El petróleo: intereses geopolíticos y geoeconómicos de Estados Unidos en América Latina

Dra. Aribel Contreras Suárez

Coordinadora de Licenciatura en Negocios Globales de la Universidad Iberoamericana                                                             

Twitter: @Aribel007

Intereses geopolíticos

Ciudad de México (Redacción / Energía Hoy).- James Monroe presidente de los Estados Unidos (EU) dijo en 1823: “América para los americanos”. A esta frase se le conoce como Doctrina Monroe y fue pronunciada bajo las circunstancias de dicha época donde cualquier intervención europea -en la zona de influencia de EU- sería tomada como una agresión directa hacia dicho país, lo cual se derivó del colonialismo que varias naciones europeas habían realizado en diferentes países del continente americano. 

Sin embargo, actualmente esto no ha cambiado. EU sigue creyendo que, desde México hasta Chile, sus gobiernos deben actuar en función de sus intereses geopolíticos. Con la diplomacia coercitiva de su actual mandatorio, es difícil que los países sean aliados de EU por las “buenas”. Cada país también tiene sus propios intereses y si llega Rusia o China con capital para invertir, dichos países se dejan ayudar por quien sea ya que el modelo del poder estadounidense a través del Banco Mundial, se está agotando mucho más rápido de lo que su gobierno se ha percatado. Hoy, la forma en que EU sigue teniendo injerencia, violenta la soberanía de los países. Y el caso de Venezuela, no es la excepción.

Intereses geoeconómicos

El oro negro que Venezuela tiene, es lo que en realidad le importa a EU. No es el pueblo venezolano lo que lo motiva al querer derrocar a Maduro, sino su interés geoeconómico radica en la cantidad de petróleo que dicho país posee y le exporta. Por un lado, quiere estrangular en términos económicos a Venezuela a través de un sin fin de sanciones a empresas que hacen negocios allí; pero, por otro lado, no deja de comprarle petróleo. De aquí que la semana pasada se fuera directo en contra de la empresa rusa Rosneft ya que su filial en Venezuela, Rosneft Trading, realiza operaciones como intermediario para colocar el crudo venezolano en los mercados internacionales.

Petróleos de Venezuela (PDVSA) le entregó en garantía a Rosneft el 49.9% de Citgo Petroleum a cambio de un préstamo por 1,500 MDD por lo que vemos a EU temeroso de la influencia rusa en el continente americano. Siendo así que pudiera decirse que la presencia de Rosneft en Venezuela choca con los intereses geoeconómicos de EU ya que esta empresa ahora le realiza todo a PDVSA. Es decir, le compra el crudo a Venezuela y lo vende directamente a África y Asia por lo que más que intermediario, es un representante en el exterior de un 70% de lo que dicho país sudamericano vende.

Desde 2014 se decía que Rosneft estaba interesado en incursionar en el mercado mexicano. Sin embargo, lo mismo se dijo de la segunda petrolera más grande de Rusia: Lukoil, quien se podría aliar a PEMEX a través de un acuerdo de cooperación que firmaron en dicho año en el Foro Económico Mundial. Fue entonces para el año 2015 que Lukoil comenzó a ganar algunas licitaciones, sola o en consorcio. Y aquí la interrogante pudiera ser ¿por qué EU no ha brincado con esta presencia rusa en México? La respuesta es porque hay presencial también de otras empresas multinacionales, incluyendo estadounidenses y no tiene un gran porcentaje de control, por lo que la zona de influencia no de alto impacto.

Reflexiones finales

He venido diciendo en reiteradas ocasiones que lo que estamos viviendo es una segunda guerra fría. Por un lado, EU pretende imponer su política exterior como eje de la política internacional, con un mandatario que cree que aún seguimos viviendo en la época de hace dos siglos atrás. Por otro lado, Rusia con acciones claras en cuanto a su política exterior como lo que sucedió en Crimea en el 2014 y China con su política tecnológica y su política comercial para lograr ser el gran gigante a nivel mundial en términos comerciales, tienen gran poder en las relaciones internacionales. Y hay países en medio -como la Unión Europea y México- que deben moverse sigilosamente para hacer un balance en su relación tanto con EU como con Rusia y China. Y justo el sector energético es altamente sensible para los intereses rusos y estadounidenses por lo que nuestro país deberá mover sus fichas del ajedrez político-comercial con gran estrategia.

(Visited 206 times, 1 visits today)