Sistema Eléctrico necesita planeación integral; medidas del Cenace coyunturales

Ciudad de México (Iliana Chávez / Energía Hoy).- México no puede seguir quedándose rezagado en el desarrollo del sistema eléctrico, necesita una planeación mucho más integral y no solo limitarse a establecer un “Acuerdo” del Centro Nacional del Control de la Energía (Cenace), que de prevalecer después de superarse la pandemia del COVID-19, solo provocará la salida de inversiones, quiebre de empresas renovables y freno a la transición energética para combatir el Cambio Climático, advirtió Luis Romero, analista energético. Aseguró que las medidas contribuyen a lo coyuntural (pandemia), pero no a lo estructural.

Comentó a Energía Hoy que “definitivamente la pandemia ha tenido un efecto negativo en todo el sistema eléctrico en diferentes vertientes, desde la construcción de proyectos, con todos estos retrasos en la importación de los materiales que se utilizan como paneles hasta la estructura, incluso el hecho de no poder salir para poder seguir construyendo. Esta es una parte que se ha visto impactada.”

La otra parte es desde la perspectiva de los inversionistas, “es que no hay mucha certeza sobre en cuánto tiempo se va a recuperar la demanda de electricidad que podría ser hasta del 17% (de 30-35%, según la Sener), es decir, no hay mucha confianza desde el consumidor, de inversionistas. Y la parte la parte que va de la mano con este acuerdo del Cenace es justamente el impacto en la operación de los sistemas.”

Y esa baja en la demanda, efectivamente trae la necesidad de adecuar la operación del sistema que es básicamente lo que el Cenace está tratando de hacer con este acuerdo para continuar con las operaciones en forma segura y de forma confiable. Y para ello, como lo hacen otros países instrumentar “curtailment”, está California, Estados Unidos con una penetración de renovables del 75%.

 

Sin embargo, en el caso de México, “no es una medida que garantice la operación confiable y segura del sistema en el largo plazo” y tampoco específica el tiempo que durará la medida. “No nos está dando la claridad o una expectativa de en cuánto tiempo van a regresar las cosas a la normalidad.”

“Eso definitivamente sí pondría en riesgo a todos los generadores renovables que ya operan e incluso los futuros, lo cual es todavía más preocupante y podría ser un elemento para limitar la participación de particulares en el sector.” Esto implicaría cierre de empresas, salida de inversiones y desempleo, advirtió. 

“Si este acuerdo permea en el tiempo y ya no se permite la entrada de nuevos generadores de renovables, primero las inversiones se van a otros mercados donde sí se favorezca la integración de estas tecnologías”; segundo, la recuperación de la economía y que la demanda en México siga creciendo”, que de acuerdo la visión más optimista sería para finales de 2020, y la más pesimista hasta mediados de 2021.

“Es difícil estimar cuándo será esta recuperación y cuándo estas medidas del Cenace van a terminar, pero poner horizontes de tiempo por lo menos tentativos, podría traer un poco más de tranquilidad al sector.”

Recordó que “esta incertidumbre no es aislada, sino que han venido siendo muchas acciones sistemáticas que no abonan en el sector, se suman muchas otras acciones desde la cancelación de las subastas, la cancelación de las líneas de transmisión, el intento de modificación de los criterios que otorgamiento de CEL’s y las restricciones en permisos.” “Vemos un claro camino hacia el fortalecimiento de las empresas del Estado en detrimento de los generadores particulares.”

Y ahí el tema es, otra vez, cómo encontramos esa medida y cómo podemos hacer que todos los participantes jueguen, mercado hay para todos, hay que buscar el equilibrio, el punto medio. En ese sentido, resaltó, que esta administración todavía no encuentra su papel dentro del sector y es porque por ejemplo, muchos de los ejercicio o de los puntos que toca el Cenace son fallas relativas al periodo 2019, principios del 2020.”

Pero sobre todo “muchas de las fallas que argumenta para el acuerdo, no son atribuibles a la generación o a la incorporación de más tecnología renovable, sino consecuencia de una falta de capacidad en la transmisión de electricidad.” “Y es justo ahí donde el sector público tiene un gran campo de acción y puede abonar mucho a la confiabilidad y a la seguridad del sistema”, al ser los encargados de esa parte de la cadena de valor, la transmisión y la distribución de la electricidad.

