía con la naturaleza y su sociedad.

Las actividades humanas están degradando nuestros ecosistemas, de tal manera y a tasas tan altas que ponen en peligro el valor de la biodiversidad para el bienestar, el desarrollo y pervivencia de nuestra población. Para esto, es necesario comprender que como ciudadanos del mundo debemos pensar en la forma en que consumimos, las empresas a desarrollar modelos más ecológicos, los agricultores y fabricantes a producir de manera más sostenible, los gobiernos a salvaguardar los espacios silvestres y recursos naturales, los educadores a inspirar a los estudiantes a vivir en armonía con la Tierra y los jóvenes a que nos convirtamos en audaces guardianes de un futuro verde.

México forma parte de los 17 países que poseen la mayor cantidad de biodiversidad; juntos representan 70% de la diversidad mundial de especies, en tan solo 1.5% del territorio mundial albergamos cerca del 10% de las especies registradas en el mundo, en poco menos de 2 millones de km2, se desarrollan prácticamente todos los climas y ecosistemas terrestres existentes en el planeta, ¿de verdad queremos sacrificarlo? La gran diversidad marina de México se extiende por 11,000 km de costas y un mar territorial que se estima en 231, 813 km2 con una gran diversidad marina, el Caribe Mexicano protege 50% del Sistema Arrecifal Mesoamericano, sistema que nos ayuda con la absorción de una gran cantidad de gases efecto invernadero, contamos con 181 áreas naturales protegidas que juntas representan 90 millones de hectáreas y aun así ¿se apuesta por un futuro basado en hidrocarburos?

Una de las principales amenazas para la biodiversidad es el cambio climático global que ha sido identificado como una causa de variaciones en la diversidad biológica, las proyecciones actuales de las concentraciones de gases de efecto invernadero implican velocidades de cambio climático que exceden las variaciones naturales y representan una amenaza particularmente inquietante. El efecto invernadero y sus rápidos cambios de temperatura superficial terrestre, junto a otros parámetros, pueden generar amplias reorganizaciones y pérdidas de comunidades y ecosistemas, algo que ya estamos viviendo en el país.

“Más de 4 mil animales de 119 especies de mamíferos, reptiles y aves estarán amenazadas con la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco” 1

-M.I.A Instituto Mexicano del Petróleo-

La demanda nacional de energía se incrementa progresivamente y la previsión es que siga haciéndolo en las próximas décadas. En este contexto, dada la relativa poca capacidad de almacenamiento de energía eléctrica, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Secretaría de Energía (SENER) hacen frente a un doble desafío:

  • De un lado, para satisfacer una demanda creciente, necesitan disponer de un balance de fuentes de producción (“mix de energía”), que les permita satisfacer de manera adecuada la capacidad como los picos de demanda. Para ello, se alternan la generación a partir de fuentes como hidráulica, centrales termoeléctricas, carboeléctricas, nuclear, ciclos combinados, energía eólica, solar, etc.
  • Por otra parte, cada vez se apremia más a aquellas administraciones que logran crecer sin aumentar su huella ecológica, es decir, que resultan más eficientes ambientalmente en generación y distribución de energía, fundamentalmente mediante un mayor peso en el “mix de energía” de aquellas de origen limpio y renovable como lo son la hidráulica, solar y eólica.

Los principales impactos ambientales potenciales de las actividades de generación y distribución de energía eléctrica a partir de hidrocarburos sobre la biodiversidad son los siguientes:

  • Modificación o pérdida de hábitats naturales

Debido a cambios en el uso del suelo o a cambios en los ecosistemas.

  • Perturbación de la flora y fauna

Actividades que pueden afectar a los hábitats y a las especies que en ellos habitan.

  • Fragmentación

Pérdida de hábitats debido al aislamiento, la reducción de su tamaño y el cambio de forma de los mismos.

  • Manejo de la tierra

Modificación de la forma de gestionar la tierra que cambian los hábitats.

  • Consumo de recursos

Captación y consumo de combustible y agua principalmente, que afectan a los hábitats naturales.

  • Emisiones originadas en operaciones

Emisiones al aire, al agua y al suelo, las emisiones de gases de efecto invernadero contribuyen al cambio climático, estos pueden tener efectos nocivos sobre flora y fauna.

Todos estos impactos se controlan y minimizan fundamentalmente mediante la aplicación de dos instrumentos de gestión: la Evaluación de Impacto Ambiental de nuevos proyectos de infraestructura- mecanismo de análisis de prevención de impactos que tiene en cuenta diversas alternativas y establece medidas correctoras- y los Sistemas de Gestión Ambiental, herramienta de control y corrección de impactos durante la operación y mantenimiento.

La opción por las tecnologías de producción ambientalmente más eficientes y el uso de combustibles menos perjudiciales para el medio ambiente son otras medidas destacadas para prevenir y reducir estos impactos. A la mayoría de la población le preocupa el freno al desarrollo de las energías renovables, porque son la mejor herramienta para combatir el cambio climático y conservar la biodiversidad, en consecuencia, lo realmente caro es no actuar frente a este grave problema, ya que con estas energías la sociedad gana en empleo, competitividad e innovación para las generaciones futuras. 2

Los científicos afirman que la instalación de plantas solares en tierra de terrenos abandonados podría incluso aumentar la biodiversidad, dando lugar a los llamados Refugios solares 3. Las plantas fotovoltaicas de espacio abierto pueden albergar comunidades ecológicas particulares. Los parques solares también son particularmente adecuados como hábitats de verano para anfibios y reptiles, incluyendo lagartijas y ranas. También se encontraron varias especies de aves en los campos solares.

En conclusión, el Gobierno Federal debería apostar más por las energías limpias y renovables, ya que favorecen más a la biodiversidad de los ecosistemas de México, disminuyendo su impacto ambiental y mejorando las condiciones de vida de todas las formas de vida que lo habitan, en cambio el uso de energías convencionales como lo que proponen al construir la refinería Dos Bocas o la utilización de combustóleo pesado en las centrales eléctricas de CFE, seguirán devastando nuestro potencial mega diverso disminuyendo cada día más la posibilidad de alcanzar un futuro justo y sostenible para todos aumentando las afectaciones ambientales que se articulan a su utilización.

*Ing. Axell Cooper Sutton Antonio

Coordinador del programa “Salud, Clima y Energía” en el Colectivo Ecologista Jalisco, A.C  www.cej.org.mx

Contacto: axell@cej.org.mx / +52 1 331 5843 638 / @SuttonAxell

 

 

 

(Visited 103 times, 1 visits today)