Empresarios piden: piso parejo y sentido común

Ciudad de México (Mayo 2020).- “Nadie sabe lo que pesa el costal más que el que lo carga” dice el refrán y que aplica a la perfección al entorno difícil que viven las empresas. Cada una de ellas tiene sus propias situaciones y hace lo posible para salir lo mejor librado del paro económico por la emergencia sanitaria primero, y luego de la amenaza en el horizonte. La crisis económica que se avecina.

La industria energética es un “sector esencial”, clave para hacer frente al COVID-19 y para que este país siga caminando en medio de la pandemia. México requiere agua, electricidad, combustibles, todos los productos de la cadena químicos y petroquímicos, entre otros, y que las Empresas Productivas del Estado (EPE’s) sigan operando.

Desafortunadamente esto tiene sus costos, se reportan casos confirmados, casos sospechosos y decesos de personas que trabajan en las diferentes industrias. En Pemex confirman 449 casos -no aclara cuántos son trabajadores- y se reportan 13 decesos. En CFE se reportan 158 casos sospechosos, 30 confirmados y 2 decesos. En las empresas privadas no hay información disponible.

En ese entorno, Energía Hoy realizó entrevistas entre empresarios del sector, hablan de lo que hacen para enfrentar la emergencia poniendo por delante la vida y la integridad de sus trabajadores, los planes para enfrentar el periodo de paro de actividades e incluso plantean escenario de recuperación.

Sin embargo, hay situaciones que empiezan a preocupar, por ejemplo, la caída en las ventas de los combustibles de hasta 60% promedio a nivel nacional, una situación que empieza a quebrar las buenas intenciones de las empresas, para aguantar el paro económico.

En el sector de electricidad, si bien el gobierno buscó la manera para que a los hogares mexicanos se les respete la tarifa doméstica aun cuando el consumo rebase los consumos básicos; no obstante, hay una caída en el consumo industrial y comercial que pone en peligro los proyectos de energía privados. Y así varias situaciones que empiezan a salir en el día a día.

Los empresarios piden sentido común, en una situación de emergencia sanitaria no prevista por muchos empresarios y las causas de fuerza mayor. Por poner un ejemplo, hay una nueva norma para cambiar las estaciones de gasolina, es importante modificar las fechas de aplicación de la nueva norma.

Las empresas piden que el gobierno federal, por fin anuncie el plan de inversión público-privada para el sector energía que se viene anunciando desde el año pasado, que puede ser un buen catalizador de la actividad del sector post COVID-19.

Pedro Mentado

Energía Hoy

(Visited 38 times, 1 visits today)