Insistió en que “los cortes no son lo óptimo para la salud de un sistema en el mediano y largo plazos.” El problema de fondo es estructural y ahora se ha agravado por el tema del COVID, pero prevalecía anteriormente, ya nos estaba costando trabajo esta incorporación de las renovables, “ya habíamos tenido apagones en las penínsulas el año pasado, ya hemos visto variabilidad o volatilidad en los precios del mercado”, “o sea el tema de la incorporación de tecnologías renovables variables va a seguir estando en el futuro.”

El experto en temas de electricidad y ex oficial de Energías Renovables de la WWF, también recordó las razones por las que se debe aumentar la participación de las tecnologías renovables en los sistemas eléctricos en el mundo, el primero es el Cambio Climático, es decir, no es una decisión para favorecer a cierto tipo de tecnologías o a la iniciativa privada, sino una problemática que después del coronavirus habrá que seguir enfrentando.

En ese sentido, “limitar la entrada de estas centrales nos está dejando prácticamente con las manos atadas para combatir esa problemática, porque cuando regresemos a la normalidad, el cambio climático va a seguir a ahí y va seguir representando la mayor amenaza para la especie humana.”

Y por el otro lado, dejando a un lado lo del cambio climático, está el tema de los costos. “Aunado a esta reducción de emisiones lo que queremos es seguir suministrando toda la electricidad necesaria para satisfacer la demanda de forma económica, y ahora las fuentes más baratas para la generación de electricidad siguen siendo y van a seguir siendo las renovables…, por lo cual México no se puede el lujo de posponer su transición energética de electricidad para seguir siendo competitivos en el mercado.”

No obstante, para el especialista considera que “lo más importante y haciendo a un lado el ‘Acuerdo’, y es en lo que nos tenemos que fijar para la sana operación del sistema y para seguir incrementando nuestra capacidad renovable es el tema de flexibilidad.”

¿Qué es lo que nos va permitir tener esta incorporación?, se cuestiona, “planear para tener un sistema más flexible y ahí es donde debemos tomar acciones concretas, una de ellas es seguir incrementando la capacidad de transmisión, eso es algo fundamental”, es una atribución de la esfera pública, nadie más puede entrar a ese segmento, o podría entrar la IP con las modificaciones necesarias en materia de regulación.

La otra es el almacenamiento, explica, que puede ser de muchos tipos, desde el de largo plazo como las hidroeléctricas que ya lo han venido anunciado por mucho tiempo, pero también las baterías que cada vez están siendo más baratas y que en México debemos dotar del marco regulatorio para permitir que se concreten esas inversiones.

Con el tema de las baterías también vamos a lograr tener más flexibilidad en el sistema que nos va a dotar de seguridad y confiabilidad, son sistemas que le van a dotar al Cenace de más y mejores herramientas para poder hacer su trabajo que es operar el sistema.

Destacó que otro de los factores importantes, es la demanda flexible que también en algunos momentos con el marco regulatorio adecuado se puede facilitar, “ahí una vez más el usuario va a tener que ser una parte fundamental, protagónica”, para adecuar su demanda a las horas a las que les sea más factible o a las horas a las que más contribuya con la salud del sistema.

Eso es algo que ya están haciendo empresas a nivel mundial, el caso estrella es Google que de acuerdo a la curva de generación de las centrales con las que tiene contratos PPA’s, adapta su demanda para que se ajuste a esta curva de generación, entonces eso es básicamente la demanda flexible y viene principalmente del lado de la demanda.

Finalmente, subrayó la importancia de que el país no se quede rezagado en el desarrollo del sistema eléctrico, “debemos tener una planeación mucho más integral con el objetivo de incrementar la flexibilidad del sistema, y debe ser un proceso un proceso de planeación participativo que involucre a todos los actores del sector desde los públicos hasta los privados, los operadores y los reguladores.”

“Esa es la forma en la que efectivamente vamos a poder seguir teniendo más renovables y un sistema seguro, confiable, competitivo, que es la principal función del Cenace.

Al final, agregó Romero, “CFE y su suministrador de servicios básicos sigue siendo y va a seguir siendo durante mucho tiempo el principal suministrador de electricidad, por lo que es indispensable que siga teniendo electricidad, es decir, que la tenga asegurada, con las opciones económicas más bajas posibles, y eso lo había logrado bastante bien en las primeras tres subastas.”

(Visited 147 times, 1 visits today)