Escrito por: Opinión, Pablo López Sarabia • 3 Comments

Caída del PIB mundial, “la punta del iceberg” que deja COVID-19

Pablo López Sarabia
Profesor-Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.
Ciudad de México (Mayo 2020).-  El cierre de actividades para contener la pandemia del COVID-19 ya tiene impactos negativos en el crecimiento económico del 1T2020; destacan las caídas a tasa anual de China en -6.8%, la Zona Euro en -3.3%, EUA en -4.8% y México en -2.4%. Las estimaciones del FMI en abril esperan una recesión mundial profunda.
El FMI proyecta que la economía mundial decrecerá 3% en 2020 a consecuencia de las medidas de mitigación de la pandemia del COVID-19. Éste año, el distanciamiento social y el cierre de actividades no esenciales reducirán el crecimiento de las economías avanzadas y emergentes en 6.1% y 1%, respectivamente. No sorprende que la Euro Zona pudiera experimentar un decrecimiento de 7.5% en 2020, ya que España e Italia han sido los países más afectados por el virus SARS-CoV-2. Por lo que respecta a la región de América Latina se espera que la economía tenga una contracción del 5.2%.
China podría tener una recuperación económica en forma de “V” en 2020, aunque persisten riesgos en el horizonte. En pleno pico de la pandemia del COVID-19, el PMI manufacturero de China experimentó una reducción significativa a 40.3 puntos; aunque el dato de marzo mostró una sensible recuperación para ubicarse en zona de expansión. Las medidas de estímulo monetario y fiscal emprendidas por el gobierno asiático ayudarán a la apertura gradual de la economía y su apuntalamiento. La recuperación de las cadenas de suministro podría tardar, ya que el presidente Trump amenaza con reanudar la guerra arancelaria con China, debido a las diferencias por el manejo de la crisis sanitaria.
El agresivo paquete de estímulos monetarios y fiscales en EUA ya alcanza el 20% del PIB, situación que podría apoyar una recuperación económica en forma de “U”. El buen desempeño del mercado laboral en EUA ha sido descarrilado por el COVID-19, al registrarse más de 30 millones de solicitudes iniciales por desempleo en menos de un mes y medio. La recuperación de la economía estadounidense dependerá en gran medida del tiempo que tarde la normalización de las cadenas de suministro que tiene con sus principales socios comerciales (China, México y Canadá). Además, del éxito que tenga la reapertura de la economía en estados de gran relevancia económica como: Nueva York y California.
La estrategia de aplanamiento de la curva de contagios por el virus SARS-CoV-2 en México, podría prolongar las medidas de mitigación durante gran parte del 2T2020; provocando un crecimiento económico en forma de “U alargada, pero existen riesgos de que se forme una “L”. El Banco de México ha recortado su tasa de interés de referencia, para apoyar la recuperación de la actividad económica; además de acciones adicionales de liquidez para estabilizar los mercados financieros y optimizar el canal de crédito, por 3.3% del PIB. La política de austeridad de la nueva administración y la falta de estabilizadores automáticos en la economía, complican las acciones de política fiscal de gran calado; más aún, cuando Pemex registra pérdidas por 562 mil millones de pesos en el 1T2020. Es importante que los apoyos lleguen de manera expedita y en los montos necesarios a las empresas y personas afectadas por las acciones de mitigación de la pandemia, en un entorno de desigualdad social y alta informalidad. Lo anterior, no implica el abandono de las medidas macroprudenciales que debe tener el gobierno federal. Al contrario, se requiere de una eficiente administración de riesgos y un manejo intertemporal de los recursos y la deuda pública, que permita instrumentar acciones sin precedentes para apuntalar a la economía.
Profesor-Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.  E-mail: plsarabia@tec.mx

(Visited 35 times, 2 visits today)
Compartir

Close