COVID-19 alentará implementación del Código de Red

Código de Red

Edición 177, Mayo 2020

Ciudad de México (Mayo 2020).- Uno de los principales retos que enfrentará el cumplimiento del Código de Red (CR) será el financiamiento, ya que la crisis económica que se está generando por la pandemia del COVID-19 dificultará la liquidez de las empresas y canalizarán sus escasos recursos a tratar de superar estas condiciones adversas. Sin embargo, la implementación de las acciones de verificación e inspección por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), así como la aplicación de las primeras multas y sanciones podrían estimular su cumplimiento.

Ramón Delgadillo, director general Doble I Doble E, señaló a ENERGÍA HOY que el mayor desafío que tendrán los Centros de Carga (CC) para cumplir con el CR será la “la obtención de recursos, las inversiones por parte de los CC con la crisis económica que se viene, ya que tendrán una falta de liquidez y probablemente se enfoquen más a recuperar producción, a buscar ser más eficientes y a lo mejor el tema del CR lo van a dejar un poquito a un lado.”

El experto en estudios e implementación de soluciones en Código de Red, dice que al principio muchos CC estaban muy renuentes a cumplir, algunos, lo menos, que ya estaban convencidos de que era una buena inversión y que además les iba a traer un beneficio, ahora se van a frenar un poco por la de falta de recursos.

Por parte de las autoridades se ve que no hay intenciones de hacer algún tipo de apoyo para que las empresas puedan enfrentar las crisis, “no lo han hecho con las empresas en la cuestión fiscal o hacer aplazamientos o dar prórrogas en temas todavía más directos y más importantes en el asunto financiero de las empresas, pues en este que es un poco más técnico no creo que den marcha atrás (cumplimiento obligatorio del CR).”

Comenta que en estas circunstancias va a hacer un poco más lento el proceso de implementación, pero “no creo que la autoridad vaya a dar ningún apoyo o prórroga, ni vaya a aflojar un poquito y si vienen las inspecciones”, ahí va ser un acelere con respecto a lo que vimos el año pasado, va a haber una contradicción ahí muy fuerte.

No obstante, “las verificaciones, las inspecciones van a ayudar mucho a convencer al cliente a cumplir porque las penalizaciones y las multas van a seguir siendo las mismas”. Reconoce que “se ha bajado un poco la guardia, la gente se confió de que no ha pasado nada, no ha habido una sola verificación, una sola multa y eso hace que se pierda interés en el cumplimiento.”

Empezar a realizar inspecciones va a incentivar más a los usuarios a un cumplimiento porque “las multas son casi del mismo orden de la inversión en una solución, por lo cual es mejor hacer de una vez una inversión y evitar la multa”, ya que la primera sanción “nos va a costar casi lo que nos hubiera costado cumplir.”

Indica que la autoridad se está apoyando en las Unidades de Inspección, ya que realmente “la administración de la información que les está llegando sobrepasa su capacidad, reciben y reciben reportes, estudios y dictámenes de cumplimiento y todo, pero no son oficiales todas las cartas que envían los CC hechos por un tercero, incluso realizados hasta por los propios CC.”

“A mí me han tocado clientes que hicieron su propio estudio y dudo mucho que tengan la preparación técnica a profundidad para poder entender los términos, hacer un estudio y todavía autodictaminarse, decir: ‘yo ando bien y ya cumplí’, sobre todo cuando su giro o su especialidad (eléctrico) no es su fuerte.”

El apoyo va a tener que ser externo, va a tener que ser a través de las unidades de inspección y de verificación, porque la falta de personal interno ahorita es muy clara en la CRE, pero si reparten este trabajo y lo dejan en manos de las Unidades de Inspección, pues ellos ya filtrarán la información y les mandarán reportes ya más administrables para la autoridad y poder determinar si realmente hay cumplimiento o no.

Al respecto, el director general de Doble I Doble E consideró que una de las modificaciones que deberá incluir la nueva versión del CR que será publicada, es precisamente en este tema de verificación de cumplimiento. “Debe haber más claridad en cuanto a las inspecciones y las verificaciones, porque en este primer periodo de cuatro años realmente no se vio ninguna inspección, ni intención por parte de las autoridades de verificar el cumplimiento, y aunque se expresa en la ley, pero creo que va a venir una intención más fuerte de estar pendiente de quién cumple.”

Es necesario acelerar un poco el ritmo de las inspecciones, porque “muchos se quedaron esperando a ver qué pasaba, incluso algunos hicieron estudios demasiado pobres y así los enviaron a la CRE, y pensaron que ya estaban en cumplimiento sin haber verificado si los estudios realmente estaban bien hechos o técnicamente completos.”

De hecho, ya “hay muchas Unidades de Inspección que ya llegaron a prácticamente a verificar y a inspeccionar a todos los generadores, a ellos sí se les ha exigido el cumplimiento total del CR, pero esas Unidades de Verificación se están quedando sin trabajo, ahora tienen que empezar a inspeccionar a los CC”, es posible que ese sea uno de los cambios que se van a ver en cuanto a la intención de la autoridad por verificar el cumplimiento.

Cuestionado sobre la importancia de las verificaciones, Delgadillo sostuvo que “de esa manera vamos a darnos cuenta si hubo un cumplimiento, porque una cosa es decir que cumplí y al final de cuentas las mediciones y monitoreos que hace el Centro Nacional de Control de la Energía (Cenace) en forma continua y en tiempo real en las redes, no se ve la reducción del problema.”

El que se diga que entre 30% y 40% de los CC entregaron sus estudios de cumplimiento, pero el sistema eléctrico se ve igual, entonces ahí hay una discrepancia en los números, los cuales deberían ser un reflejo de mejoría en los síntomas de los problemas que obligaron o que precisamente nos llevaron a implementar el CR.”

En ese sentido, calcula que sólo entre un 5% y 10% de los CC cumplieron cabalmente con el CR con base en un estudio bien hecho, y con la implementación de las soluciones adecuadas. Y eso se debe a “de lo que nos ha tocado revisar de cada 10 estudios, 7 son demasiado pobres y les falta mucho conocimiento y entendimiento de los requisitos del CR.”

“Muchos direccionan sus reportes y sus dictámenes hacia los productos que comercializa quien realizó el estudio, otros por falta de conocimiento técnico o de entendimiento de los requisitos de CR, pero sobre todo a orientar mucho al cliente por comprar ciertos productos que son los que ellos comercializan que no son necesariamente la mejor solución o la que necesitan.”

(Visited 485 times, 1 visits today)