Escrito por: Alternativas, Electricidad, Petróleo

Video | MERM, REDMEREE y WEN México impulsan la equidad de género en el sector energía

Ciudad de México (Iliana Chávez / Juan Carlos Chávez / Energía Hoy).- Las mujeres que trabajan en el sector energético son agentes de cambio que deben tomar más riesgos para acceder a puestos de alta dirección en sus compañías, y dejar de ponerse límites en el avance de sus carreras profesionales, coincidieron líderes de organizaciones femeninas de esta industria. Consideraron que el reto para lograr la equidad de género es la educación y concientización desde el hogar para cambiar la mentalidad tanto de hombres como de mujeres, una cultura que se debe y se puede cambiar. 
Durante la primera edición de “Sector energético y género”, organizada por AES México, José Arosa, CEO de la empresa reafirmó su compromiso con la equidad de género, como parte de los lineamientos de la compañía, y reiteró su esfuerzo por impulsar la incursión de más mujeres en el sector energético bajo la premisa que la energía no tiene género   
El evento contó con la participación de Sandra Caballero, Coordinadora General de la Red Mujeres en Energía Renovable y Eficiencia Energética (REDMEREE), Julia González, miembro de Women´s Energy Network México, y Natalie Flores, Miembro del Consejo Mujeres en Energía Renovable México (MERM). 


Natalie Flores, sostuvo que las mujeres representan 10% de la fuerza laboral global en energía, debido en parte, quizá, a que solo 14% tiene estudios de ingeniería. En México únicamente 17% de las mujeres tiene una posición de liderazgo.
Consideró como un buen ejemplo de la capacidad de las mujeres y de empresas que lo reconocen, el caso de Goldman Sachs que anunció que no lanzará ofertas públicas iniciales en mercados bursátiles si las compañías no tienen un mínimo de dos mujeres en su consejo de administración, porque las empresas son más rentables cuando las incluyen.
Las empresas con una mayor representación femenina en niveles directivos tienen un valor económico agregado 28% mayor, y un margen de ganancias 55% mayor, así como un retorno sobre el capital 47% superior. 
La representante de MERM, se pronunció por un cambio cultural en la empresa para que incluyan capacitación general en temas de diversidad e inclusión; ofrecer talleres y actualización a aquellas mujeres que dejaron de laborar por un tiempo; que al momento de contratar personal se incluya al menos dos mujeres por cada cinco hombres.
También es importante apoyar e impulsar a mujeres que ya están dentro de la empresa a acceder a un mejor puesto; que las propias mujeres apoyen otras, que pongan su nombre y su prestigio para respaldarlas; cambiar la mentalidad de las mujeres para “tomar el riesgo y aventarse” cuando se presenta un puesto de alta dirección, ya que solo participan si tienen 100% de seguridad de que los van a obtener.
Por su parte, Sandra Caballero, señaló que culturalmente hemos sido educados para tener esa mentalidad de desigualdad, pero la buena noticia que se puede cambiar, así como también trabajar en la aversión al riesgo para atrevernos “las mujeres tomamos menos riesgos que los hombres”, por ejemplos los cambios drásticos de carrera, el no hacer los saltos cuánticos porque las mujeres consideran que no están suficientemente preparadas para ocupar un alto cargo que necesitan pasar por todos los puestos, no brincarse ninguno.

DCIM101MEDIADJI_0114.JPG


“Necesitamos cambiar estar barreras, hay barreras afuera y hay barreas adentro, hay que trabajar las dos”. Un tema más entre las mujeres es: “porque yo sigo sin aventarme” cuando me ofrecen un puesto directivo, pero considero que me falta pasar por uno anterior. “Las mujeres son agentes de cambio”, pero necesitan tomar más riesgos”.
Y eso debe a que culturalmente nos han enseñado desde niñas a tener ese papel de no aspirar a altos puestos con el reto de aprender en el camino como lo hacen los hombres, incluso sin estar tan preparados como las mujeres.
Alertó sobre la importancia de alejarse de los mitos, porque el género no es una camisa de fuerza y ahora todas deben salirse de la cocina, hay que apostar por la libertad de decidir. Tampoco se trata de ser la ‘súper woman’ con tres maestrías, madre de familia, atender a los hijos y al mismo tiempo ser la CEO, es desde la libertad donde nos paramos como mujeres y como hombres, quienes también tiene presiones para cumplir un papel en la sociedad.
Debemos replantear los mitos de género para que no se vuelva una camisa de fuerza, hay que reflexionar y reconstruirnos en el camino, dijo la coordinadora general de REDMEREE, quien también dio cifras sobre las posiciones de las mujeres, pues solo 16% de los más altos cargos de las compañías es ocupado por el género femenino.
Un 22% son managers y 40% tienen puestos juniors. Destacó que los estereotipos de empleo dentro del sector también son visibles, ya que realizan trabajos no técnicos, mayoritariamente en ventas y posiciones administrativas. Y peor aún, la brecha salarial por el mismo puesto de un hombre puede ir desde 17% hasta 50%.
“No se trata solo de cuántas mujeres laboran en las empresas, sino qué están haciendo. Existe una segregación horizontal y vertical en los escalones más bajos”. En materia de energía renovable, el porcentaje de participación es mayor frente al sector tradicional, pero menor frente a los que hay en la economía en general.
Julia González, sostuvo que las mujeres son agentes de cambio, y muestra de ello es que ya están haciendo policía pública. Tenemos a una secretaria de Energía, a comisionadas de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la directora del Centro Nacional de Control de la Energía (CRE). No obstante, reconoció falta mucho por hacer.
Sobre este último punto indicó que se necesitan promover que más mujeres estudien carreras STEM (acrónimo en inglés) Ciencia, Tecnología, Ingeniería uy Matemáticas; contar con programas de mentorías; cambiar políticas públicas y del sector privado.
Para revertir la situación actual, las oradoras también recomendaron políticas de perspectiva y sensibilización de género, empresas más flexibles, políticas públicas y un marco normativo que permita un cambio de fondo.
Finalmente, Jose Arosa reconoció que “la incorporación de la mujer al sector energético engloba el tema de la equidad de género, pero también los beneficios económicos y sociales, ya que su participación dentro del sector es crucial para crear un balance en diversos aspectos de la cultura, sociedad y negocios “.

Agradeció a “las mujeres que forman parte de nuestro equipo y por ser la energía que mueve a México. Apreciamos el arduo trabajo que realizan día con día porque su calidad y profesionalismo nos hace una de las empresas mejor calificadas para trabajar en el país.” 
El directivo enumeró las diferentes acciones que ya se aplican en la empresa como parte de política de género e inclusión, como horario flexible, apoyo a madres, lactario, entre otras; a lo que Sandra Caballero señaló que prácticamente reúnen los requisitos para acreditarse como una empresa incluyente.

(Visited 35 times, 1 visits today)
Compartir
Close